Jibuki, un apapacho para ti y para tu pequeño

Mónica Nudelstejer, Coordinadora de Jibuki

Cuando los niños llegan al mundo son lienzos en blanco, conforme pasa el tiempo tendrán características únicas dependiendo de las experiencias que van viviendo, de los vínculos afectivos que establezcan y del entorno que les rodea tanto familiar, como social y cultural.

De todas las etapas del desarrollo del ser humano, la primera infancia constituye la etapa más importante y el correcto desarrollo de un niño, tiene un impacto directo en su desarrollo.

Es en los primeros años de vida del niño cuando se conforman todas las habilidades cognitivas, motrices, perceptivas, comunicativas y sociales que favorecen su adaptación al mundo.

Son muchos los estudios que muestran que el período en que el cerebro es más eficiente para el aprendizaje comienza antes de los 3 años. El tiempo durante el cual se desarrolla la enseñanza inicial, es un período sensible donde el cerebro está mejor y más dispuesto a ciertos estímulos y en condiciones especiales para aprender.

 

Uno de los objetivos principales de la educación inicial es que el niño menor de tres años, reciba de forma continua, sistemática y ordenada aprendizajes en ambientes favorables que le den la posibilidad de adquirir y desarrollar todas las funciones necesarias para enfrentar su futura enseñanza escolar.

El  potencial de los niños es ilimitado, es nuestra responsabilidad proveerles los medios, recursos e instrumentos que faciliten su aprendizaje y fomente su amor por aprender, que los ayude a disfrutar, a asombrarse y a su vez los contenga.

 La Yavne abre una nueva posibilidad, Jibuki, un modelo de servicio integral, de estancia y educación acorde a las expectativas y necesidades de padres profesionistas y familias modernas, ofreciendo un espacio seguro y cercano a sus lugares de trabajo y actividades diarias. Un programa de educación inicial y de transición que ayuda a la independencia y autonomía del niño.

En Jibuki ponemos especial énfasis en que la separación de las figuras paternales sea de forma respetuosa, paulatina y se adapte al ritmo que el mismo niño marque.

 

Brindamos a los padres y a los pequeños, un espacio cálido, atractivo, seguro y de calidad donde puedan dejar a sus hijos los días y el tiempo que ellos decidan con base en los horarios establecidos.

 

 

Ofrecemos un programa personalizado multi sensorial y lúdico, diseñado para conseguir un desarrollo integral de los niños, planificando contenidos, objetivos y ejes transversales que integren el desarrollo de las inteligencias múltiples, creando así nuevos espacios de interacción con niños de su misma edad; pero sobre todo, Jibuki es un lugar donde el pequeño será capaz de aprender por sí mismo, siguiendo su instinto de descubrir y su innata curiosidad, a partir de su propia experiencia de forma natural.

 

El conocimiento durante la infancia se produce de forma espontánea, en Jibuki hacemos que la emoción del descubrimiento, acompañada de mucho amor, sea el motor para aprender.

 

En Jibuki…  se aprende  explorando, descubriendo, creando; es un apapacho para los padres y su pequeño.

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¡Histórico! Presidente Iván Duque reza en el Muro de los Lamentos en Jerusalem
Artículo siguiente83 años después de la Kristallnacht: el antisemitismo vuelve a aumentar