“Trayendo un hogar a México”

Cada año, lleva a 12.000 jóvenes judíos de todo el mundo a Israel para experiencias inmersivas a largo plazo. Los participantes “viven como un local” y son voluntarios, estudian, enseñan y hacen prácticas en todo el país.

Michelle Kalach, originaria de la Ciudad de México, siempre ha estado conectada con el cuidado de los animales y la naturaleza. Antes de obtener su título como Ingeniera Sustentable, Michelle decidió tomarse un año para crecer, tanto profesional como personalmente, en un programa de Masa Career, “Hava ve Adam”.

“Mi tiempo en el programa me cambió la vida. Regresé a México y supe que tenía que hacer algo similar por mi comunidad. Mi familia es propietaria de un terreno de 830 metros cuadrados en el centro de la Ciudad de México que estaba lleno de basura y no estaba siendo atendido. Tomé lo que aprendí en el programa y lo apliqué a mi vida en México. Aprendí cosas para mi vida personal y profesional. Aprendí mucho y ahora puedo desarrollarlo de muchas maneras”.

La tierra fue completamente olvidada y mal utilizada. Inmediatamente después de que comenzara la pandemia de COVID-19, Michelle se embarcó en una misión. Con mucha motivación y algunos voluntarios, comenzaron a regenerar el suelo y limpiaron la basura. Fue una excelente manera de conectarse con otras personas al aire libre. “Fue un tiempo de mucha desconexión y distanciamiento, el proyecto nos brindó una comunidad de voluntarios. Vimos esta tierra, que para otros era un páramo, y la convertimos en un hermoso jardín y centro para la comunidad”.

Michelle y los voluntarios trabajaron la tierra, “Poco a poco, más y más personas comenzaron a unirse a nosotros, y las cosas se estaban haciendo rápidamente; de ​​repente, habíamos construido una infraestructura sostenible, paneles solares para energía e incluso baños compostables”. A medida que se desarrollaba el jardín, sabían que aún quedaba más por hacer en la comunidad. Una vez que el jardín estuvo en buenas condiciones, Michelle y sus voluntarios supieron que tenían que seguir haciendo un impacto. “Durante el Covid, las escuelas estaban cerradas y los padres querían que sus hijos estuvieran en un espacio abierto, así que comenzamos a ofrecer una clase de jardín para infantes. Enseñamos a los niños inglés, naturaleza, arte y cocina. Este proyecto me hizo comprender que este lugar es más que un jardín, mas que un huerto,  es un medio para unir a las personas y conectarlas con la naturaleza”.

Michelle dice que siempre hay algo que hacer y siempre hay más para avanzar. “Este proyecto comenzó como una forma de retribuir a la tierra, nunca pensé en ello como un negocio. Quería un jardín comunitario para que las personas se conectaran con la naturaleza y entre sí. Traje mi experiencia en Israel a la Ciudad de México y estoy usando las herramientas que obtuve para hacer una comunidad más conectada”.

es la mayor experiencia educativa inmersiva a largo plazo para jóvenes de 16 a 35 años. En sus programas que van de dos meses a un año, Masa ofrece un viaje auténtico, sin mediación y desafiante a la sociedad, la cultura, la política y la de Israel, y actúa como el canal más grande para que la diáspora judía acceda a los mejores negocios israelíes, empresas sociales e instituciones académicas. Desde su fundación en 2004 por la Oficina del Primer Ministro israelí y la Agencia Judía, Masa ha atendido a más de 170 000 jóvenes de más de 60 países.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEnseña a tus hijos a hablar bien
Artículo siguiente84 judíos de 7 países sudamericanos hacen nuevos hogares en Israel