Para Bronia Sigal, directora del Museo Histórico Judío y del Holocausto “Tuvie Maizel” en esta ciudad, Ana Frank “es el símbolo máximo y universal de violación a los derechos humanos; a ella le quitaron su derecho natural, que es la vida misma, tan sólo por ser judía”.

Así lo señaló esta tarde, durante una entrevista con Notimex, con motivo de la exposición “Anne Frank: Una vigente” que será inaugurada en ese recinto el próximo 27 de agosto para permanecer abierta al público hasta el 1 de marzo, fecha en que partirá a alguna otra ciudad hispanoparlante.

Apasionada del tema, Bronia Sigal explicó que el legado más significativo de es su famosa frase “A pesar de todo creo que la gente es buena”.

“Y con ella, dejó un mensaje de paz, de libertad y de amor hacia la humanidad a pesar de las terribles circunstancias en que le tocó vivir y morir”, acotó Sigal.

Esta será la cuarta vez que se trae a una exposición de tal personaje, a petición de los niños mexicanos, porque a partir del sexto año de primaria, el libro “El diario de Ana Frank” es un texto obligado.

“La muestra pertenece a la Casa en Holanda donde existe una colección permanente”, agregó la entrevistada.

Explicó que a la fecha, esa institución radicada en Holanda ha integrado y posee varias exposiciones itinerantes que permanentemente giran por el mundo, presentándose en el idioma oficial del país donde aterrizan.

“La exposición que estamos a punto de inaugurar aquí llegará de Costa Rica”, dijo.

Detalló que la muestra consta de 34 paneles de gran formato en los que a través de una línea de tiempo se recrea desde el momento en que ella nace en Alemania, y no en Holanda como se piensa, hasta el momento en que, a sus 13 años de edad, le arrebatan la vida.

“Nació en Alemania, pero durante la II Guerra Mundial, cuando su padre vio que el peligro era inminente, la familia emigró a Holanda. Al principio, el papá tenía un negocio de mermeladas y al ponerse las cosas en extremo peligrosas construyó el escondite donde Ana escribió su hoy famosísimo diario”.

La exposición incluirá una recreación física del cuarto en el que Ana Fank vivió encerrada y donde escribió su diario. “Es una habitación con dos camas, una ventana tapiada y un escritorio pequeño. La hemos diseñado conforme lo imaginamos a partir de la información que hemos recopilado durante años”.

La gente ha sabido siempre que ella se escondió, pero no tiene ida de la forma, las dimensiones y demás características de esa habitación donde la pequeña de apenas 13 años de edad, pasó horas y días de encierro hasta que denunciada, fue aprehendía por la Gestapo y muerta, explicó la entrevistada.

Además, agregó la hija de Tuvie Maizel, fundador del museo, que la muestra tendrá una maqueta de “la casa de atrás”, como la pequeña llamó al escondite.

En la maqueta se aprecia la distribución que tenía la llamada “casa de atrás”, según se describe en alguno de los textos que dejó para la posteridad.

“Mostraremos a los visitantes ocho diarios de en diferentes idiomas, porque después de la Biblia éste es el más traducido en el mundo, con más de 30 idiomas”, dijo la entrevistada, sin tomar en cuenta a “Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes; “El llano en llamas”, de Juan Rulfo, y otros libros que conocen numerosas lenguas más.

A lo largo de la exposición habrá material como libros y otros artículos traídos directamente de la Casa de Holanda, en español, para venderlos a quienes visiten el recinto.

“En México, niños y adultos saben bien de por lo que esta cuarta visita ha levantado gran expectación”, abundó.

Dijo que tal vez porque los tiempos convulsos que vive no sólo sino el mundo entero, afectan a todos por igual, los mexicanos le tienen un especial aprecio a la pequeña Ana.

“Dentro de la terrible vida que tuvo ella, es una tierna y hermosa que nos deja un mensaje de alegría, paz y de saber perdonar”.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEjército ordena arresto domiciliario de Mubarak
Artículo siguienteDescanse en paz la Srita. Alina Ostrosky Zeichner Z”L