Entre los problemas de nuestra era tenemos la celeridad; todo hay que hacerlo a gran velocidad, pero ‘‘¿por qué queremos ir más rápido? Entre más rápido vivimos, más rápido nos acercamos a la muerte. Tenemos que oponernos, aprender a leer despacio, así lo pide la poesía. Por eso las editoriales no publican poesía, no quieren nada que haga pensar y este libro está hecho para pensar”.

Diario Judío México - Quien habla es la escritora, ensayista y poeta mexicana , y el libro al que alude es El atanor encendido. Antología de cábala, alquimia y gnosticismo, que acaba de publicar la Universidad Nacional Autónoma de (UNAM) en su colección Cátedra Universitaria, y que hizo en colaboración con su hija, , quien se encargó de la traducción de algunos textos, la edición y la corrección.

Textos medievales, renacentistas y actuales

En El atanor encendido (atanor es el horno de fusión donde se transmutan los metales) ‘‘elegí tres movimientos espirituales que vienen desde la Edad Media, pero no han terminado, que de algún modo se siguen reflejando en nuestra sociedad actual. Lo vemos porque incluyo no sólo textos medievales, renacentistas, sino hasta de nuestra época”, explica (Hyères, Francia, 1936) en entrevista con La Jornada.

La galardonada con el Premio Sor Juana continúa: ‘‘Muchos de los textos incluidos aquí son poéticos, porque la poesía sigue estando en contacto con estos mundos, sepa o no el poeta de cábala, alquimia o gnosticismo”.

La conexión entre el pasado de esas corrientes y la época actual ‘‘es la palabra porque nos pone en cualquier situación imaginable: puede ser buena, mala, decir algo bello, algo feo, puede estar deformada, puede pronunciarse.

‘‘Es la palabra la que condiciona al hombre. A veces no conocemos a los demás porque no escuchamos sus palabras, porque no sabemos qué es lo que nos quiere decir, porque habla un idioma que no conozco, entonces pienso que está hablando un mal idioma o que el mío es el bueno.

‘‘La palabra puede ser la verdad, la verdad filosófica, la verdad científica, o puede ser también libre vuelo, imaginación, eso era lo que me interesaba unir por medio de esta antología y sus tres ramificaciones”.

En ese libro se incluyen textos de Jorge Luis Borges, Rubén Bonifaz Nuño, Esther Seligson, Gerard de Nerval, Hermes Trismegisto, Paracelso, Isaac Newton, Octavio Paz, Jorge Cuesta, Amos Oz, William Blake y Emil M. Cioran, y fragmentos de libros apócrifos cristianos y el poema ‘‘El trueno: mente perfecta’’.

‘‘No es que yo sea gnóstica, alquimista o cabalista pero estos son movimientos que crean dudas y me interesa esa inquietud del ser humano. Tampoco es que los autores que están en la antología sean alquimistas, cabalistas o gnósticos, sino que comprendieron estas corrientes y se interesaron en ellas. Por eso la presencia importante de grandes autores de la universal que se han sentido atraídos por estas antiguas corrientes místicas y las han aplicado a la modernidad.”

Otras posibilidades para los jóvenes frente al mundo

El atanor encendido tiene como origen las clases sobre estas tres materias que impartía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. ‘‘Para los jóvenes era fascinante porque era encontrar otras posibilidades frente al mundo que vivimos, que es tan complicado, tan difícil, sobre todo para ellos. Es interesante ver que se sienten atraídos por estas corrientes, porque en estos textos encuentran algo que les puede explicar por qué se sienten como se sienten y ya no se sienten tan solos: si en la Edad Media pasaba esto, pues nosotros podemos aportar algo; es como un consuelo, un apoyo, una búsqueda”.

FuenteLa Jornada
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLos atentados de enero de 2015, punto de partida de una ola yihadista sin precedentes en Francia
Artículo siguienteUn gran caballero