La vida de una persona merece ser recordada por la trascendencia de sus  acciones y el legado que nos hereda. Stefan Prum, un virtuoso en la interpretación  musical, nació para cumplir su destino de convertirse en uno de los mejores  violinistas de su época a pesar de la adversidades que tuvo que atravesar durante  la Segunda Guerra Mundial.  

Alberto y Arturo Prum nos relatan la vida y obra de su padre, invitados por la  fundación Instrumentos de la Esperanza la cual salvaguarda el violín que un día  perteneció a Prum junto con otros instrumentos musicales de judíos que también  vivieron el Holocausto. 

Prum nació en 1907 en Dobrzyn, su padre era el único panadero de la ciudad y su  buena posición económica le permitió brindar una educación de calidad a sus  hijos. Stefan estudió durante 12 años en el conservatorio de Torun las carreras de  músico, interpretación del violín y dirección orquestal. Tras su titulación fue  calificado como “otro violinista judío mediocre” según la prensa antisemita polaca.  Poco después de su graduación obtuvo medalla de oro por su impecable  interpretación en el importante concurso de violines en Bruselas. Así fue como  logró silenciar los juicios negativos que la prensa le impuso en su natal Polonia.  Ese fue el inicio de su trayectoria en el mundo de la música.  

Stefan Prum

Después de contraer nupcias con Hanna quien permaneció a su lado hasta el final  de su vida, fue invitado a integrarse como concertino en la Orquesta Filarmónica  de Varsovia hasta la invasión alemana en 1939.  

Los nazis establecieron en Varsovia un gueto para confinar a todos los judíos de la  ciudad, incluyendo a Stefan y a Hanna. Dentro del gueto tuvo la oportunidad de  seguir tocando el violín y de cobrar algunos centavos por la música que  interpretaba. Pero la vida en el gueto era muy miserable y el poco dinero ganado  no era suficiente para su sobrevivencia. Afortunadamente la pareja consiguió la  ayuda de la sirvienta polaca que trabajaba con los papás de Hanna para que  periódicamente les diera comida de contrabando a través de pequeños orificios en  las paredes del gueto. 

Gracias a que Stefan y Hanna eran jóvenes y fuertes fueron seleccionados por los  alemanes para trabajar en una fábrica de armamentos que estaba afuera del gueto. Durante el día ambos salían a trabajar a la fábrica de armas junto con un  grupo de judíos que también tenían un permiso especial y por las tardes el mismo  grupo regresaba al gueto. Los alemanes eran muy estrictos y estaban al pendiente  que nadie se escapara en ningún momento. Hacían conteos constantes para  asegurar que el grupo permaneciera unido y completo. 

Un día Stefan y Hanna decidieron escapar, pues consideraban que la vida en el  gueto era insoportable de vivir. Sabían que era una misión muy arriesgada de vida  o muerte, ya que si fallaban serían aniquilados por los nazis. Para ello, después de  la jornada laboral ambos permanecieron escondidos en la fábrica de armas y  casualmente esa tarde, los alemanes no contaron a los judíos que salieron de la  fábrica por lo que no se dieron cuenta que faltaban 2 personas y regresaron al  gueto dejando en el interior del recinto a los fugitivos.  

Ya entrada la noche, Stefan encontró un hoyo en la pared de la fábrica y pudieron  salir por allí. Después de mucho caminar y absortos en cansancio encontraron un  jardín alejado de la ciudad en el que durmieron esa noche. Al día siguiente,  despertaron y se dieron cuenta que en realidad habían dormido en un cementerio  rodeado de tumbas.  

Stefan y Hanna buscaron ayuda de sus amigos polacos quienes estuvieron  dispuestos a arriesgarse por ellos y a esconderlos en sus casas. Un día su amigo  polaco tuvo la oportunidad de robar los documentos de identidad originales de una  pareja polaca que había fallecido- Antoni Lewandowski y Halina Bielitzka- y a  dichos documentos le pusieron las fotografías de Stefan y Hanna para que  pudieran ir a la ciudad como polacos y conseguir un trabajo.  

Stefan en todos esos años nunca olvidó la música ni su violín y ansiaba el  momento de volver a sostener el instrumento en sus manos para interpretar el  concierto Número 1 de Max Bruch, que era su favorito, sobre el cual solía decir  que “el primer movimiento es una plegaria a D-os”. Sin embargo su violín lo tuvo  que dejar en el gueto cuando huyó y una vez estando afuera, logró obtener otro  violín que fue despreciado y abandonado por los alemanes cuando saquearon el  taller de un viejo amigo al cual también asesinaron.  

Los rasgos físicos de ambos –Hanna era una hermosa mujer rubia de ojos azules  y parecía una mujer aria- y la excelente pronunciación del idioma polaco fue lo  que les permitió arriesgarse de ir a trabajar a la ciudad. 

Hanna encontró trabajo como asistente de un dentista mientras que Stefan  empezó a tocar el violín, en diferentes iglesias locales obligándolo así a fingir  devoción por la fe que adoptó junto con su nueva identidad. En una ocasión Stefan  se involucró en una batalla en contra de los alemanes y durante la ofensiva fue 

gravemente herido por una granada que le provocó la pérdida de su ojo izquierdo.  A pesar de este infortunio, la suerte estuvo nuevamente con él ya que esta herida  le salvó su vida ya que lo obligo a retirarse de la batalla en la que el ejército  alemán resultó victorioso y seguramente hubiera sido aniquilado. 

Al término de la guerra, Stefan y Hanna regresaron a la casa de los padres de  Hanna que ya habían fallecido y, a pesar de la guerra, el edificio estaba intacto. En  la planta baja se encontraba una farmacia que pertenecía a su familia y en la  planta alta estaba la casa. Stefan y Hanna retomaron el negocio de la farmacia en  lo que conseguían papeles para salir de Polonia ya que a pesar de la prosperidad  económica, ya no querían vivir ahí. Stefan tenía hermanos en México que lo  ayudaron a tramitar sus documentos para emigrar.  

En abril de 1947 llegaron a México con un hijo en brazos, agradecidos por haber  sobrevivido la guerra. Stefan trabajó inicialmente en una fábrica de pieles y por las  tardes daba clases particulares de violín. Sin embargo su fama y talento lo  precedía, por lo que fue invitado en varias ocasiones para tocar música en el  programa de radio La Hora Judía y de sus presentaciones logró grabar varios  discos de su música.  

Pocos años después logro independizarse económicamente y esto le permitió  dedicarse a su verdadera pasión: la música. Stefan fue conocido y reconocido por  grandes músicos mundiales quienes venían a México para conocerlo y tocar junto  con él. A pesar de que los escenarios ya estaban muy lejanos de su realidad,  como amigos y de forma íntima recibió y reunió en su casa a grandes y talentosos  músicos quiénes se sentían dichosos de compartir sus anécdotas y su cultura con  la familia Prum. Stefan y Hanna lograron transmitir su pasión por la música a sus  hijos.  

Nuestros papás eran muy alegres, afirma Alberto su hijo, no tenían problemas en  hablar del Holocausto y nos enseñaron que siempre hay que ver para adelante. 

En Instrumentos de la Esperanza nos sentimos honrados por tener dentro de  nuestra colección de instrumentos, el violín que perteneció a Stefan y de transmitir  su historia a través de él. Su violín es la voz que relata su historia y da honor a su  legado.

Mtra. Adela Smeke, Directora de Instrumentos de la Esperanza.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn espectáculo para niños en plena calle de Jerusalem
Artículo siguienteRequisito de examen negativo de COVID-19 para ingresar a Israel comienza esta noche