Diario Judío México - Susana Alexander es reconocida como una de las figuras más importantes dentro del mundo artístico y cultural de .

Su participación en la televisión en innumerables teleteatros, programas culturales, telenovelas y cápsulas de poesía; así como sus actuaciones memorables en el teatro tanto clásico como contemporáneo y su incansable labor dentro de la impartiendo talleres para maestros y actuando en las más recónditas escuelas de todo el país, ha hecho que Susana Alexander sea considerada una artista única y muy querida por el pueblo mexicano.

Ha recibido reconocimientos por parte de la crítica especializada: Premio a la Mejor Actuación Juvenil por la obra “Aquelarre” (1972), Premio por la Dirección de la obra “El Primero” (1977), Premio a la Mejor Actuación Femenina por la obra “Las memorias de Raquel” (1979), Premio a la Mejor Actuación Femenina en Comedia por la obra “Las Dos Camelias” (1993).

En 1960 inicia su carrera teatral con la obra “Variaciones para cinco dedos” bajo la dirección de José Luis Ibáñez. A partir de entonces ha participado en más de 80 obras y espectáculos teatrales recorriendo desde el repertorio clásico: “Hamlet” (1968 en el papel de Ofelia), “Electra” de Eurípides (1976 como Electra). “Yerma” de Federico García Lorca, “Peer Gynt” de Ibsen, “La verdad sospechosa” de Juan Luis Alarcón, hasta el repertorio contemporáneo universal: “Las cuatro estaciones de Arnold Westker”, “No tengo, no pago” de Darío Fo, “Buenas noches mamá” Marsha Norman, “Yo madre, yo hija” Loleh Bellon, “Las criadas” de Jean Genet.

Por otra parte, con sus espectáculos unipersonales “Si me permiten hablar”, “Susana Alexander en Des-concierto”, “Suya, afectuosamente”, obtiene el reconocimiento de todo el país, ya que viaja con ellos por toda la República Mexicana. En el extranjero participa en varios festivales como: el Festival Internacional de Edimburgo (1978), el Festival Latinoamericano en Nueva York (1985), el Festival en Caracas, Venezuela (1982), el Festival Latinoamericano en Brasilia, Brasil (1988), y a las universidades del sur de los Estados Unidos desde California hasta Texas.

Desde 1995 a 1997 protagonizó y produjo la exitosa obra “Yo soy una buena Madre Judía” de Dan Greenburg, adaptación de Gerald Huillier. En 1998 y 1999 protagonizó y produjo “Pepe y Valentina” (Shirley Valentine) de Willy Russell.

En el 2000 produjo y actuó en “Punto y coma” (Wit) de Margaret Edson. (Desde Diciembre del 2001 ha participado en la exitosa puesta en escena “Los Monólogos de la Vagina” de Eve Ensler). En el 2002 produjo, actuó y dirigió una nueva versión de la Madre Judía escrita por ella titulada “La Madre Judía No.2”. En ese mismo año también produjo, actuó y dirigió “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry en funciones de matinée para un público infantil.

En 2003 inició una gran gira por todo el país recorriendo los bachilleres, tecnológicos, normales y universidades del país con un nuevo espectáculo didáctico titulado “A la maestra le gusta el profe Juan” en apoyo a los programas literarios de estas instituciones educativas. También participó en la obra “Exonerados” de Jessica Blank y Erik Jensen, bajo la dirección de Gerardo González.

Desde 2004 hasta Junio de 2006 se presentó en el Teatro Rafael Solana y en el Teatro San Rafael en la ciudad de con la puesta en escena de “Yo madre, yo hija” de Loleh Bellon, obra con más de 600 representaciones. En ese mismo año se presenta en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en la conferencia ¿Y después de la Carrera qué?. Asimismo recibe el reconocimiento “Laurel de Oro” a la calidad -España que otorga la Fundación Same Out Group de Barcelona.

En 2004, 2005 y lo que va del 2006 sigue participando en congresos, convenciones, Ferias del Libro, Festivales y Semanas Culturales con su espectáculo “Las mujeres no tenemos llenadero”. Con dicho espectáculo se ha presentado con un éxito rotundo tanto en la República Mexicana como en el extranjero. En 2004 se presentó en MEXICAN FINE ARTS CENTER MUSEUM de Chicago y en el 2005 en El Museo del Barrio en Nueva York.

En Septiembre de 2005 recibe en Nueva York el Premio HOLA en la categoría Outstanding Solo Performance por el espectáculo “Las mujeres no tenemos llenadero”. En ese mismo año recibe el Premio BRAVO como “La Mejor Actriz” otorgado por la Asociación de Críticos y Periodistas de Teatro (ACPT) por la obra “Yo madre, yo hija”. En Diciembre de 2005 recibe el premio ITI y la Choca de Oro como “Mejor Actriz”.

