Salomón Kahan-Rapoport Horowitz llegó a México en 1921 proveniente de Bialostok, Polonia en donde nació en 1896, simpatizante con las ideas socialistas y habiéndose apartado de la religión y de las tradiciones desde hacía tiempo. Su educación judía era autodidacta. En México recibió educación formal en música y enseñó Historia de la Civilización Moderna por treinta años en la Escuela Normal de Maestros. También fue maestro por algún tiempo en la Yiddishe Shule.

Con un talento innato para los idiomas y después de haber trabajado como conductor de autobús mientras que aprendía español, muy pronto estableció contacto y se relacionó con la élite intelectual del país. Entre sus amigos se encontraba Antonio Caso, el filósofo y uno de los intelectuales mas importantes en la historia de nuestro país, así como otros intelectuales y políticos, algunos de ellos miembros de la Cámara de Diputados, en donde trabajó como traductor. Cultivó muchísimas amistades en esos círculos. Otro caso es el del filósofo Samuel Ramos Magaña con quien establece amistad en 1925. Según Ramos, fue Kahan "quien lo inició en el conocimiento de la música y el aprecio de las sinfonías de Beethoven, de los conciertos de Debussy, y la armonía de Stravinsky." De su interés por la música y en particular de la obra de este personaje, Ramos escribe el ensayo El caso Stravinsky.

Escribió para los periódicos Excelsior, el Universal y Tiempo y ocasionalmente en el New York Times y en un diario de Berlín. Compartía un especial interés con otros miembros de la comunidad judía sobre los problemas de los trabajadores en Rusia y el destino de la Revolución Rusa. De ahí que fuera conocido como escritor, tanto por sus brillantes análisis, críticas y crónica de la escena musical, como por sus escritos de corte socialista.

Muchos de su generación en México simpatizaban con las ideas socialistas. Los judíos en Europa tenían su propio movimiento, -el Bund (Sindicato General de Trabajadores Judíos) – que fue establecido en 1897, pero que venía formándose desde 1870.

Con Jacobo Glantz, compartía un interés por integrar a los judíos con todo lo que fuera mexicano. De hecho fue Kahan quien sugirió por primera vez crear un nuevo híbrido social en México. Kahan quería que los judíos en México se redefinieran a sí mismos y se identificaran como judeo-mexicanos, asumiendo que el estar en México era equivalente a aceptar todo lo que pertenecer a esa sociedad implicaba. De acuerdo con él, dependía de los judíos convertirse en lo que México les permitía ser. Kahan basaba sus ideas en el aire de libertad que se respiraba en México, comparado con su vieja Polonia, en donde un judío tenía que portar siempre identificación, mientras en México podía caminar libremente por las calles. También compartía con Glantz otras ideas sobre la continuidad.

Kahan colaboró con las nuevas publicaciones judías en México. Undzer Lebn (Nuestra Vida, 1928) de la cual fue su director; una publicación mensual del Radicaler Arbeter Center (Centro de Obreros Radicales),Der Veg (El Camino, 1932), desde sus inicios al igual que Glantz, Di Tzait, Baitrog, entre otros. Fue Editor en Jefe de Tribuna Israelita entre 1953 y 1965.

A pesar de escribir para estos medios, 100% judíos, su posición antirreligiosa lo condujo a no apoyar los principios de otras organizaciones judías. Por algún tiempo, no sintió la necesidad de una escuela judía. Rechazaba lo que él llamaba "aislamiento espiritual" de la comunidad judía del resto de México. Invitaba a evitar una relación que fuera simplemente geográfico-física, que solo producía la categoría social: Judíos en México. Por lo que él abogaba y creía firmemente era en la necesidad de transformar orgánicamente la relación de los judíos con México, de tal manera que pudiéramos ser identificados como Judeo-Mexicanos. Glantz y Kahan sentían una necesidad enorme de participar como actores activos en la sociedad.

Una de las figuras indudables de la crónica y de la crítica en Hispanoamérica. En 1938, se funda la Unión de Cronistas de Teatro y Música, siendo Kahan pionero de la misma junto con los periodistas Mario Hernández Machain, Francisco Monterde, Luis Fernández de Castro, Juan S. Garrido, Edelmira Zúñiga entre otros. Durante su vida profesional publicó miles de artículos en los diarios ya mencionados y en un sinnúmero de revistas, tanto en México como en el extranjero.

En 1957 reúne un buen número de esos trabajos que vieron la luz del diario y de la revista y los acopla en un volumen que titula Bosquejos Musicales (Literarishe un Zhurnalistishe Fartseykhnungen), una coleción de ensayos sobre literatura, música y personalidades judías y mexicanas. Como lo había hecho ya antes en 1951 en Impresiones Musicales, Kahan pone al servicio de los temas tratados su pluma fácil, directa, de claridad meridiana y su personal concepto de las cosas musicales. Habla de música y de músicos. Lo hace con autoridad y agudeza. Su espíritu de observador y de analista se refleja en los centenares de páginas que se leen sin la menor fatiga. Reunió esta colección en cinco volúmenes en Yiddish.

Este culto periodista inculcó a sus hijos el mismo amor y dedicación a la música, recibiendo una educación esmerada, por lo que José Kahan obtuvo renombre mundial como extraordinario pianista, habiendo sido galardonado en Polonia en el Festival Chopin. Alex Kahan emigró a Estados Unidos convirtiéndose en un magnífico director de orquesta sinfónica. Por su parte, el menor de sus hijos, Arturo Kahan Pintel nacido en Septiembre de 1938 estudio Ingenieria Mecánica Eléctrica en la UNAM y falleció en Enero del 2009.

Salomón Kahan falleció en 1965.

Libros Publicados

  • La emoción de la música, 1936
  • Reflejos Musicales, 1938
  • Datos y opiniones: sobre La historia del pueblo de Israel, 1939
  • Yiddish-Meksikanish. 1945
  • Franklin D. Roosevelt, biografia. Por Leon Forem. 1946 (Traducción).
  • Impresiones musicales, 1951
  • Briv vegn der Meksikaner yidisher studentnshaft, 1953
  • Meksikanishe refleksn, 1954
  • Reflejos mexicanos: ensayos criticos sobre temas judios, 1954
  • Muzi?alishe Eseyen, 1956
  • Bosquejos Musicales, 1957
  • Enrique C. Rebsamen: El renovador de la instrucción primaria en México, Edwin Zollinger, 1957 (traducción al español del alemán)
  • Vida de México, 1960
  • Historia del pueblo de Israel, Dr. Enrique Graetz, 9 volúmenes (Traducción al español)
  • Carnet Musical, 1961
  • Literarishe un Zshurnalistishe Fartseykhenungen, 1961
  • Fascinación de la música: ensayos y crónicas selectas, 1964

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael captura un barco iraní con misiles avanzados para Gaza
Artículo siguienteProblemas frecuentes en las personas mayores
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.