Cuando finalmente se decidió en hacer la misión hace varios días para participar en la repartición de alimentos y asistencia médica a las personas afectadas por la sequía en el noroeste de , no pensé que sería el evento más increíble de mi vida hasta ahora. No tenía ni idea de qué esperar en realidad, y después de varios días de viaje y reuniones interminables finalmente llegamos a cargamos los camiones de alimentos y nos decidimos a partir a una de las misiones que marcarían nuestras vidas para siempre, así que cuando nuestros camiones y jeeps se presentaron al punto de partida y nos vimos rodeados por un mundo de medios de comunicación, periodistas y políticos que empezaron a darse cuenta de que lo que estábamos haciendo era una especie de oportunidad de comunicarles a su población de que había gente del mundo comprometida con esas personas.

Estábamos en todos los canales de noticias de televisión de durante todo el día. Los medios de comunicación no podían creer que todos estaríamos viajando mas de 2 días en un convoy, a través de lugares peligrosos para realizar físicamente la entrega de los alimentos a la población.

La mayoría de las organizaciones no lo hacen al parecer. Nuestro equipo formado por 5 miembros de Cadena (Benjamín Laniado, Fernando Mitrani, Karen Steiner, Becky Sigal, Y Vivian Lan), y Eloisa Ferrera del periódico Reforma. Con la misión de proporcionar un alivio a los afectados en desastres, así como 20 voluntarios de todo el mundo, y un equipo de 4 médicos, y gente local de la población local y de manera importante nuestros 8 soldados como escolta de la policía. Empezamos el viaje en autobús muy emocionados y ansiosos. Pero después de mas de 8 horas en el autobús por lo que en se llaman “caminos” los cuales son apenas terracerías marcadas, pero eso si con los mejores paisajes, eran fantásticos, y al mismo tiempo desconcertantes y desoladores, cruzamos en nuestro camino el Valle del Rift y viajamos a través de la cadena montañosa más pintoresca al margen de ríos y desfiladeros. Estábamos en una agenda muy apretada, ya que había llovido en Uganda y los márgenes de los ríos cruzan Kenia, y podían haber cortado las carreteras por lo que estábamos corriendo contra reloj para cruzar causes de los ríos y llegar a nuestro destino. Después de cruzar montañas, llanuras, sobre lechos de arroyos secos y sólo a base de esfuerzo de verdad por parte de nuestro equipo logístico, tuvimos que sacar a los camiones, los cuales se atascaran 4 veces.

Después de viajar durante un tiempo de 12 horas, nos quedamos en Kitale, y solo para levantarnos a las 4 am para viajar otras 16 horas. Pensé que este día seria el día más largo de mi vida, sólo para ser superado por el viaje de regreso a Nairobi de 22 horas sin parar.

Es indescriptible el viaje de 16 horas. Los caminos eran atroces y fue como montar un toro mecánico durante todo el tiempo, no había manera de que puedas dormir o descansar la cabeza ya que las carreteras estaban totalmente destruidas por el agua y el tiempo,asi que había que apretar todos los músculos de cuerpo para evitar salir volando del asiento. Fuimos cruzando por llanuras llenas de arbustos espinosos por los cuales no podíamos detenernos ya que se temía que de algunos de ellos salieran y nos robaran los alimentos.

Finalmente llegamos a Lodwar donde nos lo tomamos como base para un par de días.

Por suerte veníamos con dos soldados armados con fusiles G3 para protegernos. Tuvimos mas de 35 toneladas de alimentos para repartir en 2 días, en tres diferentes áreas un par de horas más lejos de lodwar.

Había comida suficiente para alimentar a 20.000 personas durante 10 días, pero lo mas importante es darles esperanza y cariño, una sonrisa que llene su alma de saber que alguien en otra parte del mundo les importa y les da fuerza de seguir sobreviviendo, a esas condiciones inhumanas a las cuales todo el mundo cierra los ojos y prefiere voltear a otro lado.

Nos abocamos a la tarea deshacer los costales de 50kg y dividir los millones de granos en bolsas de 3 kg para posteriormente volver a tomar camino a nuestra primera parada “ oil”. ¿Cuántas personas pueden vivir o sobrevivir en esta área es sorprendente. Era la zona más hostil que había pisado en mi vida, sólo arena, rocas y grava, y chozas de palma.

Nuestro autobús se detuvo, a la mitad de la nada y nos recibieron con miles de turkanos (pobladores nativos de la zona norte de Kenia) de las tribus del norte que se desplazaron algunos hasta 30 km para recibir la ayuda, las mujeres con todas las cuentas del cuello (vestimenta típica ), todos los hombres en túnicas de color llevando y un montón de niños rara vez con zapatos, lo que nos afecto mucho es que los que llegaron son en realidad los mas fuertes lo que no sabemos en realidad es cuantos no lo lograron en el camino.

Todos ellos estaban cantando, bailando, saltando y algunos tocando los tambores.

Fue en verdad casi imposible no llorar de emoción después de tanto esfuerzo finalmente habíamos llegado. La felicidad y alegría que brindamos a estas personas que mueren de hambre fue increíble.

