I sitio se yama i es konosido komo La Costanera Sur, nombre por estar situado al sud de la sivdá de Buenos Aires djunto al río, i para esto es menester de konoser un pokitiko su istoria.

En los anyos 1916, estas tierras fueron gana¬das al río entre las avenidas Belgrano i Brasil. En primero pensaron azer pisinas, ama este pen¬serio se trokó para fraguar un paseo djunto kon un balneario sovre el río, afilú atakanar el sitio ke no estava bueno. Los enjenyores, José Quartino i Benito Carrasco, metieron los penserios para kaminar por el bodre del río kon los aires freskos kon guertas (jardines). Para esto yamaron a los afamados peyzajistos (djente ke fragua jardines) Forestier i Carlos Thays, ijo del ke izo las guer¬tas de Palermo El Rosedal i más. Avía kortes de tenis, de futbol i djugos para los chikitikos.

Ansina el 11 de Desembre de 1918, avrió las puertas el Balneario Municipal Costanera Sur, konvirtiéndolo en un sitio de moda para los porteños (ansina yaman a la djente ke mora en la sivdá de Buenos Aires).
Kalía ver a la djente ayegando en el tramvay Lacroze, bañaderas (kolektivos sin techo) i oto¬mobiles ken tenía.
Kon un kordón de 3 kilometrós de largo, tro¬tuar ancho kara kaminar i eskaleras ke abashavan asta las aguas del río, mismo avía 300 vestuarios para vistirse mayós para entrar a las aguas, i lo kuriozo de akeyos tiempos ke solo deshavan 30 minutos meterse en las aguas, los ombres kon el pecho kuvierto i las mujeres devían salir del río kuviertas kon las tovajas i solo asta las 19:00 oras, despues no se puedía entrar al río. La zona norte

era para las mujeres i la del sud para los om¬bres… Akí un dato kuriozo: estava defendido de uzar durbines para no mirar a las mujeres lijerikas de vistidos.
Para atakanar ainda más el sitio, metieron la fuente yamada Las Nereidas de la afamada es¬kultora Lola Mora.
Avía sitios ande komer i bever, a lo ke va nombrar algunos: La Rambla, Pilsen, El Nido, La Perla, Brisas del Plata i la rekodrada i afa¬mada konfitería Munich (oy muzeo), todos kon mezas i sigas de fierro para asentarse a komer i tomar una buena i savorida bira, en ke no mankavan los fistukes i las patatas fritas, todo esto mientres ke gozávamos de los espektákolos, sin olvidar a los artistas i muzisyenes ke empasa¬ron, entre eyos Mariano Mores, José Marrone, Costanera Eskaleras Adolfo Stray, el dúo de los ermanos Salvador i Rafael Buono Striano i munchos más.


0y, esto es solo un rekuerdo de anyos pa¬sados. En 1980, el sitio fue abandonado por el ombre, ama lo kuriozo es ke la natura ganó fraguando la reserva ecológica ande arvolés, flores, plantas, pasharós i más aki moran. En 1986, unas organizasiones lo konvirtieron en un paseo natural en ke eskolas, djente i turistos lo vuitan, para konoser i ambezarsen un pokitiko de la natura del sitio.
En la aktualitá se adovaron las kalejas, plantas, luzes i todo lo ke era orijinal, trokándolo otruna vez en un ermozo sitio para tomar aire, sol, ka¬minar i dolashear en famiya.
Asta aki panal la istoria del sitio, agora lo ke akontesía i ke munchos de vozotros en meldan¬do van a akodrarsen.

