Diario Judío México -

Alrededor de 100,000 judíos latinos residen en los , entre los que se cuentan 40,000 en Florida –que bien podrían ser decisivos en las próximas elecciones presidenciales. Con eso en mente, JNS.org habló con inmigrantes judíos latinos de Perú, Cuba, México y quienes son elegibles para votar por ser ciudadanos americanos, exponiendo sus pensamientos sobre asuntos políticos de orden crítico. Entre los entrevistados se encuentra Daniel Ajzen, Director de DiarioJudio.com en .

Conozca a Alex Halberstein. Un votante cambiante en un estado cambiante, proveniente de una familia de Independientes que se mudo en 1938 de Viena a Perú y posteriormente emigraron a Miami, después de la Revolución Peruana de 1968.

Aunque es el asunto político más importante para Halberstein, “la economía es importante porque tenemos que ganar para subsistir”, dice. Respecto a la reforma migratoria, Halberstein cree que “si no sigues la reglas, no deberías tener una recompensa”.

De acuerdo a cifras estimadas del Instituto Latino y Latinoamericano del American Jewish Committee (AJC), Halberstein es uno de 100,000 judíos latinos residentes en los que pesarán en el resultado de las elecciones presidenciales en Noviembre. JNS.org habló con un grupo de judíos inmigrantes que ya son elegibles para votar en los acerca de como ven ellos los asuntos que a menudo son asociados con grupos típicamente dispares –Mientras que muchos votantes latinos están preocupados por la reforma migratoria y muchos judíos están preocupados por , los judíos latinos tienen en mente ambos temas.

“La conciencia acerca de la presencia de judíos latinos en los es relativamente nueva”, dice Dina Siegel Vann, directora del Instituto Latino y Latinoamericano del AJC. Judíos Sefaraditas del Imperio Otomano y judíos europeos primordialmente, formaron las comunidades judías contemporáneas en el México y Sudamérica durante finales del siglo XIX y principios del XX y después de la Segunda Guerra Mundial. Eventualmente, algunos de esos judíos emigraron hacia los .

Juan Dircie, director asociado del Instituto Latino y Latinoamericano del AJC en Miami, dice que alrededor de 40,000 judíos latinos residen en la Florida. Dado que la diferencia entre los partidos Demócrata y Republicano es tan corta, un grupo de 10,000 votantes elegibles para votar podrían –potencialmente- estremecer al estado, o incluso al país entero en la elección nacional, como sucedió en el año 2000.

Halberstein comenzó a involucrarse con la American Jewish Community a través de organizaciones como el Comité Americano Israelí de Asuntos Públicos (American Public Affairs Committee) (AIPAC) y Hillel: Fundación para la Vida Judía en el Campus (The Foundation for Jewish Campus Life). También ingresó al activismo político al fundar el Florida Congressional Committee (FCC), una organización no partisana, que apoya financieramente a senadores y congresistas norteamericanos pro-. La Comunidad Judía del Sur de Florida está incrementando -“lenta pero seguramente”- su influencia a través de donativos a organizaciones judías la FCC, NACPAC (Pro National Action Committee) y SunPAC (Florida Hispanic Outreach), dice Halberstein.

Siegel Vann, quien proviene de México, dice que en los , “los judíos mexicanos actúan como un puente interesante entre México y los ”. Fueron judíos mexicanos quienes denunciaron la Proposición 187 de California, una ley de 1994 que pretendía verificar ciudadanía y limitar servicios públicos a inmigrantes ilegales y que posteriormente fue derogada por ser anticonstitucional.

Al igual que Siegel Vann, Fanny Herman es también de México, en donde asistió a una escuela judía y posteriormente a la Universidad Iberoamericana. Su familia llegó a México alrededor de 1910 provenientes de Turquía y Grecia, pero mas tarde se casó con un norteamericano y se mudo a los Estados Unidos. Ahora ocupa un puesto en la Latin American Task Force del AJC, y actúa como enlace entre la comunidad latina y el AJC en Chicago así como con el Illinois Holocaust Museum and Education Center.

“Israel es extremadamente importante para mi”, dice Herman. “Pero no me considero sionista”. Herman se ve a si misma como parte de la Diáspora y quiere trabajar con ella para ayudar a Israel. “Como judíos en alguna parte del mundo, podemos vivir en paz porque siempre tendremos un lugar a donde ir”.

