Diario Judío México - Salomón Laiter Liubeckaite, nació el 16 de julio 1937. Era un realizador, escenografista, protagonista y productor mexicano de cine. Realizador de una generación perdida, inscrito en una etapa complicada y extraviada en la memoria.

Participa en el Primer Concurso de Cine Experimental llevado a cabo en 1965 y del que surgirían también otros nombres como los de Rubén Gámez, Manuel Michel, Alberto Isaac o Juan Ibáñez y que abriría el camino para lo que mas tarde se conocería como el Nuevo Cine Mexicano.

Laiter pertenece en efecto a una extraña camada de realizadores cuyas imágenes coincidían con aquellos relatos de autores mexicanos que sorprendían por su magistral manejo del lenguaje y por su habilidad para trastocar relatos cotidianos en tortuosos laberintos de imaginación.

Los movimientos sociales y la agitación de finales de los 60s y principios de los 70s, fomentó toda una corriente de pensamiento que buscaba romper con los cánones establecidos por la sociedad y la cultura oficial, generando lo que después se conocería como contracultura, que se desarrollaría de forma paralela, de modo un tanto clandestino y marginal.

De esa época surgen producciones como Fando y Lis (1968) opera prima del controversial Alejandro Jodorowsky, o Las puertas del paraíso (1971) de Salomón Laiter, un llamativo ejercicio de estilo.

Basada en un argumento de Elena Garro y con la magistral actuación de Jacqueline Andere, acompañada por Jorge Luke, Milton Rodríguez, Barbara Angely, Ernesto Gómez Cruz, Arsenio Campos, Martin LaSalle, Ofelia Medina, Guillermo Murray, Julia Marichal, Julio Castillo, Pía, Jorge Mistral y Víctor Manuel Mendoza, Las puertas del paraíso marca el debut cinematográfico de Laiter como guionista. En esta película, Laiter reflexiona sobre el choque de clases entre la juventud mexicana, descubriendo un mundo bizarro bajo la normalidad aparente.

El filme, ganador del Ariel a la mejor película en 1972, resultó un intento plausible por acercarse a la drogadicción y el desencanto de sus jóvenes protagonistas, sin moralejas de ningún tipo.

En 1964, Salomón fue protagonista en la vida real de un sonado caso:
Cansada y decepcionada de la vida, la joven actriz mexicana Pina Pellicer decidió huir por la puerta falsa el 10 de diciembre de 1964, se encontraba en la plenitud de su trayectoria artística, pues su talento y sensibilidad histriónica le redituó en varios premios, además le habían llevado al cine y la televisión hollywoodense, llamada directamente por figuras de la talla de Marlon Brando y Alfred Hitchcock; sin embargo, días antes había confesado a sus amigos que ya no podía más.

La noticia de su muerte causó estupor en el medio artístico, donde el suceso fue conocido de inmediato a pesar de que su cadáver fue descubierto 14 horas después de haberse quitado la vida, con dos frascos de Valium 5 y uno de Neo-Hebaral.

Los hechos ocurrieron en un viejo edificio de departamentos de la colonia Roma, ubicado en la calle de Pachuca, 131. Pina vivía en el departamento 1 del primer piso, hasta donde el día 11, es decir al día siguiente, llegaron en primer lugar el cineasta Salomón Laiter, gran amigo de la actriz, así como Lonka Becker, quien era su representante.

De acuerdo con lo declarado por Laiter, ese mismo día recibió una carta de Pina, que le hizo sospechar que estaba por tomar una determinación suicida.

En la misiva a Salomón, indicaba, “sé que tú entenderás mi cansancio. No puedo decirte más, ya que tal vez nunca hubiera llegado a la desilusión total, creo en los seres humanos, sobre todo en los que me quieren y siento defraudarlos, pero no puedo más”. El director de cine decidió ir a casa de la actriz en compañía de Lonka. Pidieron a la portera abriera el departamento, cuya puerta tuvo que ser forzada. El olor desagradable y penetrante que surgió del interior confirmó el temor de no encontrarla con vida. Habían llegado 14 horas tarde.

Notable pintor, Laiter rinde homenaje al pintor catalán Pablo Picasso al montar una muestra de 50 obras en la Galería de Arte Misrachi en la que el artista intenta, explícitamente, realizar un homenaje a Pablo Picasso, y más aún, “a lo que fue su lucha por el arte primitivo y por la liberación de los pueblos oprimidos”.

Realizadas con una técnica original que Laiter denomina “tinta pastel” -los cuadros son pintados primero con tinta a toda su intensidad, esfumados luego con gis y finalmente atacados con la acuarela, el óleo, el pastel-, las 50 obras de Salomón Laiter fueron realizadas entre 1953 y este año. Se trata de un trabajo arduo que el pintor, por supuesto, es el primero en reconocer y del cual se siente muy contento, muy satisfecho, al grado de afirmar que se trata de su primera exposición madura.

En ella, temas de Picasso han sido recreados -que no copiados- por Laiter con “encuadres cinematográficos” y composiciones “que un director de cine usaría como si viera por el ojo de la cámara” Trató el artista de aplicar aquella propuesta de los muralistas mexicanos “que decían que la última consecuencia de la pintura era el cine”.

En pocas palabras, Salomón Laiter trasplantó a su exposición la técnica cinematográfica que utilizó en 1973 para la realización de un gran documental de dos horas titulado Picasso entre nosotros.

Salomón Laiter falleció en la Ciudad de el 10 de agosto 2001. Su obra cinematográfica no es muy vasta, pero si lo suficiente para ser considerado por los críticos y cinéfilos como uno de los grandes realizadores de nuestro país y formar parte importante en la historia del cine mexicano

Filmografía

Como realizador

  • 1962 – El Ron
  • 1965 – Viento distante (segmento En el parque hondo)
  • 1970 – La pesca
  • 1971 – Las puertas del paraíso
  • 1973 – Picasso entre nosotros

Como escenografista

  • 1962: El Ron Dir. El mismo
  • 1971: Las puertas del paraíso Dir. El mismo

Como productor

  • 1968: Los Adolescentes Dir. Abel Salazar
  • 1970: La pesca

Como protagonista

  • 1968: Los amigos Dir. Icaro Cisneros
  • 1968: Las Visitaciones del Diablo Dir. Alberto Isaac
  • 1969: La muñeca perversa Dir. Rafael Baledón
  • 1985: To Kill a Stranger Dir. Juan López Moctezuma

Premios

  • 1965: La Nave de Oro – Festival Internacional de Cine de Lorcano por Viento distante, compartido con Manuel Michel y Sergio Véjar
  • 1972: Ariel de Oro por Las Puertas del Paraíso