Próximas a cumplir seis meses de aislamiento social, cada persona se vio forzada a encontrar alguna forma de entretenimiento casero para evadir, aunque fuera momentáneamente, el miedo, la incertidumbre de salud y la falta de seguridad en economía; en mi caso y el de muchísimas personas más, los libros serenaron el ánimo y nos dieron fuerza para continuar.

Precisamente, en estos meses de reclusión voluntaria en favor de la salud pública, la cercanía de nuestras bibliotecas personales y familiares intensificaron su trascendencia porque podemos dialogar con ellas, las autoras, a través de nuestras lecturas en la seguridad de nuestras casas.

Tenía entre mis libros Novia que te vea (1992) e Hijo que te nazca (2006) esperando con paciencia su turno de ser leídos. Para serte completamente franca, el nombre Rosa Nissán en las portadas no me decía mucho, total, debía ser una autora menor en el circuito editorial mexicano. ¡Afortunado error de apreciación! Ambos libros son magníficos, son novelas que tratan sobre una revolución silenciosa, no exenta de dolor, pena, exclusiones, muerte y renacimientos; es el itinerario de Eugenia (Oshi, en turco), en su proceso de liberación como mujer que desea deconstruirse (desaprender) para luego autoconstruirse con base en sus sueños, tan simples y elementales para otros sectores de la población como estudiar, leer libros, ir a conciertos, a la universidad, a tener varios novios de dónde elegir para no tener como únicas metas en la vida el matrimonio y la maternidad.

En el caso de Rosa Nissán la tarea es doble, o triple, porque ella pertenece a la primera generación de judíos nacidos en México, sus padres y abuelos emigraron de Turquía y Persia (hoy Irán) en 1935. Su padre llegó de doce años, aquí conoce a su madre (quien nunca apoyó a su hija), se casan y tienen seis hijos. Rosa fue la primogénita, así, su nacimiento fue la primera contrariedad infligida a sus padres, ellos esperaban un varón, es decir, Rosa es mujer, es judía, es bicultural: triple desafío del que salió fortalecida para invitar a mujeres y hombres a vivir libres, sin tanto mandato, a veces tan absurdos y pasados de moda.

Sus libros, ahora son seis o siete, son verdaderos cantos al valor de ser mujer en un medio hostil. Sin ánimo de spoilear tu lectura —todo lo contrario—, creo que descubrir a Rosa Nissán ha sido uno los hallazgos más felices en esta temporada tan difícil. Por cierto, solo encuentras cuatro títulos disponibles en librerías (Novia que te vea, Hijo que te nazca, Me da un modo de tristeza y Los viajes de mi cuerpo) de esta magnífica escritora mexicana, pero ella tiene todos sus libros y es posible leer, a partir de sus copias, su obra completa, estoy en el correo [email protected] para atenderte si necesitaras más datos. ¡Feliz lectura, dentro de tu casa!

FuenteEl Sol de Toluca

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorVacuna de hace un siglo limita los contagios de Covid, según expertos israelíes
Artículo siguienteLa Unión de la Tradición y la Innovación: Vertigo Hotel