Diario Judío México - Él yace en su tumba
y yo no sé dónde está su tumba.
Aun así le pregunto por él a toda la gente en todas partes.
Tal vez el pobre muchacho yace en una zanja
en lugar de estar recostado en la tibieza de su cama. *

Este año 2018, la conmemoración intercomunitaria de Yom Hashoá se llevará a cabo en el Centro Deportivo Israelita, con un acto multidisciplinario en el que interviene como productor ejecutivo, Isaac Podbilewicz, y como director artístico, David Attie.

Nos llama la atención la propuesta escénica en la que se contempla retomar la música del compositor polaco Henrick Górecki, nacido en 1933, específicamente su Sinfonía de las lamentaciones, que enmarcará danza, música y teatro.

El nombre de David Attie habla por sí solo dada su extensa trayectoria artística dentro y fuera de la Comunidad, además de que nos comenta que a lo largo de su carrera como artista el tema de la Shoá es un muy recurrente en su creación, desde hace varios años y de distintas maneras, escénicamente, dancísticamente, también por medio de la escritura a través de su poesía, siempre ha estado involucrado con este hecho histórico, con estas reflexiones complejas y fuertes, de alguna manera tratando de sacar los demonios construidos internamente por el trauma del Holocausto y ser traducido en creación.

El artista nos explicó que la primera pregunta cuando a alguien lo invitan a conmemorar esta fecha, es qué hacer o no. David nos dijo: “Realmente es un tema por un lado muy profundo y complejo, y por otro lado, muy tratado y representado. Hay una frase muy importante de un filósofo alemán judío, que dijo que con la Shoá, con el Holocausto, se termina la poesía, y es una frase fuerte porque lo que está haciendo de alguna manera, es aniquilar el Arte, cualquier arte está lleno de poesía. Entonces con esta afirmación tan rotunda, lo que Theodoro Adorno hace es decir que de alguna manera después de la Segunda Guerra Mundial el Arte no existe. Tiempo después, Adorno afortunadamente no muere en la Shoá, y revisando él algunos poemas de otro poeta alemán, de alguna manera se retracta, obviamente no de una manera tan simple como lo expongo aquí, pero finalmente dice “no, la poesía sigue existiendo””.

Continúa David mencionando: “Soy de la idea de que el reto aquí es cómo abordar el tema tratándolo de sublimar a través del Arte. No nos podemos acercar evidentemente a lo que se vivió, a los que sufrieron ni a las víctimas, con ninguna disciplina se puede traducir ese dolor. Lo único que nos queda es la reflexión. Un camino puede ser a través de las distintas disciplinas artísticas, sublimar y hacer catarsis de la mejor manera posible, y en esta ocasión, tratar de crear una especie de rito comunitario, algo que nos hable a todos, que nos haga reflexionar, y por qué no, que nos purgue esa sensación de aflicción. Qué mejor que sea a partir de una experiencia estética y escénica”.

¿Puede haber entonces una visión artística y una representación estética de la barbarie y la tragedia?

Voy a contestar de esta manera, lo que me motiva a mí de hacer esta conmemoración, es precisamente realizar una representación estética con la tercera sinfonía de Górecki, un autor polaco, que en los años setenta escribe una sinfonía que de alguna manera alude a lo sucedido en la Segunda Guerra Mundial. El tema principal es la pérdida, ya sea, de la madre de sus hijos, o la pérdida de una jovencita o de su madre. Definitivamente sí hay una manera de representar estéticamente la Shoá, es la que utiliza Górecki y se une mucho a lo que dije anteriormente a la posibilidad que nos da la reflexión. Esta sinfonía está escrita de una manera minimalista, en donde lo único que vemos pasar es el tiempo con algunos brotes, evidentemente de contrastes, pero lo que está enfrente de nosotros a partir de la música, es el tiempo y la introspección personal. La Sinfonía de las lamentaciones no se va a tocar en vivo, pero a partir de este tema lo que pretendo lograr es desarrollar escénicamente a través de la danza, del teatro, del canto, el rito, un gran rito en donde la idea es que nosotros como Comunidad, podamos sublimar este dolor, y podamos finalmente todos juntos entregarnos a una experiencia estética a partir de la Shoá.

Para concluir, ¿en dónde será el evento?

El evento será aquí en el Centro Deportivo Israelita, dentro de las instalaciones en Plaza Macabi, el día 12 de abril, a las 20:30 horas.

Como marco previo a este evento, en el Lobby Social Samuel Dultzin del Centro Deportivo Israelita habrá también un museo que la gente de Macabi Hatzair está organizando para que también sea parte de esta experiencia de Yom Hashoá este año.

SINFONÍA DE LAS LAMENTACIONES YOM HASHOÁ
Poesía de David Attie, marzo, 2018

Un gran cuadrado de cemento
Continuo al cielo
Presto para envolver un rito

Alarido lento
El hijo que no regresa

3 sinfonía – lamentos por el hijo perdido –
Territorio musical que nos acaricia
Murmullo que no cesa

La sangre de las cuerdas
La cadencia de la soprano
El repentino e inaudible piano

Vamos contra corriente,
tal como el compositor
Nada de ediciones fugaces hasta la
eternidad

El tiempo, maldito tiempo
Lo vemos pasar enfrente de nuestras narices
El grito desesperado de una madre,
aquí no explota
Transcurre, anda, ocurre,
lo que es peor.

No es el explosivo orgasmo masculino
Es el desliz que avanza del femenino

Estética que no conoce contrastes
Horizonte que su belleza radica
a la distancia y de a poco se tiñe de rojo
sin percibirlo
Tres movimientos, tres orígenes

El siglo XV
La Gestapo
El Folclor, el pueblo

El perene dolor de la madre huérfana de hijo

La guerra
La cárcel
El enemigo

No hay más que sublimar el tormento
y punto
En sociedad juntarnos,
purgarnos, danzarnos

Un gran cuadrado de cemento
Arriba en las alturas
Presto para envolver un rito

Comienza el imaginario
La música como catalizador ritual
del dolor
Remembranza,
de una canción de cuna.

*En el último movimiento, Górecki toma la letra 
de un poema folklórico de la provincia de Opole. 
Se trata de una madre lamentando la muerte.

Yom Hashoa sinfonía de las lamentaciones

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIran is Expanding Its Reach Beyond the Middle East – And Is Grasping At Europe
Artículo siguienteBuenas Demanyanadas
Es escritora, periodista, estudió Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM: Tiene una larga trayectoria como editora de distintos medios dentro y fuera de la Comunidad Judía de México. Recibió en 2003, el Premio al Periodismo Comunitario por el Instituto Cultural México Israel, A.C., así como en 2005, el Premio APEIM otorgado por la Asociación de Periodistas y Escritores Israelitas de México, A.C. y el Premio Nacional de Artes Gráficas UILM, por la edición del libro Cincuenta Años del Centro Deportivo Israelita diseñado por ella. Actualmente y desde hace muchos años dirige el Comité de Comunicación del CDI.