Un Vacio, donde parece que hay alguien y para otros no hay nadie, y de pronto todo se llena, se hace realidad, se impregna de movimiento, y al mismo tiempo refleja el dolor y el sufrimiento e un pueblo, de una familia, de una persona

 Las mariposas ya no viven aquí” llego a México y transmite un mensaje de  tolerancia y amor al prójimo que nadie debe perderse

Los días 10 de noviembre y 12 de noviembre tendremos la oportunidad de ver y si se puede decir “disfrutar” este espectáculo muy diferente y aleccionador, que nos lleva desde la Shoa y el Holocausto con el propósito de transmitir, a través de la danza, un mensaje de no a la indiferencia ante el dolor humano.

Traído a México, por la Kehila Ashkenazí, buscando siempre innovar, presenta la puesta en escena de las “Mariposas ya no viven” dirigido a públicos judíos y no judío y con la participación de mas de 50 artistas voluntarios y profesionales, niños, jóvenes y adultos , de diferentes religiones, un mismo mensaje de Tolerancia, respeto y Amor

Como nos comento su coreógrafo el reconocido Fernando Hurtado y la Marlyn Attie, esta puesta en escena es un momento único, que parte la historia del espectador, pero también de quienes participan en ella, nos muestra una historia real basada en un poema escrita por un niño judío,Pavel Friedmann, en el campo de concentración de Aushwitz, que refleja de una manera impresionante el sentimiento, el dolor y hasta los momento alegres, si es que pudo haberlos, de un pequeño ante esta tragedia.

Para Fernando, que sabia lo común del holocausto, o mas bien casi nada, esta ha sido la oportunidad de enterarse de conocer a fondo y de permitir a la gente que conozcan mas del tema, que lo sientan y que no se olvide

“Para nosotros lo importante es hacer conciencia de lo que ocurrió y dejar claro el mensaje de que no puede volver a suceder”, dijo en la entrevista exclusiva con Diariojudio.com

Las Mariposas ya no viven, es una de esas cosas que no debemos dejar de ver, es algo muy especial, casi irrepetible, ya que ninguna función es igual a otra, en cada una los artistas reflejan muchas cosas diferentes, en escena se vale llorar, gritar, cantar, estar triste, estar enojado, sufrir, alegrarse, caerse y levantarse, hacer lo que gustes y sientas, danzar, bailar caminar o sentarse y cada escena deja una nueva lección y aprendizaje en la que el espectador se verá envuelto en una vivencia del Holocausto, que le despertará emociones profundas

Esta “excelente producción en contra del odio, la indiferencia y los prejuicios“  busca crear consciencia y llevar un mensaje de Tolerancia al público en general para así combatir la indiferencia que vivimos a diario en el mundo.

El Teatro del Parque será el escenario para estos artistas nacionales y extranjeros, voluntarios y músicos presenten “Las Mariposas ya no viven acá el viernes 10 de Noviembre y 2 funciones el domingo 12 de Noviembre a las 12 y 6 pm

Las funciones didácticas son el pilar de este proyecto, vamos a traer a estudiantes de diferentes escuelas escuelas secundaria, quienes podrán ver arte y llevarse un mensaje que esperamos les ayude a entender mejor el mundo en el que viven

“Las mariposas ya no viven aquí” se ha presentado con éxito en Costa Rica, Guatemala y Miami, y es producida por Amigos de Yad Vashem en Panamá

Amigos de Yad Vashem es una organización con más de 20 años de trayectoria, dedicada a enseñar y conmemorar lo ocurrido en el Holocausto judío durante la Segunda Guerra Mundial,

Te queremos compartir el poema en el que está inspirada la obra:

Chica Banco Industrial

LA MARIPOSA

Pavel Friedmann

(7/1/1921 – 29/9/1944)

La última, por cierto,  la última,

tan rica, brillante, deslumbrantemente amarilla.

Talvez si las lágrimas del sol cantaran

sobre una piedra blanca…

Así, tan amarilla

se eleva lentamente hacia lo alto,

quiere irse, estoy seguro,

porque quiere besar al mundo,

adiós decirle.

Siete siete semanas aquí he vivido

encerrado dentro de este ghetto,

pero aquí encontré a mi pueblo.

Los amargones me llaman

y las castañas blancas lucen en el patio.

Solo que, nunca vi otra mariposa.

Esta mariposa fue la última.

Las mariposas no viven aquí,

en el ghetto.