Diario Judío México - se encuentra viajando por diferentes partes del mundo para presentar su opera prima: Leona.

El filme nos cuenta la historia de una joven judía de la Ciudad de México, quien se encuentra dividida entre su familia y su amor prohibido: un hombre no judío. Él le permite descubrir el mundo fuera de la burbuja de su comunidad, lo que la lleva a una transición importante en su vida adulta, situación con la cual el director se identifica.

“Es mi primera película como director, anteriormente había producido y por fin se me dio la oportunidad de dirigir, la diferencia es que dirigir es poner ahí tus sentimientos, tu corazón, tu alma en algo y esperar que salga lo mejor posible. Es algo que yo quería denunciar, algo que yo quería gritar y pues de ahí esa fue la semilla que inició todo, vamos a ver qué tan polémica es cuando se estrene, pero ya empieza a haber un poco de resistencia, hasta de censura, el festival de judío de México no quería la película por miedo a que avivara el sentimiento”, manifestó el director quien aseguró mucha de su historia quedó plasmada ahí. “De alguna manera esto es lo que yo viví por 25 años hasta que hice la película y que cuando salí de casa de mis papás y comencé a vivir otras cosas, voltee para atrás y dije: ‘Esto no está bien’, ahora yo no estoy hablando sobre los judíos, yo estoy hablando de una historia de una familia judía ósea el contexto es judía y sí, ahora yo no profeso ninguna religión, no hago nada que tenga que ver con el judaísmo”.

El filme además de dirigirlo, lo escribió junto la hija de Nailea Norvind, Naian González, quien por cierto también protagoniza la historia.

“Tuve que aprender a escribir, me tarde dos años haciéndola y era borrador tras borrador. En cuanto Naian, yo trabaje con su mamá en una película, entonces alguien me dijo que ella sería la ideal para este papel y le mande el guion, le gustó mucho y rebotamos ideas para el personaje y le dije creo que justo lo que le falta al guion es eso que tienes, ella creció de una manera completamente diferente a la mía, una familia liberal, sin ninguna de estas restricciones y que eran necesarias, me ayudó mucho a los diálogos y le dio cierta feminidad al guion”, manifestó.

El filme llegará a las salas de comercial el próximo mes de octubre, por lo que espera crear un diálogo sobre el controversial tema.

“Lo que me gustaría es hacer un diálogo, abrir un debate justo entre las generaciones, entre la gente y que se platique y se mueva, entonces las cosas empiezan a fluir más, porque creo que uno de los principales problemas es que no estamos hablando suficiente, entre más hablemos más nos vamos a entender, más vamos a progresar”, aseguró.

FuenteMulrimedios
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDecidiendo para el futuro
Artículo siguienteEl valor de la diáspora israelí (Parte II)