Diario Judío México - Discurso pronunciado por Miriam al haber obtenido el primer lugar de la Iniciativa Judeo Mexicana

Dice Martín Heidegger que “tan pronto llega un hombre a la vida, ya tiene edad suficiente para morir”.  Si hay algo seguro es que TODOS vamos a morir en algún momento de la vida. Nuestro cuerpo dejará de funcionar y como la mariposa, haremos una transformación.

La incógnita es cómo vamos a morir? Y la contestación de la mayoría es “yo quiero dormirme y ya no despertar, para no sufrir”, esta respuesta es sin tomar en cuenta el gran dolor que esto genera a los deudos por no poder despedirse.  Cuando existe una enfermedad y los familiares tienen la posibilidad de trabajar el duelo durante la misma, la familia al final queda fortalecida.

El modelo de atención de cuidados paliativos está reconocido en la gran mayoría de los países, mismo en ya existe una ley que los abarca, pero no tienen la difusión suficiente para que las personas sepan que hay una manera diferente de vivir el final de una enfermedad con calidad de vida. Esto se lleva a cabo a través de un equipo multidisciplinario que incluye un médico para control de dolor y síntomas, una enfermera para capacitar a paciente y familia, un tanatólogo que atiende la situación emocional del paciente y familia y un trabajador social que detectará necesidades y buscará redes de apoyo.

El haber obtenido el primer lugar de la Iniciativa Judeo Mexicana me permitirá dar a conocer este modelo que consiste en cambiar el enfoque de sanar a cuidar, buscando el confort del paciente, de preferencia que permanezca en su domicilio. Ponerlo al servicio de los integrantes de la comunidad judía, incluyendo el aspecto de las costumbres y tradiciones judías, de acuerdo a las leyes de la jevrá kadisha de cada comunidad.

Poder apoyar al paciente con el control del dolor y síntomas y capacitar a los familiares en los cuidados que requiere dentro del domicilio permitirá evitar el desgaste físico, emocional y material de la familia, ya que se les acompaña durante la enfermedad hasta el momento del fallecimiento anticipándoles las necesidades que pueden presentarse y buscando redes de apoyo si lo requieren.

Estoy convencida que esto marcará una gran diferencia dentro de los miembros de la comunidad judía mexicana, y me permitirá poner a su servicio 7 años de experiencia en el ramo, atendiendo pacientes con enfermedad que no responde más al tratamiento curativo.

Me siento honrada de haber sido galardonada con el premio económico, el que será utilizado en la creación de una institución no lucrativa denominada Caminos Paliativos de Luz, IAP y comenzar la difusión y aplicación del modelo dentro de las diferentes comunidades.

Muchas gracias por su valioso apoyo.

 

Conoce su iniciativa:
blnk

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Existe el apartheid israelí?
Artículo siguienteDescanse en paz la Sra. Margot Birkenfeld Eisner Z”L
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.