Para la Sra. Elena Faklová y sus padres la respuesta fue sencilla y a la vez llena de complicaciones. Decidieron arriesgar su vida para salvar a dos jóvenes judíos en Eslovaquia que eran perseguidos por los nazis. Ellos no titubearon ante una injusticia.

Esta no es una entrevista más. Es una historia de valor, intrigas y dificultades.
Te invitamos a cuestionarte por quién estarías dispuesto a arriesgar tu vida y seguridad
como lo hicieron Elena Faklova y sus padres.

Acompáñanos este domingo a las 12:00 a escuchar la historia de la Sra. Elena, condecorada como “Justa entre las Naciones” por Yad Vashem, quien fue una apasionante pianista y una verdadera heroína.

1 COMENTARIO

  1. Wuao bella condecoracion un gran zejut, yo le daría el Título “Una alma judía que sin identificarse como judía era una judía en su alma que salvó a sus hermanos” y el estado de Israel y Rabenu no solo es proclamarla como Justa de las naciones Sino de darle el” honor al mérito de alma judía” porque sino hubiera brindado ese amor de salvar almas judías dando su vida , no hubiera cumplido la misión en esta tierra. Baruj HASHEM.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa comunidad judía marroquí en México mantiene una “relación excepcional” con su país de origen
Artículo siguientePalabra Yiddish de la semana: Semana de la Informática