El ejemplo de trabajo, esfuerzo y dedicación que vio desde niño en su casa, fueron los grandes motivadores para que el mexicano Isaac Green se convirtiera en un destacado empresario en la industria de la producción de alimentos con su compañía importadora Grezon.

Desde hace 15 años, esta compañía se dedica a la elaboración, entre otros productos, de los famosos huevos de chocolate Sweet con sorpresa para niños, que en su interior traen un llamativo juguete.

Tras su éxito está la historia de un hombre que abandonó sus estudios de bachillerato para ayudar a sus padres -descendientes de judíos que llegaron a México huyendo de la Segunda Guerra Mundial- en el negocio familiar: una fábrica de consomés de pollo.

Actualmente, Green es un empresario destacado que ha ganado varios premios y genera 800 empleos directos y aproximadamente 2 mil 500 indirectos con la venta de más de cuatro millones de huevos de chocolate al mes en países como Estados Unidos, México, Guatemala, Costa Rica, Argentina, Brasil, Colombia, Taiwán y muy pronto Ecuador.
Historia de éxito.

FuenteReforma

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz Sr. David Kassin Hanono Z”L
Artículo siguienteImpactante resultó que su marido, judío ortodoxo, era realmente palestino musulmán