De migrantes y sus historias: Perfil de Moisés Rubistein

En el texto enciclopédico Lo que fue la prensa judía, editado en Tel-Aviv en el año de 1975, en el apartado “La prensa judía en Grodno”, Dov Rabin, saca a colación a Moisés Rubinstein --periodista del semanario “Grodner Shtime”, “La voz de Grodno”, subvencionado por el Bund local, partido de los obreros judíos-- quien en suelo americano, específicamente en la capítal de la República Mexicana, funda “Di Shtime”, “La voz Israelita”. (p.345)

Llama la atención el reconocimiento como periodista de Moisés Rubinstein B., tanto en su tierra natal, como en su tierra adoptiva. En una entrevista que tuvo lugar en junio de 1977 habla de su familia, la cual, como la mayoría de las familias judías en la Europa Central, era tradicionalista y apegada a la religión. Moisés nace en Grodno, Polonia, hoy Bielorrusia, en 1906. Sus padres, Sima y Jacobo trabajaban a la par en un taller de botas; más tarde el padre de familia se convierte en maestro en una Yeshive, escuela superior donde se estudia la Mishná y el Talmud. Tristemente, tanto Sima, como Jacobo sucumbieron durante la . El autor de Meksikaner Temes, de Temas mexicanos –traducido del yiddish al español por Becky Rubinstein, su sobrina nieta-- comenta sobre su afición libresca y sobre sus pinitos en la :

Nuestro aprendizaje se dio gracias a la . No podíamos comprar libros; no había dinero suficiente. Ninguno de mis hermanos dejó de pertenecer a una biblioteca. En la ciudad había muchas, algunas judías. Aprendimos y geografía gracias a nuestras lecturas.

Según Rubinstein, su afición a la lectura lo llevaría con el tiempo, a traducir del ruso al idish La madre de Maximo Gorki, así como la poesía de una polaca de nombre Oreshkova. El futuro escritor y periodista, en su tierna infancia asistió al jeider --donde se estudian las primeras letras. Posteriormente asistió a un colegio –según sus propias palabras—más moderno, donde se estudiaba lo mismo en lengua rusa que en idish y hebreo. Su juventud –agrega-- transcurrió entre Vilno, Varsovia y Grodno. En 1929 sus estudios se truncan: con Mussolini y el fascismo, el joven Moisés participa en un mitin contra de la “opresión política” por lo cual es enviado a prisión. Al cumplir 27 años contrae matrimonio, trabaja en un despacho de contaduría y en el sindicato de una fábrica de cigarros. Su trabajo llama la atención al editor de “Di Grodner Shtime” ; como consecuencia del nazismo y el galopantes-- se asienta México donde residía su hermano Max (Meir), padre de Abraham Rubinstein, linotipista y años después Redactor de Di Shtime, que subsiste más de medio siglo, a pesar de las dificultades: los tipos se desgastaban o acababan rompiéndose y había que traerlos de París, de Nueva York… para continuar con la misión periodística de una familia dedicada al periodismo y a las Letras.

Última pregunta

Fue totalmente un triunfo que la editorial Delirio –con Rubén Mendieta a la cabeza-- prohijara la traducción de un texto yiddish –idioma del cual aseguro jamás escuchó hablar-- traducido al español, obra que habla de migrantes y migración. ¿Será porque, por desgracia, la migración y sus bemoles, continúan vigentes? A mi modo de ver, la publicación de Meksikaner Temes, de Temas Mexicanos, es señal de apertura, de cobijo y hermandad. Es un cúmulo de anécdotas que relatan el doloroso proceso de desarraigo, no menos doloroso que el arraigo, en el caso de Moisés Rubinstein salpicado de ironía, de humor… De ahí su éxito.

Agradecemos a Rubén Mendieta y a su equipo de diseñadores y correctores, así como a la Dra. Ángeles González Gamio –quien, de algún modo me acompañó en el proceso de la traducción y publicación de un texto “indispensable”. Cuando la conocí, me lo dijo; cuando la reencontré en un museo, lo reiteró y hasta me dio su tarjeta. Agradezco a mi querida Mónica, para ella tan solo palabras de cariño y admiración.
Gracias a quienes hicieron posible este programa que prometía mucho, y que espero haya cumplido con sus objetivos y metas: revivir el pasado en un presente abierto a las preguntas.
Para finalizar: confieso que la traducción duró años. Suelo decir y no me desdigo que: “Mi tío escribía demasiado bien; dueño de un idioma basto y plural lleno de matices, utilizó una lengua adecuada para cada anécdota, como debe de ser. Confieso que la corrección –para unificar los textos y darles cuerpo, como en el original sin traicionar al texto prístino—no fue fácil. Fue un parto doloroso, pero posible gracias a la unión de fuerzas. Gracias a quienes nos escuchan.

Clic aquí para comprar el libro "Meksikaner Temes" (Temas Mexicanos)

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorReseña Peces de a Mentiras
Artículo siguienteRivlin le otorgó el mandato a Yair Lapid para formar un gobierno