, es un centro diurno de tratamiento para mujeres jóvenes en situación de riesgo extremo, la mayoría de las cuales han sido víctimas de abuso físico y/o de explotación sexual. Al brindarles a estas jóvenes mujeres los servicios y el apoyo que ellas necesitan, ellas pueden desarrollar sus capacidades y la esperanza de reconstruir sus vidas.

Ubicado en la ciudad sureña de Beer Sheva, en una región que continúa enfrentando ataques masivos con misiles,  se vio obligado a cerrar sus puertas al inicio de esta semana.

La directora del programa, Avital Rubenstein quien ya ha tenido que posponer su casamiento debido al COVID-19, y lo tenía reprogramado para el 13 de mayo de 2021. Como consecuencia del aumento de ataques con misiles esta semana, Avital debió posponer su boda nuevamente.

Avital, una profesional excepcional y dedicada decidió reaccionar inmediatamente. Luego de postergar su matrimonio, dejó de lado sus vacaciones pre-boda y regresó a sus responsabilidades en Makom Balev. Para ella, el bienestar de las 50 jóvenes que dependen de  está en primer lugar, es por ello que Avital y su equipo rápidamente comenzaron a contactarse con las jóvenes por teléfono, la única forma disponible en estos momentos.

Muchas de estas jóvenes tienen ingresos muy limitados, y viven en casas muy humildes. Ellas disfrutan de preparar y compartir sus comidas juntas en Makom Balev. Ahora que el centro está cerrado, el personal está trabajando arduamente para conseguir donaciones de que planean entregarles personalmente. El contacto es constante a través de llamados telefónicos, y el equipo todo el tiempo les está ofreciendo contención y verificando que se encuentren seguras.

Según Jessica, “el hecho de que el centro ahora esté cerrado, hace aún más duros los desafíos físicos y emocionales. Estas jóvenes mujeres están lidiando con un trauma muy significativo, y los intensos bombardeos de misiles han disparado una cantidad de efectos post trauma que incluyen miedos e inseguridades en el momento de enfrentar su vida cotidiana. Los efectos emocionales de los ataques con misiles seguirán en las vidas de estas jóvenes mujeres, aún mucho después de que regresen a sus rutinas.”

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSobre la guerra de Yom Kippur
Artículo siguienteLa torre Al Jalaa y la ocultación de la versión israelí