Diario Judío México - La entrega del Premio Filju 2019 encumbra una forma de entender la realidad que el escritor Rafael Pérez Gay denomina como “el código Rubio”.

Así lo expresó el también periodista y traductor ayer, durante la ceremonia de entrega de dicho reconocimiento al analista, politólogo, economista, académico y columnista internacional , en el marco de la Feria Internacional del Libro Judío (Filju).

“Al distinguir a , la Filju reconoce la honestidad y la inteligencia, el trabajo académico, el compromiso con el conocimiento; eso que yo digo que se llama ‘el código ’”, apuntó Pérez Gay en el auditorio del Centro Cultural Bella Época.

“Esa poderosa fórmula que nos recuerda, como propuso (Jean) Piaget, que la inteligencia es eso que usas cuando no sabes qué hacer”.

Reconocido por su contribución al desarrollo de las ciencias económicas y políticas en México, Rubio fue celebrado como un destacado generador de conocimiento, y como poseedor de un pensamiento crítico donde se combinan serenidad e inteligencia, profundidad y claridad; “parejas no del todo frecuentes en el ensayo político mexicano”, precisó Pérez Gay.

“Sus artículos, y ustedes lo saben, son instrumentos de precisión. En el escenario político en el cual vivimos, se han convertido en piezas imprescindibles para comprender y para criticar”.

“Referirnos a la personalidad y trayectoria de es hablar de agudeza, de conocimiento, de búsqueda y propuestas frente a diferentes aproximaciones de la realidad política y económica de nuestro País”, expuso, por su parte, Silvia Hamui Sutton, presidenta del Comité Académico del Centro de Documentación e Investigación Judío de México (Cedijum).

Con el sereno talante que lo caracteriza, Rubio agradeció, de forma sucinta, lo mismo a los amigos, familiares y colegas reunidos en la premiación que a los responsables de ésta, como Enrique Chmelnik, director general de la Filju.

“Me siento privilegiado y profundamente obligado”, dijo el galardonado, acompañado en el acto por el periodista Roberto Zamarripa y por Mayer Zaga, presidente del patronato del Cedijum, quien al entregar el premio a Rubio le calificó, con la voz entrecortada y fuertemente conmovido, como “parte de la salvación de México”.

“Te puedo decir, con todo el sentimiento posible, que mientras haya gente como ustedes, que tengan la claridad y la honestidad de decir lo que está pasando en México, nos vamos a salvar”, enfatizó Mayer.