Diario Judío México - Simón Nizri Guasp inició su entrenamiento oficial a los cuatro años, su padre le inculcó el amor por los caballos, y hoy es un amante de la práctica ecuestre

En su primer año de vida, mucho antes de que aprendiera a hablar, montó a caballo. Desde ese entonces, las historias de Simón Nizri Guasp, han estado y estarán entrelazadas con caballos y competencias hasta que muera: “Es una afición para toda la vida. Nunca la voy a dejar.”

Nizri es un reconocido jinete que empezó formalmente su entrenamiento a los cuatro años de edad. La equitación le ha dado la oportunidad de participar en diversas competencias tanto nacionales como internacionales y viajar a Holanda, Italia, Alemania, Suiza, Colombia, Ecuador y Estados Unidos.

Su padre, Salomón Nizri, es un industrial a quien también le gustan los caballos y de quien aprendió mucho. “Él nos transmitió esa pasión a mí, a Laura (mi madre), y a Denise y Ricardo, (mis hermanos)”.

El primer caballo que tuvo fue un caballo pinto, muy trabajador, a quien llamó “Payaso”: “Era blanco con negro. Pasó frente a mí. Vendía leña. Me gustó tanto, que le pedí a mi papá que me lo comprara”, cuenta risueño.

El entrenamiento de Simón, mexicano y quien toda su vida ha vivido en el Distrito Federal, lo realiza desde hace mucho en el Club Hípico Francés. Diariamente perfecciona su especialidad que son los saltos de obstáculos de metro y medio, en competencias en , y de cinco a 10 centímetros más, en las internacionales.

Especial Personalidad

Como jinete es apasionado y perseverante, pero también sentimental. Piensa que no sólo el perro es el mejor amigo del hombre, también el caballo, dice.

“No son tan expresivos como los caninos, sin embargo, son muy sentimentales. Cuando convives todos los días con ellos, puedes darte cuenta si están tristes, contentos o nerviosos. Yo me identifico mucho con ellos”, afirma sincero el también licenciado en Derecho, quien estudió en la Universidad Anáhuac.

“Metalic” ha sido su caballo consentido; y por quien lloró cuando supo de su enfermedad en el pulmón. “No podía agitarse, ni mucho menos saltar. Entonces se lo vendí a una amiga. Hace poco supe que ganó una competencia de adiestramiento. Continúa siendo un caballo noble y tenaz”, comenta alegre este destacado jinete, patrocinado por Citizen.

Sus Sueños

Aunque para Simón ganar no lo es todo, como cuando niño, día a día se prepara para ser el mejor con él mismo y cumplir su sueño y meta, que es ser un jinete olímpico.

“Ser perfeccionista es uno de mis grandes defectos, pero también lo veo como una virtud. Ello me impulsa a dar lo mejor de mí.

“Entreno diariamente de tres a cuatro horas, y sábados y domingos, hasta ocho. Cuido mi alimentación, porque esto es un trabajo en equipo. El caballo es quien me carga y yo su guía. Dependemos el uno del otro para ganar”.

Algunos de sus logros

  • 3er Lugar 1.50M GP en Balvanera Cosmic – October 2009
  • 3er Lugar Copa Mundial calificando con Good Girl – 2009
  • 3er Lugar Oaks, California, Grand Prix con Good Girl – 2008
  • Miembro del Equipo Olímpico Beijing 2008
  • 4o Lugar Palm Beach Grand Prix, montando a Good Girl – 2008
  • 2o Lugar Calificacion para los Juegos Panamericanos, montando a Cataro Ask – 2007
  • Miembro del Equipo Mexicano Juegos Panamericanos 2007 en Río de Janeiro, Brasil
  • 2o Lugar Lake Placid Grand Prix, NYmontando a Cataro Ask – 2007