Diario Judío México - Ofelia Iszaevich pintora, dibujante y creadora de texturas estéticas y poéticas inéditas, es una creadora polifacética. Esta diversidad puede parecer extraña hoy en día, cuando las profesiones y actividades tienden a especializarse. Sin embargo, en el caso de Iszaevich responde a una idea de arte como necesidad expresiva; el arte es una manera de ver y estar con el mundo; es decir, para Iszaevich el arte y la cultura son una manera, o mejor, la manera, de vivir las cosas: la aventura estética llevada a sus límites.

Es muy difícil realizar una lectura sintética del complejo itinerario del artista. Sin embargo, en una primera aproximación existen dos grandes momentos en la trayectoria de Iszaevich. En una etapa originaria, desde sus inicios hasta finales de los años 80, se identifica con la tradición del arte como estructura, tanto si se trata de sus primeras obras figurativas como de sus collages de los años 80 y 90. En esta tradición se sitúan Cézanne, Torres García, el Noucentisme o el Cubismo, por ejemplo. Estos artistas, como Ofelia Iszaevich, buscan una forma ideal o una idea de armonía; ésta es la clave: la imagen como idealidad. No se interesan tanto por reproducir el mundo de las apariencias como por articular un sentido del orden. Y en el caso de que se interesen por la naturaleza, ésta es observada como algo que hace falta “estructurar” o corregir -desde la sensibilidad- para alcanzar esa forma ideal oculta bajo lo visible. Arte de la estructura significa ordenar o, si se quiere, transformar en reglas -composición, arquitectura, etc.- el espectáculo informe de la naturaleza. Y de ahí que se busque una idealidad o esencia, una depuración de lo anecdótico. Esta tradición de la que hablamos es la tradición clásica que representa una concepción del arte que está presente de manera subterránea en el siglo XX, independientemente de las clasificaciones de los estilos tradicionales.


Huizache
En recuerdo de Gerardo Portillo…
Hacía flores de sus penas

El segundo momento al que aludíamos se sitúa a mediados del año 2000, cuando Iszaevich introduce unos valores que, a priori, son contradictorios con el principio de estructura: la disolución de la forma, posiblemente a consecuencia del impacto e influencia de los informalistas europeos, y desde luego, de los grandes maestros de la materia, en particular de Josep Guinovart, Antoni Tàpies, Frederic Amat, Manolo Millares y Burri. Si el arte como estructura significaba una noción muy acusada de forma, arquitectura, geometría, leyes compositivas, etc., ahora, Ofelia Iszaevich introduce un registro non finito o “no acabado”. En efecto, la incorporación de nuevos valores como las texturas, la soledad, el “paisaje intimista”, la noción de vacío, la fragmentación, entre otros muchos aspectos, tienden hacia esa pintura desmaterializada o vaporizada, tremendamente lírica y frágil que es el lenguaje maduro y lleno de poesía. No es que el artista haya renunciado a aquella noción de estructura, que se regía a través de un lenguaje totalmente abstracto, sino que más bien ha articulado una síntesis entre estructura y estos otros valores de la “no permanencia” y la desmaterialización con todas sus connotaciones implícitas. La obra reciente de nuestra artista se sigue planteando la búsqueda de una forma ideal o esencial, pero ahora como un equilibrio entre estructura y su disolución.

Unidad formal, porque el artista vuelve en ellos a sus ya tradicionales tonalidades de tierras, negros y blancos, renunciando a los estallidos de color que se había permitido en años anteriores, y trabaja de nuevo con un pronunciado relieve matérico. Una rotundidad sin fisuras, que no es incompatible con una impresión de fragilidad (por los materiales empleados, que a veces parecen a punto de desmoronarse), se impone al espectador, el cual comprueba que Tàpies se mueve en el terreno de las seguridades y de las necesidades. Unidad argumental, por su insistencia en una concepción visionaria y ancestral del ser humano: hombres y mujeres hechos de barro, de tierra, de piedra; personajes “enterrados”. Como el que vemos en Tierra y escritos blancos, una criatura casi aún informe que se contorsiona y se debate inmersa en la materia que la construye en adobe, barro y paja, mientras su situación se define por las palabras “INTER ESSER”.