Las kalores de enverano en Buenos Aires son fuertes i La Costanera Sur era un sitio eskojido por las famiyas de todos los kuartieres… Ansina ke las famiyas apare¬javan komidas i vistidos, i a la ora de salir, kamina¬vamos asta la Avenida Corrien¬tes, para suvir al tramvay 12 asta Medrano i Co¬rrientes. En este punto abashávamos para suvir al tramvay 14 para ayegar a la Costanera Sur, los chikitikos en la mano de muestras madres para suvir al tram¬vay ke pishín mos asentávamos… Yo, merikioza, echava el ojo del modo ke mi padre le dava las parás al guarda ke dava los bilyetos, vistido kon kostum i chapeo kolor gri. Los asientos eran de madera i la alegría era grande kuando mos asen¬távamos al lado de la ventana kon los bogos.

La grande atansión afilú era para el konduk¬tor (yamado motorman) vistido mismo komo el guarda, ombre ke kondusía el tramvay kon dos palankas, una para kedar i la otra para kaminar. Enriva de los asientos, desde adelantre asta

atrás, avía una kuedra godra, para kuando era de menester de abashar, meneavan esta kuedra ke sonava una kampana… Esto era una fiesta para mozotros los chikitikos. Kuando a la fin, ayegáva¬mos al sitio, era menester de bushkar la solombra de un grande arvolé. Ya era la ora de metermos en las aguas del río, despúes de embanyarmos i gozar de las aguas freskas, venía la ora de komer.
Este dia paresía ke estávamos en la Turkía. A muestro lado se asento Rafael Danon de Estam¬bol kon la famiya… Las avías dizen ke su mujer es de poko aviar i un poko mamá (amarga), ama la vedrá ke eya no estava kontente ni gostoza de morar en la , rekodrava a Estambol ande kedaron las ermanas i sentía deskarinyo por eyas. Ansina ke ansina se aserkó de mi madre i kon boz basha le disho: “Luna kerlda, siente bien lo ke te va dizir, este sitio no es lo mis¬mo ke dolashear al bodre del Bósforo…” Mi madre no konosía Estambol ama sintía de la djen¬te lo ermozo ke era.

A muestra siedra se asentó la famiya de David Alculumbre de lzmir, Merkada su mujer pishín le arespondió: “llenes razón, at7lú yo tengo deskarinyo del Kordón i de la mar de mi ke¬rlda lzmir… ma, prokura no estar inyervoza por las kreaturas ke están sintiendo el día entero tus keshas i angusias. Tienes razón, no estamos en la Turkía ama pensa ke muestros maridos lavoran, estamos en un kuartier kon djidiós, los chikitikos van a la eskola i no olvides lo importante, ke pue¬demos aviar kon la djente i mos entienden…” En este minuto vino Moshón Ergas, vizino de Villa Crespo, konosido por todos komo Moshón el pe¬pitero, vendedor de fistukes, pipitas de kalavasa, djirasol i atramuses (lupines), mos dió una bolsika a kada uno de los chikitikos, i no mankó de dizir-mos ke los kueshkos no los echemos en basho ni afilú arientro del tramvay.
Al salir de las aguas i meter los vistidos sekos, kalía ver a todos kon un boyo o borekita de kezo, o un pedasiko de pan espondjado en la mano, para despues echarmos a deskansar un poko.

No solo era embanyarmos, komer, djugar i kaminar, kuando abashava el sol, ayegava la ora de ver un espektákolo kon artistas kantaderos i komikos afamados, mientres ke gozávamos de los aires fres¬kos de la noche, los chikitikos kansados i durmiendo apoyados en la meza. Kuando eskapava el espektákolo, las mujeres arekojfan los vistidos, tomavan las chantas i los bogos, los ombres kon los fijos durmiendo en los brasos, ansina de este modo asuvíamos al tramvay… Kreigo ke no era kolay tornar a kaza kon los chikitikos durmiendo porké la kan¬serya era muy grande, ansina kuando ivamos, se sentía aviar i reír, al tornar no se sentía ni gritos ni rizas, el dezeo era de estar kada uno i uno en las kazas echados en las kamas.
Lo ke tuve kontado es solo rekuerdos de la chikéz, ande no mankó famiya de dingún kuartier ke no dolasheó i gozó de la Costanera Sur de Buenos Aires.
Saludozos ke se topen, amén