Diario Judío México - tira-guitlerRina Gitler es una cirujana plástico quien, tras autodiagnosticarse cáncer de mama, encontró una nueva forma de vida. “Tuve la fortuna de ser tocada por el cáncer de mama y darme cuenta cuál era el camino que mi vida tenia que seguir”.

Luego de conocer y superar su enfermedad, Rina decidió cerrar su consultorio y dedicarse a ayudar a las mujeres que han sufrido una mastectomía (extracción del seno).

“Cuando descubro que tengo la enfermedad mi cuestionamiento no fue ¿porqué? sino ¿para qué me esta sucediendo esto a mi?, por algo mi regalo de vida fue ser doctora y tener acceso a todos los medios para ayudarme, y luego poder ayudar a las demás”.

Hace un par de años y luego de una mastectomía bilateral, Rina descubrió que no existe en una sola institución dedicada al 100% a los tratamientos de reconstrucción de senos, por ello luego de su operación, da vida a la Fundación Alma, única institución en que destina el 100% de sus recursos a este tipo de intervenciones.

Fueron tres meses durante los cuales Rina trabajó sola realizando cirugías a mujeres sobrevivientes de cáncer. “Actúa bien y bien te irá”, dice mientras sonríe y porta con orgullo un prendedor rosa, símbolo de la lucha en contra de esta enfermedad.

“Tomo la decisión de crear Fundación Alma al darme cuenta de que la reconstrucción es una parte importante del tratamiento, sobretodo para el autoestima de las mujeres, a pesar de que muchos pensaran que podría ser por vanidad, como mujer nadie sabe lo importante que puede ser el sentirse completa”, relata.

Esta vecina del poniente, Rina explica que luego de iniciar este sueño sola, la vida la encuentra con el secretario de Salud capitalina, Armando Ahued y con Malú Micher, directora de Inmujeres, momento en el que se da la oportunidad de realizar las cirugías en el hospital Rubén Leñero.

A la fecha, la fundación que encabeza Rina, ha realizado más de 50 cirugías reconstructivas, tomando en cuenta que cada una requiere de dos a tres intervenciones, devolviendo a todas estas mujeres esa parte importante de la femineidad.

Aunque la lista de espera es larga, la fundación cuenta con un banco de prótesis externas y brassieres que son prestados a las mujeres en tanto son programadas para su primera cirugía; asimismo se imparten talleres y asesorías de imagen.

Sin embargo la lucha de Rina no concluye ahí, el siguiente paso es tener su propio espacio para seguir atendiendo a sus pacientes, por lo que en fechas próximas empezará a trabajar en alianza con las Damas Vicentinas de la Santa Cruz del Pedregal, quienes cuentan con un pequeño hospital que será adecuado para realizar las cirugías y dar los talleres a todas las sobrevivientes.

“La reconstrucción mamaria es una parte fundamental para la vida de la mujer sobreviviente, no es lo mismo ver a una paciente mastectomizada que a uno mismo, es ahí dónde te das cuenta del shock que como mujer significa dejar de ver tus propios senos”, concluye.

En 2016 la Dra. Rina Gitler recibió la Medalla Liderazgo Mujer Anáhuac 2016 otorgada por la Facultad de Humanidades de la Universidad Anáhuac. Una distinción que ofrece ésta casa de estudios personalidades cuya contribución a la sociedad son un vivo ejemplo para el mundo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEse andar…
Artículo siguienteDanza para un mundo mejor