Niebla en el bosque

Ser tierra, es decir, ser de la misma sustancia del mundo que nos sustenta, supone una idea de una naturaleza animada, con alma. Montañas que inspiran y lagos que expiran, como en uno de los cuadros más logrados de la exposición, en el que se introduce la única nota de color, el juego de los papeles, que utiliza en forma de collage. También se sugiere el estar bajo tierra, volver al seno materno, germinar y crecer. Vienen a la mente los dioses alfareros, las oquedades producidas por los cuerpos recubiertos de lava y ceniza en Pompeya y Herculano, las creencias animistas… “Polvo eres y en polvo te convertirás”, esa pavorosa y profunda sentencia pronunciada los Miércoles de ceniza.

¿Pero cuál es el significado profundo de su obra? En algunas conversaciones, la artista hace referencia a una realidad esencial; habla de emoción, sentimiento y pensamiento; apunta, por ejemplo, que la mirada del pintor ha de ver “aquello luminoso, misterioso, extraño, sorprendente, profundo, trágico, inmenso, próximo, vibrante, transparente, impalpable, indefinible…”. Pero, ¡cuidado!, la fuerza expresiva del arte y la poesía deviene del lenguaje: el arte está limitado y contenido en el lenguaje; la emoción se concreta en el lenguaje, límite y condición del arte. Dos de los artistas más admirados del siglo XX: Rothko y Tàpies son expresiones del sagrado y del absoluto: no poseen contención; son una experiencia mística o religiosa.

Tàpies, Rothko, Amat y Josep Guinovart significan un arte de lo profundo, un arte de lo trascendente, una búsqueda del gran misterio. En su trayectoria existe una clave: el arte como conocimiento, o por lo menos como “un intento” de aproximación a lo invisible o al secreto de la vida, que además va acompañado -según él- de un principio ético. Ésta me parece que es la motivación de Iszaevich como artista a lo largo de su trayectoria.


Paisaje

Sin lugar a dudas, Ofelia iszaevich no niega su “influencia”, sino todo lo contrario: grita su tragedia, su historia envuelta en un pasado y un presente que la mantiene viva, pero no contenida de decirlo a través de la pintura. Un ejemplo, anterior, fueron sus dos exposiciones que presentó en la Ciudad de ; la primera en el 2000* Rituales de tierra,*que exhibió en la Academia de San Carlos, y, * Más allá de la superficie*, en Casa del Lago en 1993, ambas en la Ciudad de , donde marco la diferencia, con muchos artistas de su generación, esa decir, a Ofelia la distingue seguir siendo creativamente joven. Está de sobra valorar su producción actual haciendo repetidas referencias a lo que fue: podemos enfrentarnos a ella siempre en presente. Y es así, no porque practique el cambio continuo, sino por la intensidad y la potencia de sus obras, que resultan no tanto de un saber hacer indiscutible como de una íntima conexión entre unas intuiciones interiorizadas de la realidad y su plasmación plástica. ¿Qué pasa después? No es fácil decirlo. La obra de Iszaevich evoluciona con el tiempo. A ese muro incorpora elementos figurativos, elementos herméticos, el juego y descubrimiento del papel hecho a mano… La artista investiga nuevos registros, el mundo del objeto, nuevas temáticas y materiales, como barnices… En fin, digamos que su obra gana en ambigüedad y riqueza.

En fin, para Ofelia el misterio, la emoción del arte y la poesía están contenidas en el lenguaje, resultado de la combinación y articulación de elementos plásticos o lingüísticos. En toda su trayectoria – que abarca más de cuarenta años -, hay una exploración de lo oscuro, de lo oculto… Más aún, como en el caso de los alquimistas, Ofelia Iszaevich trasciende la materia.