Tanto como judía como latina, el pensamiento de Herman siempre se remonta a “lo que los inmigrantes judíos han tenido que pasar” y cree que es “un deber moral” ayudar a que las familias inmigrantes permanezcan unidas. Piensa que los Demócratas están “preocupados por las reformas económicas y migratorias en Israel” y que algunas políticas podrían mejorarse. Herman quiere particularmente que los Estados Unidos impongan sanciones más severas en contra de y que se tome la amenaza nuclear más seriamente. “ no es solo un asunto de interés para Israel. es un tema de interés mundial”.

Daniel Ajzen vino de México a los Estados Unidos hace 30 años. Actualmente reside en San Diego, en donde es presidente de la Latin American Democracy Defense Organization, LADDO.org , que monitorea actividades antidemocráticas llevadas a cabo por entidades potencialmente hostiles, incluyendo organizaciones terroristas árabes en países de habla hispana. La organización ha detectado y reportado actividades por y Hezbolá en México, Nicaragua y otros países de Centro y Sudamérica. “Me preocupa la supervivencia de Israel”, dice Ajzen, quién fue voluntario en el Kibbutz Or-Hanner en la región de Sha’ar Hanegev en la Franja de Gaza durante la Guerra de los Seis Días.

Los artículos de Ajzen son publicados en sitios hispanos y judíos como Jewishwebsite.com y Diariojudio.com . Al ayudar a organizaciones no lucrativas y a organizaciones activistas civiles alrededor del mundo, a desarrollar sitios de Internet profesionales a precios subsidiados –sitios como el del Middle East Media Research Institute (MEMRI) en ocho idiomas diferentes y Porisrael.org Ajzen trabaja para ayudar a Israel a construir una imagen más realística y positiva ante los ojos del mundo.


Anuncio espectacular de la Republican Jewish Coalition, en Florida.

Ajzen aboga también por la reforma migratoria y ha comenzado varias campañas en línea para ayudar a los inmigrantes hispanos a integrarse a la sociedad norteamericana. Tuspuentes.com enlaza inmigrantes con su país de y Dondeestajose.com ayuda a los familiares a localizar personas extraviadas en su intento de lograr el sueño americano

Aunque Ajzen inicialmente prefería a Mitt Romney para las próximas elecciones, ahora le disgustan los extremos sociales que el candidato emplea para defenderse. Sin embargo, dice que está considerando votar por Romney de cualquier manera, aunque solo sea para “castigar a Obama por sus promesas incumplidas y los sueños rotos de tanta gente”.

De acuerdo con el Dr. Jaime Suchlicki, un experto en asuntos cubanos y latinoamericanos de la Universidad de Miami, más del 60% de los judíos cubanos en los Estados Unidos “votará por Romney debido a su posición sobre Israel”.

Entre los judíos en Cuba de esta generación, hay un fuerte sentimiento sionista… antes de Castro, dice Suchlicki. “Todos nosotros éramos gente joven cuando Israel fue creado y crecimos apoyando a Israel”. Muchos judíos cubanos han hecho aliá, mientras que muchos de ellos que se encuentran hoy en los Estados Unidos quieren que el gobierno sea más duro con el régimen de Castro y creen que el gobierno de Romney podría hacer esto.

Patricia Levin vino a los Estados Unidos en 2004 de y actualmente enseña en una academia de preparación para ingresar a al preparatoria en Boston. En , les un tomó largo tiempo a los judíos para poder integrarse, debido al fuerte antisemitismo durante el período dictatorial en el país, dice Siegel Vann. Levin cree que “cada judío debería apoyar activamente la existencia de Israel”.

Levin a considera que no hay un tema más importante que otro en esta elección. “Me preocupo profundamente de las libertades civiles, derechos humanos, las relaciones Estados Unidos-Israel, asuntos culturales, asuntos migratorios, la educación, cuidados de salud y economía… y creo que el Presidente Obama haría un mejor trabajo que Romney al respecto”, dice.

Mónica Cooper, actualmente analista del Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America’s (CAMERA) Revista de Medio Oriente, dice que los judíos argentinos “pueden criticar las políticas, pero que tienen fuertes sentimientos hacia Israel”. Conectada personalmente con la Comunidad Judía de Boston, Cooper cree que “ellos consideran que el accionar de Obama respecto a Israel ha sido positivo”.

