Diario Judío México -

 

A un año de la visita histórica del PM Netanyahu en México y de la ayuda humanitaria brindada por Israel después del terremoto del 19 de septiembre, mismo que me impidió asistir aquí el año pasado, me presento hoy por tercera vez en cuatro años, para celebrar en familia, el inicio de un año nuevo 5779.

Recién acabamos de cumplir un año de festejos por el 70 aniversario del Estado de Israel el cual se llevó a cabo con una inédita participación pública en las calles de la CDMX, expresando abiertamente la afinidad y la amistad entre México e Israel. Si se pudo, y en el entorno mundial en el que vivimos no es poca cosa.

A sus 70 años Israel es una referencia mundial en la ciencia la tecnología y la innovación y un ejemplo de una sociedad pluralista y democrática, única en la región, aun con fallas y problemas.

Este último año ha sido también un año de muchos retos y amenazas para Israel, en la frontera con Gaza y con Siria. Nuestra principal preocupación hoy es la presencia de Irán en Siria y sus intentos de atacar a Israel desde dicho territorio. Israel, en máxima coordinación con Rusia, hará todo a su alcance para prevenir esta incursión iraní y eliminar otra amenaza más de Irán.

Con el importante apoyo de EU y del presidente Trump seguiremos defendiendo nuestros intereses frente a Irán, defendiendo nuestras fronteras y nuestra seguridad.

Vale destacar que a pesar de la complicada relación de México con el presidente Trump, por lo menos en lo que concierne a Israel, el presidente americano ha cumplido sus promesas al trasladar la embajada de EU a Jerusalem y apoyar a Israel en el ámbito internacional. Mi esperanza personal es que esta relación se convierta al fin, en un triángulo amistoso y beneficioso entre México, EU e Israel.

Por otro lado, en México también hemos vivido un año de turbulencias y desafíos que culminaron en un cambio político histórico que nos propone un nuevo reto, pero también nuevas oportunidades. Gozando hoy de una excelente relación bilateral que ha alcanzado nuevos niveles, el reto para Israel es lograr establecer la misma buena relación con la nueva administración, basada en los intereses comunes y destacando las ventajas de una cooperación tecnológica y técnica con Israel en áreas estratégicas para México como son el desarrollo del campo, el manejo de recursos hídricos y la seguridad pública, entre otros.

El lema de nuestro esfuerzo político con el gobierno de México es que la relación con Israel no es y no debe ser considerada en términos de “un juego de suma cero”. Quiere decir que nuestra relación no debe ser condicionada o afectada por las relaciones de México con otros estados u organizaciones internacionales.

Para finalizar, quisiera reiterar mi gran admiración y agradecimiento a esta maravillosa comunidad judía de México no solo por su fuerte y constante compromiso con el Estado de Israel además de su contribución a las relaciones entre ambos países, sino también por el invaluable apoyo y gran cariño brindado a mi persona. He sido bendecido al ser Embajador de Israel en México, con esta comunidad.

Ante los desacuerdos y diferencias que hoy vivimos en Israel y entre el Pueblo Judío,deberemos reflexionar sobre lo que nos une, más que sobre lo que nos divide, porque al fin, somos un solo pueblo con una historia compartida, pero también con un futuro forjado juntos

Mis mejores deseos para que este año entrante nos traiga muchas amistades verdaderas, y que veamos nuestro buen pasado bíblico, convertido en nuestro futuro.

Shana Tova a todos Uds. y que tengamos un año de éxito, felicidad, salud y paz.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorLo Ke Viene Del Ayre No Traye Hayre
Artículo siguienteLo nuevo en WIZO
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.