Diario Judío México - Dekel Shaki del kibutz Lotem, decidió trabajar como voluntario después de terminar su bachillerato en Ahuzat Yeladim, mientras esperaba su ingreso al ejército.

Su sueño siempre había sido trabajar con niños en alto riesgo. Labora con un grupo de cien adolescentes de 16 a 18 años, junto con otros seis miembros del personal, tres instructores y un asistente social que lo preparan para cualquier circunstancia. Su papel es fungir como hermano mayor y un modelo a seguir para estos jóvenes. Por ende, les da consejos, ayuda y está presente cuando ellos lo necesitan.

Como figura masculina positiva puede aconsejarlos a prepararse para la vida, ganarse su confianza y orientarlos en sus problemas cotidianos y sobre todo en los personales. Esto lleva a que muchas veces, él y los muchachos estén expuestos a situaciones incómodas e incluso violentas. Para ello, debe reaccionar en esos momentos con madurez, gracias a las herramientas que el personal de WIZO le ha ofrecido, para manejar estas situaciones.

Según él, los adolescentes en riesgo con los que convive, necesitan sobre todo una figura paterna que les dé atención, que se interese por ellos, y que amablemente los oriente y tranquilice.

A veces le preguntan acerca de ¿Qué será de sus vidas futuras? sobre ¿si pueden cambiar y tener un trabajo estable cuando sean mayores? No obstante, Dekel no tiene todas las respuestas y lo mejor que puede hacer es creer en ellos, amarlos, y apoyarlos. Para él, la experiencia de convivir con niños en alto riesgo ha sido gratificante, ya que los ayuda a alcanzar sus sueños y a ser un modelo a seguir en el futuro.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMinistro del Interior israelí pide revocar la ciudadanía de un árabe que combatió para el Estado Islámico
Artículo siguienteSopa de verduras a los tres chiles

"Una misión no es una meta estrecha sino una dirección orientadora global".

De aquí que la misión de WIZO México sea:

"Contribuir al bienestar de la sociedad en Israel y en México, estableciendo un puente basado en la ayuda al prójimo y los valores judíos reforzando nuestra identidad."

WIZO México es una organización de mujeres judeomexicanas, sionistas, apartidarias y apolíticas, que trabajan principalmente para el bienestar del prójimo. Asimismo, con nuestras acciones reforzamos el vínculo que existe entre el Estado de Israel y la transmisión de los valores y tradiciones judías. Nuestros anhelos son lograr un compromiso y entrega al trabajo voluntario dentro de nuestra organización, con la mira de legarlo a las nuevas generaciones de mujeres jóvenes para forjar una sociedad más justa, sólida y equitativa.

Por consiguiente nuestros objetivos específicos son:

  • Mantener la presencia ante la ONU como organización no gubernamental, con status consultivo con ECOSOC y UNICEF incrementando el número de socias.
  • Velar por el bien de mujeres, jóvenes, niños y ancianos.
  • Elevar el nivel de la mujer en Israel.
  • Contribuir a la reducción de la brecha social.
  • Ayudar en la absorción y adaptación al país de los nuevos inmigrantes.
  • Proporcionar apoyo psicológico, moral y legal en caso de violencia intrafamiliar.
  • Propiciar la difusión de la cultura judía como una guía del pasado y como base para una activa participación del presente.
  • Reforzar el vínculo entre los judíos del mundo y del Estado de Israel.
  • Impulsar la labor social de los jóvenes de las diferentes escuelas judeomexicanas.
  • Contribuir a la educación en escuelas judeomexicanas mediante becas escolares.
  • Amueblado de escuelas de escasos recursos en México.

En la medida que WIZO MÉXICO está integrada por mujeres judeomexicanas conscientes de que las necesidades de la comunidad judía y de México también requieren de atenciones educativas y sociales, nuestra federación ha extendido sus labores al ofrecimiento de una beca anual para un niño de primaria de las escuelas judías de la red escolar, entre ellas, a la institución especializada Kadima que atiende a personas de cualquier edad, con necesidades específicas.

Con respecto a México, las actividades se orientan al amueblado de escuelas de escasos recursos en zonas marginadas y brindar a los padres de los niños de dichas escuelas capacitación para la formación de sus hijos, mediante conferencias anuales con nuestras compañeras especializadas en desarrollo humano y al festejo del Día del Niño. Asimismo, se colabora en el voluntariado de la Estancia de Bienestar y Desarrollo Infantil "Rosario Castellanos" -en conjunto con el Consejo Mexicano de Mujeres Israelitas- y en el Centro de Rehabilitación Integral para niños y jóvenes con diferentes discapacidades. También se ayuda a la mejora de hospitales y al ser declarada en el país alguna zona en situación de desastre, siempre está presente la cooperación de WIZO a través de la ayuda humanitaria de la Comunidad judía.