El bisabuelo de Bernardo Ferdman era de Besarabia, y se había establecido junto con su familia en Entre Ríos, una provincia , en donde Moisés Montefiore había patrocinado el establecimiento de judíos. Ferdman es ahora profesor de la California School of Professional Psychology of Alliant International University y co-director de la San Diego Latino Jewish Coalition.

Con respecto a una reforma migratoria, “debería de haber un plan de regularización para la gente que se encuentra aquí, y debería de haber un sistema para que la gente pueda ir y venir legalmente”, dice Ferdman. “Obama está siendo malinterpretado”, enfatizando que el presidente es “bastante fuerte en Israel”. También le gusta el hecho de que Obama ha empujado al gobierno israelí y a Netanyahu a enfocarse más en las negociaciones de paz con los palestinos.

Pero Sergio Rubinstein, originario de México, tiene la intención de votar por Romney y dice que si Obama “apoyara a Israel, que es la única democracia de Medio Oriente, tomaría una posición mas dura en contra de ”, un país que “ha admitido abiertamente su intención de destruir a Israel”.

“Los discursos de Obama son como vapor, los vez enfrente de ti y luego ¡desaparecen!”, dice Rubinstein, un dentista cosmético de Skokie, Ill.

Rubinstein cree también que la inmigración debe de ser regulada con visas o permisos especiales. “Dando paso libre a la inmigración ilegal no es una solución”, dice.

Una encuesta reciente de la AJC muestra a Obama por encima de Romney 69-25 porciento entre los votantes judíos de la Florida. Cinco porciento de quienes respondieros dijeron sentirse indecisos y algunos Independientes como Halberstein podrían ir en cualquier sentido en Noviembre.

Pero mientras que Halberstein puede no haber determinado su candidato aún, no se encuentra más corto de opiniones o menos apasionado que otros votantes judeo latinos.

“Si hubiéramos tenido a Israel en 1933, habría 2o millones de judíos vivos hoy en día”, dice Halberstein. “No quiero que [el Holocausto] suceda otra vez”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

  1. Sr. Alejandro Abeliansky

    Deseo agradecerle su mensaje ya que concuerda básicamente con los hechos mencionados en mi comentario, aunque trata de minimizarlos recurriendo a gambetas y malabarismos talmúdicos para justificar lo injustificable en una democracia (algo muy común en la sociedad israelí de nuestros días).

    Estas “minorías poco representativas”, como usted las denomina, no son más pequeñas partes visibles de un enorme iceberg generalmente escondido en el anonimato. Solo basta mencionar que cuantiosas sumas de dinero de magnates judíos, como judíos, lubrica las actuales campañas presidenciales de Obama y Romney bajo las exigencias de continuar apoyando incondicionalmente los intereses de Israel. (Véase: “No hay aliado más importante que Israel”, Iton Gadol, 1-12-2011 y “Romney recaudará fondos en Israel para su campaña electoral” Aurora, 11-7-2012).

    No es ninguna novedad que tanto en Estados Unidos como en muchos países, como usted mismo lo dice, “todos los grupos culturales, étnicos, políticos y comerciales adquieren acceso apoyando financieramente a sus representantes”. Lo que usted se olvida, Sr. Abeliansky, es que estos grupos pertenecen y buscan su beneficio directo dentro del mismo país donde actúan y financian a políticos. La acción de ciudadanos de un país que prefieren la compra en su mismo pais de poder político con dinero en beneficio de intereses ajenos de otro país es un fenómeno que en una democracia solo acepta dos denominaciones: deslealtad y traición.Que no le quepa la menor duda, apenas las sociedades del mundo perciban el mas mínimo bajón en el poderío político, económico y militar de Israel, inmediatamente presentaran factura por estos actos de arrogancia e infidelidad de los cuales hoy tanto nos jactamos, como se puede leer en el artículo en discusión.

    Atentamente

    Daniel Kupervaser

  2. Estimado Sr. Kuperwaser:

    Estoy de acuerdo con Usted pero también en desacuerdo (ah esa posición talmúdica que tan bien se aplica a la vida diaria.)

    Por un lado creo que los judíos deben ser cuidadosos en no dar más argumentos a sus enemigos, los cuales en realidad no los necesitan ya que igual se apoyan en la "inexistencia del holocausto" como en la "existencia de los protocolos". En resumen, no necesitan de nuestra ayuda para inventar sus tonterías.

