De acuerdo con el semáforo comunitario nuestros templos se abrirán para recibirlos a partir del próximo viernes 31 de julio.

En esta primera etapa de apertura, se han implementado más espacios de rezo y pocos lugares en cada uno, por lo cual cada asistente requiere reservar su lugar por medio de la aplicación.

Ver el siguiente video tutorial para saber cómo hacer su reservación: 

Les solicitamos atentamente:

  • No reservar si presentan algún síntoma de enfermedad o han estado fuera del país los últimos 14 días,
  • No reservar si han tenido contacto con alguna persona que resultó positivo de COVID,
  • En caso de presentar síntomas después de haber reservado favor de cancelar la reservación para liberar el lugar.
  • Reservar únicamente los lugares que van a utilizar para permitir la asistencia de más personas.

Les recordamos que la reservación les garantiza un lugar en el rezo, más sin embargo es indispensable cumplir con el filtro de salubridad y seguridad en la entrada.

Cuidemos tos protocolos para que este regreso sea permanente.

Esperamos verlos pronto en nuestros espacios.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJuan Guaidó quiere establecer una embajada de Venezuela en Jerusalem
Artículo siguiente¿Qué mantiene unida a una sociedad?