Diario Judío México -

El martes 13 de abril, a las 20 horas, en el Auditorio del Colegio Hebreo Monte Sinai, se realizará el acto luctuoso de conmemoración de Yom Hashoá, el día que recuerda la terrible tragedia del Holocausto. Peter Katz explica cómo se celebra en . En 2005 se dio un gran paso para que algún día podamos conformar una comunidad judía unificada de : el Comité Central decidió hablar con una sola voz: una voz de peso y representativa, avalada por seis presidentes intercomunitarios que conforman la Mesa Directiva del Comité Central de la Comunidad Judía de . El Consejo sólo actúa por consenso.

Una de las decisiones tomadas fue rotar la sede para que cada una de las comunidades estuviera presente en los distintos eventos anuales. Para el evento de Yom Hashoá, asumimos compartir la responsabilidad de conmemorarlo digna y solemnemente, el 29 del mes de Nisán de cada año, de acuerdo al calendario judío. Fue el Centro Deportivo Israelita quien lo realizó por vez primera en 2005: una marcha que salió del Estadio de softbol, en un extremo del patio, para ir caminando con antorchas encendidas hasta el Jardín del Recuerdo, en el otro extremo del CDI. Los demás actos y ceremonias se realizaron en el Salón Mural ante una multitudinaria concurrencia. Después fue el turno de la Comunidad Maguén David, en cuyo centro comunitario se organizaron varias conmemoraciones que culminaron en el Auditorio Isaac y Rebeca Saba, donde se realizó el encendido de las seis velas tradicionales.

La presentación de varios grupos juveniles de baile moderno, un gozo estético, pero siempre dentro del marco de lo que debe ser una conmemoración digna y luctuosa: una haskará, donde reinó el debido respeto en todo momento. La tercera rotación le tocó a la Kehilá Ashkenazí en su magnífico salón ubicado en las calles de Acapulco 70. El acto conmemorativo inició con la solemne entrada de las banderas de cada uno de los grupos juveniles sionistas de . Se encendieron las velas y se cantó el “Canto de los Partisanos”, de Hirsh Glick, con participación del público y el apoyo del Coro Rina de la Kehilá que, por cierto, presentó un programa alusivo a la desaparición del mundo judío: “Die Yidishe Velt” en Oriental, durante el jurbán.

Bet también realizó un muy interesante programa artístico, realizado en un espacio muy grande que se obtiene al juntar el Shul con el salón de fiestas. La idea de solicitar a todas las comunidades que cada año sea una de ellas quien organice este acto conmemorativo, ha funcionado. Sin embargo, a este magno evento le falta público: debería ser presenciado y atendido, no sólo por las Mesas Directivas, quienes asisten con una pequeña delegación, sino que se vuelva una manifestación más de unidad de todas nuestras comunidades hermanas.

Si la solidaridad resultara, estoy seguro que será necesario, incluso, alquilar el Auditorio Nacional.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorU.S. consulate hit by blast in Nuevo Laredo
Artículo siguienteHolocaust Remembrance Day Gets Attention From Hollywood