¿Cómo vivieron los niños el Holocausto? Actualmente la mayoría de nuestros sobrevivientes fueron niños durante la Segunda Guerra Mundial y tenemos la fortuna de que aún podemos escuchar de sus labios sus historias de supervivencia.

Al hacerle esta pregunta a Luis Opatowski, nuestro invitado especial de la semana en The Voice of the Silence y sobreviviente de los campos de concentración y exterminio de origen belga, nos cuenta que tenía cinco o seis años cuando su país fue invadido por los nazis. De pronto el pequeño Luis no podía tomar el transporte público, ni ir a la escuela, era insultado en las calles y había toque de queda y no entendía por qué.

“Me la pasaba pegado a mis papás, tenía mucho miedo pero no comprendía el motivo por el que la gente de pronto nos odiaba”. A pesar de esto la historia de este sobreviviente tiene destellos de luz en medio de la oscuridad. Los belgas fueron un pueblo particularmente protector con los judíos durante la guerra y Luis fue escondido por católicos, primero por un sacerdote que lo enseñó a acolitar (auxiliarlo según el rito católico) durante la misa y después fue resguardado en un monasterio. Sus padres también fueron resguardados y trabajaron en un sótano a escondidas.

A pesar de todos los esfuerzos Luis fue llevado con toda su familia al campo de concentración de Stutthob. Este fue un campo de concentración familiar en el que se mantuvieron vivos a los niños y se les explotó con los trabajos forzados de los cuales fue víctima nuestro sobreviviente. En Stutthof no habían cámaras de gas y los presos se ayudaban unos a otros a sobrevivir, dentro de lo posible.

Cuando le preguntamos a Luis cómo es que él, de entre tantas personas, logró sobrevivir, nos dijo “Sobreviví por suerte o milagro o Dios, cualquiera de esas tres”.

Después de la guerra, los Opatowski volvieron a buscar el departamento en el que habían habitado toda su vida. Estaba completamente saqueado y pronto se enteraron, a través de la Cruz Roja, que tenían un tío que vivía en México, un país lejano y del que posiblemente solo habían escuchado en escasas ocasiones. A pesar de eso, se subieron a un barco carguero y después de semanas en el infame bote, llegaron a nuestra tierra.

“Siempre voy a agradecer a México, que me recibió con los brazos abiertos, con gente cálida y sonriente. No hay gente como los mexicanos en ninguna otra parte del mundo”, nos dijo Luis emotivamente y estoy segura de que cada uno de nosotros se siente orgulloso de tener al señor Opatowski con nosotros, por su calidad como persona y por las historias que nos cuenta, que a pesar de que son dolorosas, no las debemos olvidar.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior26 de marzo de 1979: Se firma el acuerdo de paz entre Israel y Egipto
Artículo siguienteLincoln Lounge by Millesime en Hotel Avándaro
Licenciada en Historia de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Directora y productora del documental Nunca más. La Segunda Generación en México, el cual ha sido proyectado en diversos espacios académicos y culturales. Su trabajo recepcional de licenciatura versó sobre La Segunda Generación en México. Hijos de sobrevivientes de campos de concentración del Holocausto, para el que entrevistó a diversos hijos de sobrevivientes de la Shoá y buscó definir el impacto de la labores de éstos en el México actual como trabajos aunados al nunca más. Trabajó con la Universidad Anáhuac México y la SEDENA en las Jornadas Regionales para la Prevención y Atención del Hostigamiento y Acoso Sexual (2018), impartiendo los talleres de Equidad de Género y Violencia a personal. Colaboró con el Departamento de Museos Nacionales del INAH en diversos proyectos de investigación museológica y montaje de nuevas salas permanentes en instituciones como el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, exconvento de Yuriria en Guanajuato, exconvento de Actopan, Museo de la Lagunilla en Torreón, entre otros. En el marco del V° Congreso Internacional de Historia y Literatura. “La Historia y el recuerdo” organizado por la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) celebrado en la Habana, Cuba; presentó la Ponencia Zapata vive, la lucha sigue. Mitos sobre la no muerte de Emiliano Zapata. Actualmente administra, impulsa y difunde los cursos en línea Teología para todos y trabaja en la segunda edición de Textos para el diálogo judeo-cristiano.