Un amigo me visita

Estudios

  • 1961-1965
    Carrera de Pintor en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM
  • 1969-1970
    Estudios de Historia del Arte y de Historia Medieval.
    Facultad de Humanidades, Universidad Hebrea.
    Jerusalén, Israel
  • 1970-1971
    Taller de Grabado del Maestro Yehuda Bacon.
    Academia de Artes Plásticas Bezalel.
    Jerusalén, Israel
  • 1972-1973
    Asignación por concurso de una beca (otorgada por seis meses y extendida por méritos a un año) del Gobierno de los Países Bajos, para estudios de posgrado en el Departamento de Artes Gráficas de la Academia Gerrit Rietveld.
    Amsterdam, Holanda.
  • 1997-1998
    Curso de papel hecho a mano en la modalidad tridimensional, impartido por la Maestra Leticia Arroyo.
    Extensión Académica, ENAP / UNAM.
  • 2005
    Mölndal, Gotemburgo, Suecia. Handspapperbruk. Papel hecho a mano y oxidado. Maestros Bertil Mark, Hans Åssarsson.


Surcos humedos

Exposiciones individuales

2010

  • Surcos
    Marzo a julio
    Vinculart, Centro Cultural. Tlayacapan, Morelos

2009

  • Surcos
    Septiembre a octubre
    Salones Juárez del Jardín Borda. Instituto de Cultura de Morelos. Cuernavaca, Morelos

2002

  • Ofelia Iszaevich, Mexican Artist
    abril a junio
    Tensho Gallery. Vancouver, BC, Canadá

2001

  • Rituales de tierra
    octubre, noviembre
    Jardín de las esculturas, Instituto Veracruzano de la Cultura. Xalapa, Veracruz

2000

  • Rituales de tierra
    15 de junio
    Antigua Academia de San Carlos ENAP / UNAM
  • Metamorfosis
    Febrero
    Museo Universitario del Chopo, Ciudad de

1999

  • Paraje Custodiado
    8 de septiembre
    Colegio de Bachilleres del Sur
  • Pinturas y papeles
    Mayo
    Galería Enanos de Tapanco, Ciudad de
  • Rituales de tierra
    Mayo
    Antigua Academia de San Carlos, ENAP / UNAM
    Pospuesta por huelga

1996

  • Sueño Abierto
    Participación con la Coordinación de proyectos con los Estados de la Federación en el programa de Exposiciones Itinerantes.
    Del 15 de octubre – 15 de noviembre en Pachuca, Hgo.
    Del 15 de agosto – 15 de septiembre en Morelia, Mich.
    Del 15 de marzo – 15 de abril en Taxco, Gro.

1995

  • 14 de junio, Estación Hidalgo
    Pintura y Collage
    Sistema Colectivo METRO
  • Espacios Concretos, Pintura Abstracta
    20 de enero a 17 de febrero
    Salas 1 y 2 de la Antigua Academia de San Carlos
    ENAP / UNAM

1994

  • Más allá de la Superficie
    23 de junio al 17 de julio
    Galería del Bosque de la Casa del Lago en Chapultepec, UNAM
  • Reencuentros
    12 al 24 de mayo
    Palacio Municipal de Tlanepantla, Estado de
  • Elegías Luminosas
    8 al 22 de Abril
    Casa de la Cultura Quinta Colorada, Chapultepec

1993

  • Transformaciones
    2 al 13 de diciembre
    Galería 1 de la Casa de la Cultura Jesús Reyes Heroles
    Ciudad de


Noche de surcos

Exposiciones colectivas

2007

  • 8 de marzo, día de la mujer
    marzo-abril
    Salones Juárez del Jardín Borda, Cuernavaca, Morelos

2005

  • Exposición de papel hecho a mano
    octubre
    Handspappersbruk, Mölndal, Gotemburgo, Suecia
  • Exposición de primavera
    mayo-julio
    Galleri Bacchus, Janet Ölund, Borås, Suecia
  • Salon Åhaga
    agosto-septiembre
    Salon Åhaga, Borås, Suecia

2004

  • Salón de otoño
    Octubre-noviembre
    Museo regional de arte, Borås, Suecia
  • Libro Arte Objeto
    Julio-agosto
    Biblioteca universitaria “Raúl Rangel Farías”. Monterrey, Nuevo León.
  • Autorretrato, Exposición Colectiva
    Mayo – septiembre
    Museo Regional de Arte Borås, Suecia