    Por otro lado me temo que estamos leyendo noticias diferentes:

    Veo que del párrafo siguiente podrían extrapolarse sus afirmaciones:

    "Halberstein comenzó a involucrarse con la American Jewish Community a través de organizaciones como el Comité Americano Israelí de Asuntos Públicos (American Israel Public Affairs Committee) (AIPAC) y Hillel: Fundación para la Vida Judía en el Campus (The Foundation for Jewish Campus Life). También ingresó al activismo político al fundar el Florida Congressional Committee (FCC), una organización no partisana, que apoya financieramente a senadores y congresistas norteamericanos pro-Israel. La Comunidad Judía del Sur de Florida está incrementando -"lenta pero seguramente"- su influencia política a través de donativos a organizaciones judías la FCC, NACPAC (Pro Israel National Action Committee) y SunPAC (Florida Hispanic Outreach), dice Halberstein"

    Pero creo, y lo subrayo por el beneficio de la discusión, que claramente se estipula que hay tres (3) organizaciones que apoyan a congresistas y senadores pro-israelíes PERO igualmente se destaca que todas ellas "están tratando de incrementar su influencia" o sea, son minoritarias y poco representativas de la comunidad en general.

    También se menciona en ese párrafo que estas organizaciones están tratando de ganar influencia "a través de donativos" a los candidatos que apoyan a Israel.

    Primero, en Estados Unidos TODOS los grupos culturales, étnicos, políticos y comerciales adquieren acceso apoyando financieramente a sus representantes.
    Este sistema basando en el apoyo financiero más que en los votos recibidos no es el mejor – ni siquiera es bueno – pero así es y para asegurarse de estar representado hay que apoyar financieramente a uno u otro candidato. Que como ya mencionamos es como funciona en sistema en este país. Ni modo, no nos gusta pero así es y hasta que se cambie tendremos que jugar el juego bajo las reglas que usan todos los que quieren jugar el juego.

    En cuanto a Israel, si bien es cierto que hay un grupo de judíos que indiscriminada e irracionalmente apoyan a Israel -hagan los israelíes lo que hagan- la realidad es que ese grupo NO es ni el mas representativo ni representa a la mayoría de los judíos votantes en Estados Unidos.

    Según las encuestas locales, la mayoría de los judíos americanos, están más preocupados por aspectos sociales como el plan de salud, el derecho al aborto, etc. que por la posición del candidato con respecto a Israel. Es mas, me atrevería a asegurar que la mayoría de los judíos que votarán por Obama esperan que este tome medidas claras para controlar a Netanyahu al igual que esperan que controle a Irán y los grupos terroristas.

    Comprendo su preocupación y la comparto. Los judíos del mundo deben evitar alimentar las incesantes afirmaciones antisemitas de sus enemigos PERO no por hacer eso deben abandonar sus principios o su derecho a participar en el juego político nacional NI abandonar a sus comunidades hermanas. Creo que igual como deben apoyar a la comunidad argentina en su esfuerzo por traer a Irán a juicio deben apoyar a los israelíes en su derecho a sobrevivir.

    A muchos, quizás a la mayoría de los judíos americanos les preocupa el bienestar de Israel (así en general, de Israel) pero solo una marcada minoría apoya indiscriminadamente al gobierno de Netanyahu.

    Claramente todos los entrevistados mencionaron su preocupación por la economía – preocupación de todos los ciudadanos de USA sin distinción de credo, raza o nivel económico – su preocupación por el problema de la inmigración, tema común entre todos los hispanos de todas las religiones, y coincidieron en la importancia del tema de la seguridad de Israel pero ojo, en ningún lado me pareció a mi leer que querían un apoyo indiscriminado a las políticas de Netanyahu las cuales, creo yo, no son representativas ni siquiera de todos los habitantes de Israel menos aun de los judíos del mundo.

  3. Señores editores
    Es de suponer que vuestro noticia sera recibida con gran satisfaccion, no entre los judios, sino entre los antisemitas. Seguramente en contadas oportunidades a estos denigrantes grupos les cayo en la mano semejante documento donde los mismos judios confiesan el uso del dinero judio para comprar poder en Estados Unidos de Norteamerica y que basicamente los judios no son leales al pais en el que son ciudadanos sino que les importa mucho mas los intereses de Israel.
    Ustedes continuan conectados a la extrema derecha y algun dia tendran que rendir cuentas a la tragedia que le causaron al pueblo judio.
    Atentamente Daniel Kupervaser

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl arte de Deborah Prum
Artículo siguienteElection in Venezuela: A wild card for US national security