Uno de los pastores de la aldea local habló con ellos y les dijo que somos de todo el mundo en su lengua y que estábamos ahí porque nos importa y no nos hemos olvidado de ellos y que Dios nunca los olvidara A continuación, todos comenzaron a cantar y aplaudir al mismo tiempo.

Lo que más importante de este viaje no era sólo para llevar comida a ellos, la entrega de los alimentos de mano en mano, sino la recepción de una sonrisa cálida y un abrazo del mundo a ellos. No necesitas entender su lengua tribal para saber que te están dando las gracias y agradecer a Dios por ti. Era otra cosa. Después de la comida que se entregó, el equipo médico estaba prestando asistencia a la mayoría de las mujeres y los bebés muchos niños tenían infecciones y muchos de los adultos estaban enfermos con una tuberculosis, malaria, la fiebre tifoidea. Es tan triste pensar que muchas de ellos ni siquiera sobrevivirán, ya que están demasiado lejos de la asistencia médica y no puede pagarlo de todas formas.

Mientras esto ocurría algunos de nosotros decidimos iniciar juegos con los niños. Nunca habíamos jugado algo más divertido y tan simple, Fue increíble. No era sólo proporcionar un poco de diversión y alegría a los niños, el hecho de que todos los adultos que nos rodeaban y se reían. Sin darse cuenta no sólo proporcionan alimentos, sino que les dio la oportunidad de divertirse y escape a la realidad de su vida. Hemos jugado innumerables rondas de Pato Pato Ganso. Que he aprendido muy rápidamente que nunca va a ganar contra un niño de Kenia.

Usted se convierte en la gallina de una vez y te pones tan hinchados que no hay manera de que tendrá que capturarlos. Pato Pato Ganso llamó bastante la gente también. Y no hay nada como tener una caída en la carrera para obtener más risas y una pierna raspada.

Cantado algunas canciones swahili con ellos Salimos de allí agotados y en cierto sentido, todos sentimos su realidad. Al día siguiente nos fuimos dos horas a otra zona. El primer día que se entregó 7 toneladas, hoy se iban a entregar 28 toneladas.

Era tan caliente, probablemente cerca de 40 grados y estábamos con la emoción a flor de piel seria el Día más duro de nuestras vidas pero el mas gratificante.

Cuando llegamos allí sólo había gente a la vista. había miles y miles todos los congregados bajo los árboles en la sombra.

Decidimos que íbamos a tener un equipo de los alimentos, equipo médico y de hoy en día un equipo para entretener a los niños.

Fue una revelación que interactúan con estas personas.

Hemos visto algunas de las chicas jóvenes con sus bebés, que para ellos es normal la poligamia pero la tristeza de verlas apenas de 14 años ya con la responsabilidad de un bebe en condiciones totalmente hostiles hacían que se me desgarrara el corazón y tener ganas de llorar por el sufrimiento que veíamos en ese momento, pero teníamos que ser fuertes para transmitir confianza y amor a esas personas. Había una chica de 18 años con 3 hijos. Nosotros no pensamos mucho en ello hasta después de que nos dijo después que era huérfana y fue para conseguir comida para sus hermanos.

Luego viajamos otras 2 horas más a nuestra tercera y última entrega.

Era muy difícil no quedar atrapado en sus emociones. Y sus voces eran hermosas y así mismo surrealista, tan colorido! y el ritmo de los tambores, increíble!. Hemos entregado más comida aquí. Hubo mujeres que caminan con dos niños, un bebé la lactancia en la parte delantera, un atado en la espalda y luego sólo hay que poner la bolsa de 15 kg de alimentos en la cabeza y se pusieron en pie. Para caminar no sabemos cuantos kilómetros a eso le llamo fortaleza de espíritu a ganas de vivir.

Hemos terminado la entrega de la comida al atardecer por lo que el viaje de regreso a Lodwar. Debido a todos los voluntarios esta misión fue un éxito, y comprobamos una vez mas que un grano de arena es muy grande, que no hay esfuerzos pequeños, y que no importa color, religión, edad para ayudar a un hermano en desgracia.

No hay nada como una cerveza Tusker caliente después de un duro día de trabajo.

Nos levantamos a las cinco de la mañana siguiente y llevó 22 horas de regreso a Nairobi. Hoy volteo hacia atrás y quedo marcado de por vida por las emociones vividas y agradezco a d-os la oportunidad de servir al mundo como enlace con los que sufren, Tengo mucho que agradecer a esas personas que nos acompañaron desinteresadamente y solo con el afán de ayudar, por lo mucho que aprendí de ellos.

Y a ustedes mi equipo vivi, Karen, Beck, Elo, y Benny por ser unas personas maravillosas, incansables y leales con la causa y por su amor a los que mas lo necesitan desinteresadamente, ustedes hacen que mi vida valga la pena cada momento

Con todo cariño

Fernando Mitrani
Ashem is good

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorB’nai B’rith International se reúne con el ministro de relaciones exteriores de Albania, de Italia y de Uruguay
Artículo siguienteHumberto Dupeyrón, su amor por la vida