En Enero de 2006 rompe récord teatral al cumplir 500 representaciones de la obra “Yo madre, yo hija” y lo celebra junto a la actriz Carmen Montejo. En mayo de 2006 recibe el premio Extraordinario ACE 2006 de Teatro otorgado por la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York en reconocimiento de su notable trabajo por el espectáculo “Las mujeres no tenemos llenadero”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

4 COMENTARIOS

  1. Es muy admirable la trayectoria de Susana Alexander a lo largo de su vida. Sin embargo hay un hecho que lamentablemente empañó toda esa brillante carrera ante varios cientos de miles de gente conocedora y culta que día a día forjan el porvenir de las nuevas generaciones.
    Ese hecho es haber aceptado ser la Embajadora del SNTE y hacer esa campaña itinerante en diferentes partes del país apoyando a una camarilla de representantes de trabajadores corruptos, traidores y cínicos. Y me refiero a los que integran las estructura de los Comités Seccionales y Nacional de esa representación laboral.
    Independientemente de los motivos que Susana haya tenido para aceptar dicho nombramiento (afectivos, de efectivo o por imagen) la decisión no la deja en un papel de prestigio. Al contrario, muchos que la teníamos como representativa (aunque fuera en actuación o por seguir un parlamento) de una persona de buen juicio y crítica con respecto a las causas justas; tuvimos que reconsiderar el concepto.
    Tuve la oportunidad de verla como Embajadora del SNTE en el Teatro José Rosas Moreno de Lagos de Moreno, Jal. La conferencia que ofreció fue una comparsa mediática.
    Las elegante invitaciones impresas se dieron únicamente a funcionarios del régimen político, a los representantes sindicales de la región, a los directivas, supervisores y jefes de sector leales a los dirigentes sindicales y a muy pocos, realmente muy pocos maestros de grupo.
    Ver a una figura de la calidad de Susana Alexander haciéndole el “caldo gordo” a un Juan Díaz de la Torre y su camarilla de Secretarios Generales a nivel nacional fue algo decepcionante no sólo para mí, judío sefaradí que estoy convencido de que por convicción, ni por dinero, debemos de abanderar los ideales de ningún bribón, para no ser partícipes de injusticias similares o parecidas a las que en el pasado se cometieron en contra de nuestro pueblo.
    Juan Díaz de la Torre, Secretario General del SENTE es un individuo que en su vida ha estado ante un grupo dando clases, creció a la sombra de Elba Esther Gordillo y hoy es su tapadera ante el gobierno con el propósito de que al final del proceso que se le siga a su madre política, ésta quede con los menores cargos posible a cambio de que la reforma educativa quede de forma definitiva y sin problemas bien asentada en el magisterio.
    Volviendo a lo del evento de Lagos de Moreno, los asistentes brindaron generosos aplausos y ovaciones a la exposición de Susana dado que en su charla se lanzó al cuello de los profesores (presuntamente) responsables de que la calidad de la educación esté por los suelos. Y quienes le aplaudieron fueron todos aquellos profesores teóricos o políticos que por diversas circunstancias NO ESTÁN ANTE GRUPO. Gente que está comisionada, personas que gracias a las corruptelas sindicales o por agradecimiento de políticos ocupan cargos dentro de la estructura educativa sin saber lo más elemental de la situación de la educación.
    Los maestros de grupo, los que están en las trincheras de las aulas no fueron invitados. Acudieron a la salida del Teatro al terminar sus labores, con la esperanza de escuchar de Susana algunas palabras alentadoras a su labor sin embargo, a la salida del teatro, ella los trató de forma despectiva, soberbia y hasta grosera.
    Un supervisor de Zona Doctor en Educación y que tampoco fue invitado a la reunión por su filiación de lucha en contra de la reforma educativa le dirigió la palabra con respeto para preguntarle su opinión sobre la situación de indefensión que la reforma causaría a los trabajadores de la educación y ella le contestó:
    -¿Que no debería de estar trabajando?-
    Y sin más, siguió de paso, subió al vehículo que le destinaron los organizadores del evento, rodeada de guaruras y se marchó.
    ¿Y los que estaban dentro del teatro, tampoco deberían de estar trabajando?
    Estas son las cosas que muchos de los que fuimos a ver “Una madre judía” o “punto y coma”, ahora nos causó una mala impresión esa sensible y valiente mujer.
    Actualmente, todos los que estuvieron fuera del Teatro José Rosas moreno aquel día, pertenecientes a una organización que se denomina Asamblea Magisterial Jalisco, se mantienen en la lucha por tratar de que las leyes secundarias de la reforma laboral de que fueron objeto, al menos les permita conservar algunas de las conquistas laborales que tuvieron. Sin embargo parece ser que todo se ha perdido. El Faraón ha impuesto una doble faena a los trabajadores de la más baja escala económica: Adiós jubilaciones a los 30 años de servicio, adiós a las prestaciones médicas, sociales y asistenciales; adiós a los derechos de inamovilidad… todo se acabó.
    Pero lo que más dueles es que haya personas que sin conocer a profundidad lo que el sector educativo está viviendo, acepten abanderar causas punitivas en favor de personas sin escrúpulos que toda su vida han vivido a expensas de las clases trabajadoras.
    Saludo con afecto a Susana Alexander, le reitero mi respeto y sinceramente considero que el haber aceptado ser embajadora del SNTE tal vez no fue su mejor decisión.

  2. Hola Susana, me da mucho gusto saber que eres destacada y has logrado realizar tu suenio de ser actriz.la ultima vez que te vi, aspirabas ser una gran actriz, lo realizaste.
    Me gusaria que visitaras a Israel. Jaime Radzi del Ijud Habonim, te acuerdas?

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDiarioJudio.com felicita a los ganadores del concurso: Llévate una copia del libro “De animales a Dioses”, autografiado por Yuval Harari
Artículo siguienteEl Teatro de Ocesa en Febrero