Diario Judío México - Malkah Rabell es el nombre profesional de la crítica teatral Regina Rabinowitz, quien nació en Polonia el 28 de octubre de 1918 y que emigró a con su familia en 1937, huyendo de los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Malkah era hermana de la afamada pintora Fanny Rabel y tía de la actriz Paloma Woolrich y del fallecido actor Abel Woolrich, ambos hijos de Fanny.

En su infancia vivió y estudió en Francia y en Bélgica. Militó en la Juventud Comunista. Estudió en la UNAM e hizo la maestría en literatura francesa en Argentina, donde vivió desde 1943.

Regresó a en 1958 y se dedicó a la docencia, a la lucha social y a la crítica teatral, colaborando en publicaciones tales como en la Cultura, Diorama de la Cultura, Los Universitarios, Escénica y en las revistas de la UNAM, con el Instituto Politécnico Nacional y el CONACYT. Perteneció a la que ella misma llamaba “Generación de los Cincuentas”.

Columnista durante varias décadas en El Día, en donde publicaba su columna “Confesiones de una periodista”, y durante varios años en El Nacional, Rabell es referencia obligada entre dramaturgos, actores y gente del ámbito teatral de . La recordamos en el segundo de esos periódicos arribando en taxi para entregar su colaboración semanal, con sus tres cuartos de siglo a cuestas, con su humor inteligente, su sabiduría, su sentido común y su digna soledad. Dentro de la colección Periodismo Cultural, Conaculta editó en 1998 el volumen Voces en el tiempo, en el que se incluyen ensayos de Malkah acerca de la obra de dramaturgos y escritores tanto mexicanos como extranjeros.

Con imaginación, precisión y concisión como armas fundamentales, Rabell escribe acerca de Rodolfo Usigli, Ibsen, Salvador Novo, Jack London, Nabokov, Maurois, Racine, Malraux, Sartre, Agustín Yáñez, Camus y Revueltas, entre muchos otros.

En el texto que le dedica al autor de El Apando, Malkah recuerda que fueron amigos íntimos; ella lo define como el Dostoyevski mexicano y él decía que Malkah Rabell era no sólo la mejor crítica de teatro en nuestro país, sino “la mejor crítica de todo”. Modesta, Malkah cree que Revueltas exageraba, motivado por el gran cariño que los unía.

En el libro Voces en el tiempo hay un apartado que se titula Holocausto; ahí la autora se refiere a varios textos de la literatura universal relacionados con el exterminio de millones de judíos por parte de la Alemania nazi. Ese es un tema que a ella le cala muy hondo porque sus progenitores sufrieron la infamia de la persecución. En su departamento de la calle Celaya, Malkah se esfuerza por olvidar ese terrible pasado y sólo recordar amorosamente a sus padres, actores itinerantes que le inculcaron el amor por el teatro. Vayan pues estas líneas hasta la casa de una mujer excepcional a la que tantos mexicanos le debemos tanto. En el texto que Rabell escribe para recordar a José Revueltas, autor de Los muros de agua, dice:

“Los jóvenes te amaron como a un gurú. Quizá te amaron menos por tus prédicas políticas como por tu figura romántica. Te amaron porque vieron en ti al ser humano. Más que escritor fuiste un hombre, y ser hombre de verdad es lo más difícil”.

Más adelante, Malkah Rabell añade:

“Querido, querido, querido Revueltas, cómo te envidio. Tú ya estás fuera de todo. A mí todavía me esperan tiempos duros, más duros cada vez, en tanto las fuerzas flaquean física y moralmente. Querido Revueltas, no te digo adiós, espero que sea hasta pronto, hasta muy pronto”.

Tradujo las obras Sociología y destino del teatro de J.R. Bloch; Vida y teatro, de N. Evreinoff; Demencia y muerte del teatro de R. Girandon. Autora de En el umbral de los ghettos (novela, 1945), Tormenta sobre el Plata (novela, 1965), Por qué ríe la gente (1967), Luz y sombra del antiteatro (1970) y Decenio de teatro mexicano 1975-1985 (1986). Esta última es una recopilación de artículos y ensayos periodísticos publicados por la autora en el diario El Día, a lo largo de la década que va de 1975-1985, acerca de las puestas en escena en teatros de la ciudad de .

En la decada de los 60s fue directora de la Galería del CDI, logrando presentar muestras con obras de Baskin, Belkin, Dina Frumin, Heller, Landau, Fanny Rabel y Tosia Rubinstein, asi como de los artistas israelies, Moshe Gat y Alexander Bogan, o de los artistas que estuvieron en , Leonardo Nierman y Luis Fólder, quienes reflejaron en sus obras algunos aspectos de la nueva vida renacida en la antigua tierra..

Algunas de sus Obras

  • Tormenta sobre El Plata, Periplo 1957
  • Luz y sombra del antiteatro, Textos de Teatro de la Universidad de , #25, UNAM,
  • Decenio de teatro 1975-1985. México: Sociedad Cooperativa Publicaciones Mexicanas, 1986. 224 p. (El Día en Libros ; 19).
  • ¿Por qué ríe la gente? – 1967
  • Voces en el tiempo – 1997
  • En el umbral de los ghettos – 1945
  • El teatro judío moderno – 1965
  • Escenarios de dos mundos: inventario teatral de Iberoamérica – Centro de Documentación Teatral (Spain) – 1988
  • Una mirada a la vida y obra de Sergio Magaña, 1924-1990
  • La generación de los cincuenta, Escenarios de dos mundos. Inventario teatral de Iberoamérica. 3, Madrid, Centro de Documentación Teatral, 1988
  • Voces en el Tiempo, 1998

Su obra completa forma parte de las investigaciones en curso por parte del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Teatral ‘Rodolfo Usigli (CITRU) y están en proceso de registro y conservación. Posteriormente serán trasladados a las instalaciones de la Biblioteca de las Artes.

Malka Rabell, quien padecía de Alzheimer, muere el 25 de Junio de 2001. Sus restos fueron sepultados en el Panteón Israelita. Al respecto, el destacado dramaturgo Victor Hugo Rascón Banda escribiría:

“Se fue Malkah Rabell. Se fue definitivamente, porque ya se había ido antes, hace tres años, cuando ese mal que borra los recuerdos la aisló en su departamento de la Hipódromo Condesa…

Fuentes:

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCuidando la relación de pareja
Artículo siguienteJanuca Aish 2013. Encendamos Nuestra Luz