2003

  • Mosaico Urbano
    Gran formato en textil y papel hecho a mano
    Dípticos, trípticos y polípticos
    Museo de Arte de Querétaro
    Primer premio
    Febrero a mayo

2002

  • Vida Cotidiana y Arte Urbano
    Museo de la Ciudad
    Quito, Ecuador
  • Temazcal, Una Instalación Museográfica
    Centro Cultural Metropolitano
    Quito, Ecuador
  • Libro Arte Objeto. Una alternativa interactiva
    Universidad Nacional Autónoma de México
    Biblioteca Central
    Marzo a mayo

2000

  • Para vikingos tropicales
    Bienal Internacional de Juguete Arte-objeto
    Museo José Luis Cuevas, Ciudad de México
    Primer encuentro de Artistas del Papel
    Agosto.
    Exconvento de San Lorenzo, Ciudad de México
  • Geografías
    Septiembre
    Galería Juan Martín, Ciudad de México
  • A casi dos milenios de la invención del Papel
    Exposición internacional de Libro-objeto
    Octubre
    Quito, Ecuador.
  • Fiesta de Letras
    Expo Libro-objeto
    Noviembre
    Zócalo, Ciudad de México
  • Desiertos
    Con la pieza: Abanico para invocaciones
    Enero
    Centro Cultural San Angel, Ciudad de México

1999

  • Bienal de textil Miniatura
    Tercer Lugar
    Exposición itinerante
    Querétaro

1998

  • Como el agua que fluye
    Mención Honorífica
    Segunda Bienal de Pintura del Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán
    Del 23 de noviembre al 23 de diciembre
    Ciudad de México

1996

  • Paraje custodiado
    Mención Honorífica
    Primera Bienal de Pintura del Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán
    Del 7 de octubre al 8 de noviembre
    Ciudad de México
  • Espacio Concreto
    Quinta Bienal Internacional de Poesía Visual
    20 de enero
    Museo Universitario del Chopo, Ciudad de México

1995

  • Perrigatera
    Mención Honorífica
    Primera Bienal Internacional Juguete Arte-objeto
    7 de diciembre Museo José Luis Cuevas, Ciudad de México
  • Imagen del Dibujo en México
    2 de mayo
    Galería Siglo XXI del Seguro Social
    Ciudad de México

1993

  • Participación en el concurso Juguete Arte-objeto
    Mayo
    Museo José Luis Cuevas, Ciudad de México
  • Homenaje al modelo del siglo, Melchor Sortibrand
    Enero
    Antigua Academia de San Carlos, Ciudad de México

Colecciones

  • Asa nisi masa
    Díptico
    210 x 245 cm
    Técnica mixta sobre madera
    Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán
  • Velo nocturno
    145 x 145 cm
    Oleo sobre lino
    1994
    Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán
  • Homenaje a V. I
    122 x 210 cm
    Técnica mixta sobre madera
    1993
    Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán
  • Escudo contra el desamor III
    120 x 90 cm
    Papel hecho a mano sobre lona
    1997
    Museo Universitario de Ciencias y Artes, UNAM
  • Murmullo de roca II
    Díptico
    81 x 122 cm
    Técnica mixta sobre madera
    1994
    Centro Internacional de Ciencia – UNAM.
    Cuernavaca, Morelos
  • Joya antigua
    95 x 145 cm
    Técnica mixta
    1994
    Centro Internacional de Ciencia / UNAM.
    Cuernavaca, Morelos
  • Brote
    140 x 180 cm
    Oleo sobre tela
    1994
    Centro Internacional de Ciencia / UNAM.
    Cuernavaca, Morelos
  • A pesar de los escombros
    140 x 180 cm
    Acrílico sobre tela
    1994
    Centro Internacional de Ciencia / UNAM.
    Cuernavaca, Morelos
  • Cantera magenta
    140 x 120 cm
    Encausto sobre tela
    1996
    Colegio de Bachilleres
  • Luto por Gilda Canto
    Breve tratado de los materiales
    Lectura y variaciones

    Tres libros-objeto
    Museo de la Ciudad. Quito, Ecuador

Nominado por: Miriam Zachs