Diario Judío México -

Los muertos solo vuelven de la tumba por dos razones: la primera, que tenían asuntos pendientes. La segunda, que no estaban muertos.

Maya ha muerto, pero su existencia apenas empieza. Y está empeñada en vengarse de quienes la llevaron a la tumba. Sin embargo, una amenaza la obliga a postergar sus planes y emprender un viaje; tendrá que dejar atrás su doloroso pasado y enfrentar la inmortalidad, la soledad? si es que logra llegar a su destino.

Mientras tanto, las huellas que M. ha dejado en su camino empiezan a cruzarse, y paso a paso irán retirando el halo de misterio que rodea al creador de Maya, sus motivos y, sobre todo, las terribles consecuencias de sus decisiones.

La inquietante historia de la vampira Maya continúa en Gothic Soul.

*Adquiera este libro en línea, oprima aquí.

Acerca de Lorena Amkie

Lorena aprendió a escribir a los cinco años de edad y a los siete ganó su primer concurso de poesía con la obra “Mario el Corsario”. Hasta muy recientemente, creía que ella había inventado la palabra corsario. A los nueve años editó tres números de la revista familiar Yupi, que contó sólo con dos suscriptores y después desapareció. A los trece años decidió escribir su Obra Maestra: un romance situado en la Primera Guerra Mundial, pues, como ella misma decía, “la Segunda está muy trillada”. Después de una profunda investigación y 60 cuartillas escritas a mano y en tinta morada, abandonó el ambicioso proyecto para beneficio suyo y del mundo literario.

Durante su adolescencia se sentaba en un rincón del patio a leer mientras las demás niñas conversaban. Por esta y otras razones (su corte de pelo masculino, su extraño vocabulario y su obsesión por contar sílabas), nunca fue muy popular, cosa de la que siempre se preció muchísimo. Cursó la carrera de Comunicación con un color de cabello diferente por semestre y un arillo de metal en el labio que causó congoja entre sus allegados, que hasta el momento la habían considerado extraña, pero “una buena niña” en esencia. Su lado oscuro siguió creciendo y se expresó a través de su gusto por los chicos malos, así como de escritos cargados de humor negro, violencia y una eterna, si bien torturada, búsqueda por el amor verdadero.

Adora sufrir y lamentarse tanto de sus fracasos como de sus logros, dedica una hora del día a escribir y doce a releer el párrafo escrito para asegurarse de que esa palabra es la palabra exacta para decir clara y rotundamente lo que quiere decir, sin lugar a ninguna duda ni interpretación. Los que la conocen la describen como una soñadora, “una persona hambrienta por sentir y vivir todo lo que sea posible y lo que no también. Lorena no llega a ningún lugar sin antes pasar por el camino más difícil, pero también el más placentero”. A pesar de los esfuerzos de su psicoanalista, sigue contando sílabas compulsivamente.

www.gothicsoul.mx

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorArrestan a sospechoso del envío de cartas envenenadas a Obama y al Senado
Artículo siguienteEl nuevo símbolo de la memoria judía (en Inglés)
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.