Diario Judío México - To be a child again – , es un documental que se presenta como parte del Festival Internacional de Judío en México, cuéntanos de este proyecto:

Hace varios años realicé el proyecto Volver a ser niño en México, donde entreviste y retraté a niños de toda la república, de diferentes estratos sociales y religiones. En esa ocasión, se publicó un libro y se llevó a cabo una exposición en el Museo del Papalote. Esta vez en decidimos hacerlo de una manera más ambiciosa, haciendo un libro y un documental. Para el libro entrevistamos a más de doscientos niños y para el documental seleccionamos a once de ellos.

¿De qué trata la película?

Es un documental de una hora que cuenta la vida de once niños israelíes, de diferentes regiones, religiones y estratos sociales. Cada uno transmite la visión de su mundo y sus expectativas.

¿Cuál es el mensaje principal que quisieron comunicar?

Por lo general no escuchamos las opiniones de los niños. Queríamos saber lo que piensan, lo que ven, lo que sienten, y sus sueños. Ellos son nuestro futuro y la próxima generación que heredará este planeta, por ello, les dimos el tiempo y el espacio para que hablaran de sus vidas.

¿Cuánto tiempo tardaron en realizar el filme?

El documental se fue construyendo a lo largo de que conocimos y seleccionamos a los niños que participaron en él. Para ello, viajamos a en tres ocasiones a lo largo de dos años. No existía un guion al comenzar, pero se fue formando en postproducción. En total tardamos tres años en llegar a la versión final.

¿Cuál ha sido la respuesta del público mexicano?

Estamos muy contentos porque la respuesta en México ha sido muy positiva. Hemos tenido buena crítica.

¿Y la audiencia internacional?

La película ha viajado a varios festivales de , como Zlin Film Festival en Republica Checa, Festival de Judío en Los Ángeles, San Diego, Ottawa, Bratislava, Glasgow y más recientemente en el Festival Ale Kino en Poznan, Polonia, donde recibimos el premio especial del festival.

¿Qué fue lo más difícil?

Cada etapa tuvo sus momentos difíciles. Conseguir los fondos fue un proceso bastante estresante. También, durante la filmación, el poder encontrar y tener el consentimiento de los padres de algún niño judío jasídico ultra ortodoxo, quienes normalmente no permiten retratarse. Y, por supuesto, armar el rompecabezas en la edición con más de 160 horas de material.

¿Qué fue lo más gratificante?

El haber trabajado como padres e hijos y ver el resultado final después de una travesía increíble.

En este proyecto trabajaron con sus hijos, ¿es la primera vez que lo hacen?

Cuando hicimos el libro de Religión y libertad en los niños de México, Gabriel, mi hijo, me acompañó con su cámara de video para documentar las entrevistas. Viajamos durante dos meses a diferentes partes del país. Hemos hecho otros proyectos visuales, pero en esta ocasión mi segundo hijo, Aby, se incorporó al equipo.

¿Cómo funcionó trabajar juntos?

Fue toda una experiencia con subidas y bajadas. Hubo momentos pesados, pero a la vez muy emocionantes y gratificantes.

¿Qué sigue para ustedes?

Gabriel: Por año y medio he estado siguiendo a una banda de música llamada Shalva Band que actualmente están participando en el programa Kojav Haba, para representar a en un concurso de música de Eurovision. La banda está compuesta de músicos con distintas discapacidades, como ceguera, síndrome de down, síndrome de williams y autismo. También estoy comenzando mi ópera prima de ficción aquí en México.

Moy: Estoy por comenzar un proyecto fotográfico con la municipalidad de Tel Aviv. Quizás haremos más versiones de To be a child again en otras partes del mundo.

¿De qué temas les gustaría hacer películas?

Gabriel: Me gusta hacer películas que tengan buena trama, buenos personajes. El tema es secundario.

¿Qué género es el que más les gusta en el ?

Gabriel: Drama, thriller psicológico, y documental.

Moy: Drama y documental.

¿Cuáles son sus predicciones para el Oscar?

Roma se llevará varios, de eso estoy muy seguro.

¿Cuál es su película favorita nominada al Oscar?

Roma es una obra maestra de Cuarón. Cada detalle y cuadro de la película está sumamente calculado y bien pensado. La fotografía, la dirección y las actuaciones son muy buenas. Me emociona que la película sueca Border esté nominada para mejor maquillaje.

Si no se dedicaran a hacer películas, ¿qué harían?

Gabriel: Viajero profesional, sería sociólogo y antropólogo.

Moy: Estoy demasiado viejo para dedicarme al , así que mi cámara me acompañará por el resto de mi vida.

¿Es más fácil o más difícil hacer fuera de México?

Hacer una película en cualquier parte depende de muchos factores, pero al final depende de ti y de tu ambición por lograrlo.

¿A quién admiran?

Gabriel: Además de mis papás, al Chivo Lubezki, Steven Spielberg, Vilmos Zsigmond y Gordon Willis.

Moy: Janusz Korczak, quien me inspiró para hacer este proyecto y a quien se lo dedico.

¿Les gustaría hacer una serie?

Gabriel: A mí sí, ya que es una forma de explorar más a detalle las vidas de los personajes, algo que en el formato de película no es posible todo el tiempo.

Moy: La verdad no, porque requiere demasiado tiempo y mi estilo es más ágil.