Diario Judío México - Mathias Goeritz (1915-1990), Arquitecto, escultor, pintor, poeta e historiador del arte de origen alemán afincado en . Considerado como el impulsor de la “arquitectura emocional”, y uno de los protagonistas de la modernización plástica mexicana.

Nació en Danzig (actual Gdansk) y pasó su infancia y juventud en Berlín, donde realizó estudios de pintura, historia del arte y filosofía. Tras la implantación del nacionalsocialismo del cual huyó en 1936 debido en parte a su origen judío y en parte a que el nacionalsocialismo consideraba a los artistas modernos como un peligro para las ideas del gobierno, e inicia un viaje por Europa y el norte de África. La pintura de su primera etapa está marcada por la guerra y en ella se acusa la influencia de los grupos expresionistas alemanes Die Brücke y Der Blaue Reiter. En 1941 viaja por Marruecos y en 1946 expone en Madrid junto con Miró, Ángel Ferrant y otros artistas vanguardistas. En 1949 crea la Escuela de Altamira, en Santillana del Mar (Santander); su estilo evoluciona entonces hacia la abstracción, marcada por su relación con Miró y las pinturas rupestres de Altamira.

En los cuadros antes creados por él se podía atisbar cierto parentesco con las obras del artista paleolítico, siquiera predominaran las influencias de algunos grandes contemporáneos, Klee y Miró especialmente. Una vez en contacto con Altamira, la sensibilidad de Goeritz pareció acrecida y revitalizada. Trabajó incansablemente; sus telas se enriquecieron, dejando ver mayores posibilidades, mejores invenciones. No se trataba tanto de influjo directo como de un fuego trasmitido a su aliento, de una pasión hecha lumbre que cristalizaba en cuadros llenos de novedad y de fantasía.

Por recomendación de Alejandro Rangel Hidalgo, el arquitecto Ignacio Díaz Morales lo invitó como maestro a la recién fundada Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara, ya que el rector general de dicha Universidad Jorge Matute Remus quiso incorporar a profesionistas europeos, por lo que se trasladó a la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en 1949. En esta universidad crea un taller de diseño en el que difunde las enseñanzas de la Bauhaus.

Pasados cinco años, es contratado por la Universidad Nacional Autónoma de para dirigir un Taller de Educación Visual, y más tarde la Universidad Iberoamericana le encomienda la creación de la Escuela de Artes Plásticas. Desde entonces su influencia fue notable en la plástica contemporánea. se abría a la modernidad y gracias a él se exponía por primera vez la obra de Paul Klee y Henry Moore. Es ahora cuando Goeritz alterna la pintura con la escultura, que se convierte en el fundamento de su creación. En este campo evoluciona desde el expresionismo a la abstracción (La mujer de cinco caras, 1950; Animales heridos, 1951; La serpiente, 1953).

Goeritz, en la plenitud de su entusiasmo, quiso comunicar a dos o tres amigos su admiración por el singular fenómeno altamirense, y con lírica palabra escribió un breve manifiesto para proclamar la buena nueva: «No es un renacimiento. Nadie se ha vuelto hacia Altamira. El hombre joven va allá -después de infinitos vuelos a través de países y de mares, por palacios y burdeles, por la selva virgen y por el sol- porque se siente más hermano de la aurora de ayer que de su oscura tarde gris. Él mismo es aurora; es el primero del mañana. El día de hoy es sólo la pausa del despertar para los que duermen aún. El que no se despierta está perdido en el ayer. El que despierta va a ser creador. Descubrimos el mundo nuevo. Y estamos llenos de alegría y de amor».

Escultura Serpiente del Museo Eco, hoy forma parte de la Ruta Escultórica del Acero y del Cemento en Monterrey, N.L.

Entre sus obras destaca el Museo El Eco. Este museo albergaba obras importantes como La serpiente, una escultura de Goeritz que actualmente se encuentra en la Ruta Escultórica del Acero y del Cemento en Monterrey, N.L.. El Eco es una de las obras más significativas del artista y obra crucial en la historia del arte moderno mexicano. El edificio fue inaugurado en 1953 a petición del empresario mexicano Daniel Mont y es considera una de las piedras angulares del arte moderno en . Al año siguiente de la apertura de El Eco se publicó el Manifiesto de Arquitectura Emocional. En el 2005, el edificio de El Eco fue restaurado y hoy funciona nuevamente como museo.

