Diario Judío México - El profesor Bayon nació en 1907, en Ratne, Polonia. Murió en 1986. Cuando llegó a en 1936, se había graduado del prestigiado Seminario de Vilne, Lithuania, y ya tenía varios años de experiencia como maestro de Yiddish. Trajo consigo de su “shtetele” Ratne, la pureza de sus sentimientos, los cuales mantuvo toda su vida. Fue en uno de los conocedores más destacados de la Yiddish.

Para el lerer Bayon la enseñanza no fue un trabajo, sino un “Avodat Hakodesh” (una labor sagrada). En lugar de castigar a sus alumnos, trató de convencerlos. Trató de inculcar en ellos su arraigado idealismo y su profunda moralidad.

En 1972 editó un libro dedicado a los escritores judíos asesinados en . Lamenta Leibl Bayón, con toda su alma, la sensible pérdida de David Berguelson, Itzik Fefer, Izi Jarik, Peretz Markish y Shloime Mijoels entre muchos, y dice: “destrucción y duelo domina la Yiddish cuando se llega a saber la terrible verdad: el mayor número de escritores, poetas e intelectuales judíos fueron asesinados en la Unión Soviética en la infame fecha del 12 de agosto de 1952. “Llora el pueblo judío, las letras judías se visten de negro, están de luto. ”

En 1974 Leibl Bayon fue receptor del prestigiado premio Shazar, por primera vez entregado a . El certificado dice:

“Por decisión del Consejo del Premio y de acuerdo a los estatutos se concedió el Premio Shazar a educadores para el año 5733 al señor Leibl Bayon por su labor en el campo de la educación judía de la diáspora”.

El lerer Bayon publicó varios libros de texto en Yiddish (los cuales se siguen usando hasta hoy). Cuidaba mucho la estética de la lengua y decía que para aprender bien el idioma, con toda su belleza, hay que estudiar la gramática: “La gramática es una ciencia importante, una ciencia exacta que tiene una profunda lógica, y para esta profundidad y lógica hay que preparar a nuestros alumnos.”

Leibl Bayon hablaba un hebreo perfecto, un Ivrit elevado y buscaba la igualdad de ambos idiomas, el Yiddish y el Hebreo. En un ensayo titulado ” Yiddish y Hebreo van ligados”, lo expresa así: “Nuestra escuela tiene que introducir al alumno a la herencia de nuestros dos idiomas, los dos idiomas que son de igual importancia e igualmente necesarios para mantener nuestra existencia y continuidad. Un idioma va ligado con el otro y el que tiene el privilegio de encontrar la síntesis de ambas lenguas, descubrirá el mosaico de la originalidad del pueblo judío y su intachable espiritualidad.”

Y dice:” En hebreo se acumuló el espíritu de nuestro pueblo desde su más antiguo tiempo. Con y por el hebreo se moldearon los conceptos del mundo y del ser, del bien y del mal, de la moral y la justicia. En hebreo se formularon nuestras primeras leyes y normas en las cuales hay que vivir y aún sacrificarse. El hebreo vio su renacimiento con los Bialiks y Chernijovskis en todo su esplendor. Con hebreo están ligadas nuestras vidas a Medinat ”.

“¿Y el Yiddish?- maravillosa lengua que pasó con nosotros el heróico camino por generaciones y países, desde el Río Rhin hasta la orilla del Dnieper, por el Río Hudson y el Mar de Plata. Yiddish, que después de vernos tartamudear en lenguas extranjeras descubrió en nosotros una increíble creatividad; Yiddish que nos emitió nuestros grandes escritores, poetas, folckloristas y pensadores; Yiddish, que como una esponja, absorbió nuestros sufrimientos y nuestras alegrías, nuestras tristezas y nuestros consuelos.”

Lerer Bayon, usted que fue tan lírico en espíritu, poeta aún en su prosa, le voy a platicar algo, que si es que me puede oír por allí, le va a elevar este gran espíritu aún más: sus bisnietos están en la Naye estudiando el Yiddish y el Hebreo, los dos idiomas que usted amaba tanto.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior“Minúsculos, el Valle de las Hormigas Perdidas”
Artículo siguienteEn Marcha, la Ruta Nocturna DE TURIBUS Para la Temporada de Verano en la Ciudad de México