Diario Judío México - El pasado miércoles 30 de abril -en la noche de Museos- la Sinagoga Histórica de Justo Sierra festejó el Día del Niño de una manera muy especial. Fueron invitados todos los a que llevaran a sus papás a jugar Lotería en Yiddish; a partir de las 6 hasta las 9 pm, donde se le repartió chocolate con leche, pan dulce, y muchos premios… Los cuales, a los futuros ganadores se les dieron la oportunidad de poder escoger su premio.

Esta bella Lotería en Yiddish es creación de la Dra. y Fotógrafa Anette Pier, en la eterna memoria de Sarita Pier Z´L. y con el generoso apoyo el Ing. Feldman y Familia y el Lic. Isaac Fridman y Familia.

Comenzando con unas pequeñas fallas técnicas; pero que a la vez fueran muy propicias para poder enriquecer el juego interactuando todos los presentes (me incluyo) ya que fui la encargada de mostrar las naipes a los jugadores; cuando la dulce voz de Mijal Medrez (hija de la Dra.) terminaba de anunciar al personaje de las naipes en Yiddishe, basado en el riquísimo refranero mexicano. Esta lotería en Yiddish fue todo un éxito, ya que todos los participantes tanto como los adultos entusiasmados por seguir jugando y aprendiendo palabras en yiddish, no se querían ir y pedían una vuelta más… Ya pasadas las 9.30 de la noche, se dio por terminado el juego, prometiendo volver a repetir la Lotería en Yiddish en las próximas fechas.

Estrictamente a través de la ; el yiddish es una lengua más antigua que el inglés. Se originó hace casi mil años en la región del Rhin (Alemania) y se considera una lengua de fusión, que incorpora principalmente, y de mayor a menor medida respectivamente, el idioma alemán, el hebreo, las lenguas eslavas, las lenguas romanas, e incluso algo del inglés. Los pobladores de Alemania, también conocidos como Ashkenazies, crearon este idioma, el cual es totalmente independiente del hebreo. Y si bien es cierto que utiliza para su escritura los mismos caracteres del hebreo, es un lenguaje por completo diferente, tanto en forma como en su espíritu.

Una de las muchas grandezas de este maravilloso idioma, y quizás lo que más marca el interés por él, es su amplísimo y prolífico vocabulario que nos habla del interior del ser humano. Los judíos, por sus terribles circunstancias de la vida externa, se convirtieron en psicólogos y en seres sensibles, interesados en el comportamiento humano. Esta situación hizo que el Yiddish se convirtiera en un idioma sumamente rico en nombres, sobrenombres y adjetivos calificativos, así como en la delineación de personajes. Es extraordinaria la precisión con la que el yiddish distingue a un personaje de otro, por ejemplo: (“un perdedor sin suerte” puede ser un shmendrik, un shlimazl), y cada uno de estos términos es diferente: El yiddish desarrolló todo un lenguaje con base en esa extraordinaria gama de observaciones sutiles sobre el comportamiento humano ancladas en el sentimiento, aunque salpicada por el humor.

El Yiddish ama el pensamiento rumiantico (reflexivo y repetitivamente iterativo), ya que descansa en el pasado; favorece la paradoja porque entiende que sólo ella puede excusar las injusticias de la vida; y ahora la ironía, ya que ésta es la única forma de retener la sanidad mental en un mundo repleto de adversidad. Los judíos Ashkenazies o de origen europeos, es decir, aquellos que provienen de las regiones donde se originó y se usaba el Yiddish, llegaron a principalmente en los años veinte y treinta del siglo XX. Venían huyendo del despiadado antisemitismo que se vivía en Europa, y de las terribles condiciones de vida que imperaban en la posguerra. Con ellos trajeron todo un bagaje cultural y un deseo intenso de encontrar una nueva oportunidad. Para muchos no sólo fue un país que abrió sus puertas, sino un paraíso terrenal, con mucho más de lo que se imaginaron. Con su clima benigno, su exuberante vegetación y hermoso paisaje; y principalmente una población cálida y acogedora, el judío adolorido y humillado, logró encontrar un verdadero respiro, y así floreció su amor por esta tierra de oportunidades y bonanza. Los nuevos inmigrantes tenían que aprender un nuevo lenguaje, una nueva cultura, comenzando de esta manera una nueva aventura.

La lotería tradicional se originó en Italia de la Edad Media y se difundió a España a principios del Renacimiento. Llega por primera vez a la nueva España () ha mediado de la Colonia. En un inicio solamente era conocida por miembros de la clase aristocrática colonial; quienes la jugaban en sus tertulias dominicales, pero con el paso del tiempo se convirtió en el juego más popular entre las clases bajas, jugándose ampliamente en fiestas de todo tipo.

Di Yiddishe Lotería es el producto de un ingenioso sincretismo cultural que incorpora de una manera artística, original y divertida a dos grandes culturas: la mexicana y la judía; mantiene la fidelidad estructural del juego tradicional de la lotería, incorporando 54 naipes con los personajes, los 10 tableros y el verso peculiar en copla para anunciar al personaje, basado en el riquísimo refranero mexicano. Los personajes han sido minuciosamente seleccionados por la Dra. Anette y son presentados en sus ambientes cotidianos. Las fotografías, en blanco y negro, fueron intervenidas con un proceso de artísticos coloridos y formateadas con un diseño uniforme propio del juego de lotería. Por motivos educativos se incluyó el Yiddish en su formato original, así como su fonética y la traducción al español.

La lotería es una fotografía intervenida a color por la Dra. Anette Pier, quien nos ofrece una hermosa exposición de recuerdos de toda su familia; de personajes conocidos como el Rabino Goldberg; el Che Guevara; Albert Einstein; de Frida Kahlo; de la mora en Yiddishe Maia Ajzen; de woody allen y otras tomadas de personajes de la vía pública y ambientes cotidianos.

 

Espera la galería de fotos del evento en breve…

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Mónica Aroeste Z”L
Artículo siguienteBeyond the street protests: Youth, women and democracy in Latin America
Amo el arte de la comunicación; me considero una mujer creativa con demasiada imaginación; mi defecto es entregarme de lleno a una idea para poder llevarla a cabo y que salga excelentemente bien, soy perfeccionista, y eso lleva a que sea organizada y puntual. Puedo viajar dentro y fuera del país, sin ningún problema. Me encanta aprender, para poder superarme como también me gustan los desafíos y retos.