Torres de Satélite

En 1957, en colaboración con el arquitecto Luis Barragán y el pintor Jesús Reyes Ferreira, luego de un viaje con Justino Fernández a San Gimigniano, Italia, realizó las Torres de Satélite, inauguradas en marzo de 1958 como emblema de la nueva Ciudad Satélite; paralelo a esta obra realiza las Torres de Temixco en el Estado de Morelos y los vitrales de la Capilla de San Lorenzo Mártir en la Ciudad de .

En 1959 después de la muerte de su esposa Marianne Gast, Mathias Goeritz comienza la serie de obras bidimensionales conocidas como Mensajes dorados, obra monocromática que incluye a la hoja de oro como material espiritual. Goeritz define esta obra de arte como una oración plástica. Esta serie culmina con la exposición del mismo nombre en la Galería Carstairs de Nueva York en 1962. Los Mensajes dorados fueron los precursores de su colaboración con Luis Barragán en el proyecto del altar de la Capilla de las Capuchinas en la Ciudad de México en 1963. En 1964 realiza la escultura de la estrella de David, las torres y los vitrales de la sinagoga Maguen David, y en 1967 la Celosía del Hotel Camino Real, ambos proyectos en la Ciudad de México.

Ruta de la Amistad
Ver Mosaico Completo de la Obra

Goeritz promovió la creación de la Ruta de la Amistad, un circuito escultórico urbano, en el Anillo Periférico de la Ciudad de México con motivo de las Juegos Olímpicos de 1968. Este proyecto incluyó el trabajo de más de una decena de escultores extranjeros que representaron a varios países.

De 1978 a 1980 realizó el centro del Espacio Escultórico en colaboración con los artistas Helen Escobedo, Manuel Felguérez, Hersúa, Sebastián y Federico Silva, dentro de uno de los terrenos de Ciudad Universitaria, En este periodo realizó también el Laberinto de Jerusalén en . mientras que en 1988 construyó la torre de la Fundación Miguel Alemán de la Ciudad de México.

El 8 de febrero de 1982 inauguró su escultura Las Torres en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. En 1988 construyó la torre de la Fundación Miguel Alemán de la Ciudad de México. En 1990 se termina su obra Monograma AMT en Jerusalén, después de su fallecimiento el 4 de agosto del mismo año.

Obras mas Importantes

  • El animal (1949) escultura en el Pedregal de San Ángel, Ciudad de México.
  • El ángel (ca. 1952) escultura para el vestíbulo de la Casa Prieto López en Jardines del Pedregal de San Ángel, Ciudad de México.
  • Los amantes escultura en el Hotel El Presidente de Acapulco, Guerrero.
  • El bailarín, escultura móvil.
  • El animal herido, escultura móvil.
  • La mano divina y La mano codiciosa relieves en la Iglesia de San Lorenzo, Ciudad de México.
  • Museo El Eco, (1953), colonia San Rafael, Ciudad de México.
  • El pájaro, escultura en la esquina sureste de la confluencia de las avenidas Arcos e Inglaterra (Jardines del Bosque), en Guadalajara, Jalisco.
  • Vitrales para la Catedral de México y la de Cuernavaca y las iglesias de Santiago Tlatelolco, San Lorenzo, Azcapotzalco y la sinagoga de Maguén-David, así como para el Convento de las Capuchinas en Tlalpan.
  • Coordinación del conjunto escultórico Ruta de la Amistad, 1967-1968.
  • Osa Mayor, escultura en la explanada del Palacio de los Deportes, obra de Félix Candela, 1968.
  • Torre Automex, 1962, Toluca.
  • Pirámide de Mixcoac, 1971, Ciudad de México.
  • Murales en acero de la Torre Arco en Los Ángeles, California, 1970.
  • Corona del Pedregal en el Espacio Escultórico de la Ciudad Universitaria de la UNAM.
  • Laberinto de Jerusalén en , 1978-1980.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.