Diario Judío México - El interés por los asuntos de minería influyó en gran medida para la enseñanza de la lengua alemana en . Desde 1536 había llegado a nuestro país un grupo de mineros alemanes atraídos por la bonanza de tal actividad. En 1803, Humboldt presencia los exámenes en el Colegio de Minería. Sin embargo, todavía en 1869 Ignacio Altamirano se pregunta por qué no se protege más el estudio del alemán, ya que antes se creía que el francés era la clave de las ciencias. “Ahora –dice– es preciso estudiar el alemán si se quiere saber; los alemanes piensan y crean, los franceses traducen. Las ciencias naturales, la literatura, la crítica, hoy están resplandeciendo en Alemania. Sus universidades son los faros de las ciencia, sus libros son faros de luz, sus sabios son hoy los maestros de todo…”.

Isidoro Epstein nació en Hofgeismar, ciudad del antiguo electorado de Hesse-Cassel, que en 1873 todavía formaba parte de Prusia. Sus biógrafos no coinciden en el año de su nacimiento ya que algunos mencionan que fue en 1820 y otros en 1828. Meses después de la celebración del coloquio Alemania y , al que hicimos referencia con anterioridad, recibimos un escrito del profesor Albrecht Hoffmann, de Marburgo, Alemania, haciéndonos llegar algunas precisiones biográficas sobre Epstein: nació el 7 de junio de 1827, hijo del comerciante judío Levi Epstein (1785- 1865) y de Bellchen Fleischhauer (muerta en 1845), quienes lo llamaron Isaac. Su familia fue de origen ashkenazi, una de las dos grandes ramificaciones de la cultura judía en Europa. Karl Kohut se refiere a él como un judío nacionalista alemán, luchador por la libertad de pensamiento.

Traductor, litógrafo, geógrafo, cartógrafo, astrónomo y físico matemático, estudió en la Escuela politécnica de Essen-Cassel y en la universidad de Marburgo. Se sabe que estuvo inicialmente en Zacatecas y poco después se trasladó a Aguascalientes, en donde Jesús Terán, director en aquel tiempo del Instituto Literario, lo nombró catedrático del segundo curso de matemáticas y del idioma alemán, y también director de las obras de la municipalidad de Aguscalientes. Después de haber formado, en 1855, un cuadro estadístico de ese mismo estado, se le nombra jefe de la sección de Estadística en la Secretaría de Gobierno, contratándosele para el levantamiento del plano de esa entidad y la formación del mapa y plano de la ciudad hidrocálida.

En 1857 es agregado a la Comisión del Valle de , y a fines del mismo año viaja a Tehuantepec para formar parte de una comisión de ingenieros contratados por el banquero suizo Jecker, quien había hecho tratos con el gobierno de Comonfort para separar los terrenos baldíos de los particulares.

En 1863 es llamado a Monterrey para desempeñar la clase de matemáticas en el colegio Civil. Aquí permanece hasta finales de 1868, ocupando durante este tiempo el cargo de ingeniero de la ciudad, formando un plano topográfico de la misma.

Isidoro Epstein es considerado el fundador de la prensa alemana en . Fundó en 1864 El Jornalero de la Prensa en Zacatecas, en unión del ilustre escritor Don Severo Cosío, que en diferentes épocas figuró como gobernador de dicho estado. E n Monterrey, desde 1868, formó parte de la redacción de El Centinela, y después fundó El Atalaya, en unión de Ignacio Galindo. En 1869, se encargó de la redacción de El Mexicano de Texas, en San Antonio (Texas), y fundó más tarde El Atalaya de Texas.

En el año de 1872, Epstein fundó en el periódico Vorwärts (Adelante). El Correo Germánico nos indica en su prospecto de 1876, “que la colonia teutónica de México sintió la necesidad de verse representada dignamente en la prensa del país, y a este deseo manifiesto debieron la vida el Vorwärts y la Deutsche Wacht“. Desde junio de 1872, Epstein publica el Vorwärts, nombre que llevaría también el periódico del partido socialdemócrata en Alemania, fundado en Leipzig en 1876-1878 cuyos redactores eran Liebknecht y Hasenclever. Parece ser que la colonia alemana aceptó este periódico sólo “a falta de más”. El Vorwärts participó activamente en la mexicana. Cuando atacó al general Benavides, candidato a embajador mexicano en Berlín, la colonia alemana protestó en La Tribuna y dejó constancia de que “el Vorwärts no representa la voz de la colonia alemana”. El periódico Deutsche Wacht parece haber sido hecho, en 1875, para enfrentarlo al Vorwärts.

Según el Diccionario Biográfico de Constructores de Monterrey, cuyo autor es el Lic. Juan Roberto Zavala Treviño, Epstein es considerado el primer Ingeniero de la Ciudad de Monterrey, Nuevo León.

En el Periódico Oficial de Nuevo León con fecha de agosto de 1866 se lee lo siguiente: “Planos de la Ciudad de Monterrey y sus ejidos. Los hay en venta en la Librería Universal Plaza Colón, en la tienda de don Hilario Rodríguez, calle del Comercio número 18 y en la casa del que suscribe, calle del Dr. Coss, número 27”. Los planos están firmados por Epstein.

En 1869 regresa a Zacatecas donde junto con Ignacio Hierro (unos de los fundadores de la Escuela Nacional de Ingenieros) influiría de manera importante en la orientación científica del Instituto Literario de García, abriéndose estudios de medicina, de ingeniería, de ensayador de metales, y se agregaron materias como teneduría de libros, dibujo, idiomas, fotografía y telegrafía, estrechando con ello la relación entre el plantel y los centros de producción. En 1878 nuestro inquieto personaje adquiere la concesión para construir y explotar un ferrocarril urbano desde la cuidad de Zacatecas hasta Guadalupe. Igual licencia le fue otorgada para la construcción de unos tranvías en Aguascalientes.

En 1881 es nombrado profesor de Mecánica Racional en el Colegio Militar de la Ciudad de México y más tarde de Mecánica Aplicada, desempeñando ese cargo por seis años consecutivos, y escribiendo un texto para la misma, “Tratado de Mecánica Aplicada” en dos tomos y un Atlas con 250 figuras, obra que fue premiada con la medalla de plata en la Exposición de París en 1889.

Durante su fructífera vida fue miembro de la Sociedad de Geografía y Estadística, socio activo de la Sociedad de Ingenieros de , socio honorario de la sociedad Alzate y uno de los fundadores de la prensa asociada de México. Falleció el 28 de octubre de 1894.

Fuentes:

  • Daniel Sifuentes Espinoza CIENTÍFICOS EXTRANJEROS EN NUEVO LEÓN. SIGLO XIX Ciencia UANL, enero-marzo, año/vol. VII, número 001 Universidad Autónoma de Nuevo León Monterrey, México pp. 16-21, 2004
  • Isidoro Epstein: un alemán en México (1851-1894) Lilia Vieyra, Alejandra Vigil
  • El periodismo Alemán en México – Marianne O. de Bopp