"Keridos amigos i amigas de la Komunidad Sefaradí. Para mi es una grande onor i un privilejio de poder adresarme a vozotros en una data tan importante komo la de oy. Devesh de saver ke muestra ambashada es la suya i estamos a sus dispozisión para lo ke tienen menester”.

La Embajada española en Turquía compartió este mensaje el 21 de febrero en Twitter, alcanzando una repercusión insospechada. Algunos usuarios de la red social preguntaban en qué idioma estaba escrito el mensaje. Otros preguntaban si había algún tipo de error en la redacción. Por último, había quienes ofrecían la respuesta correcta: el mensaje estaba escrito en ladino.

Efectivamente, el mensaje se publicó con motivo del Día del Ladino en Turquía. Esta conmemoración carece de una fecha fija en el mundo, de modo que cada ciudad lo celebra cuando estima conveniente. Pero, en todos los lugares, el objetivo es el mismo: organizar actividades que sirvan para preservar la lengua ladina, sefardí o judeo-española. O, como la llamamos los sefardíes, “muestra lingua”. Me presento: soy sefardí, originaria de familia materna de la isla de Rodas, en Grecia.

Agora devemos sentir las palavras kon atansión, dunke no es kolay [fácil], para uno ke prinsipia [empieza] a meldar [leer] en estas palavras de muestra lingua, la djudeo-espanyola o djudezmo.

Como podéis ver, muestra lingua suena a español antiguo, es rica en arcaísmos y posee un acento muy bonito y musical. La explicación es que su base quedó fijada en el castellano y el hebreo que se hablaban en el momento de la expulsión de los judíos españoles en 1492. Pero esto tampoco significa que haya permanecido inalterada, ya que se ha ido enriqueciendo con las distintas fuentes lingüísticas de los países donde se fueron asentando los judíos expulsados, desde Viena al norte de África.

Munchas presonas de oy día la avlamos por amor a muestra tradisión o por las palavras ke sintimos de los nonos i nonas [abuelos y abuelas], se dizi ke semos más de 150.000 en el mundo por entero ke avlamos en djudeo-espanyol, la amor por las kostumvres, no son trokadas, ma sí yevadas komo un valutozo trezoro, injunto a la poesía, las dichas i los refranes i las rechetas de kuzina, ke son orijinarias de España, de Turquía, de Grecia i de kada país i país en los kualos se fueron a morar los djudiós.

El nombre de ladino viene del término “ladinar”, que era la expresión usada para referirse a la traducción de los textos sagrados del hebreo al español antiguo. Pero, como decía, muestra lingua también recibía otros nombres. El de “judeo-español”, por lo explicado hasta ahora, seguramente necesite menos explicación. El de sefardí se debe a que Sefarad es el nombre con el que el Antiguo Testamento se refiere a España. Y los sefardíes que habitaban en las juderías o aljamas en la España de las Tres Culturas también lo llamaban espanyolit, djudezmo o, directamente, español.

En el Imperio Otomano mos arresivieron kon los brazos aviertos, i ansí nasieron Komunidades de ancha importansia ke amuchiguaron [crecieron] kon los tiempos en los países ke arrodeavan el Mediterráneo. Topamos ayí muevos lavoros [trabajos], las djentes se izieron de amistad, i ansí mozós les trushimos rechetas i kantes de la España, i eyos mos amostraron i mos ambezamos [aprendimos] kantes i rechetas de kuzina turkas, muy rikas i savuridas. Los kantes son la djoya de muestro riko patrimonio kultural.

Antiguamente existían varias publicaciones en judeo-español en sitios tan dispares como Turquía, Grecia, Bulgaria o Bélgica, aunque el único periódico que se edita ahora mismo en judeo-español es El amaneser, en Turquía. Además, existen otras publicaciones online, como Aki Yerushalayim, que se edita en Israel, o Erensia sefardí, en Estados Unidos. La principal institución para la preservación de la lengua judeo-española es la Akademia Nasionala del Ladino en Israel, que tiene el proyecto de contar con una sede en España con el apoyo de la Real Academia de la Lengua Española. Y también se enseña el judeo-español en cuatro universidades de Israel, en una en París, en una en Turquía, y en grupos de estudio en Estados Unidos, Argentina y Francia.

La difuzión de la lingua es un lavoro del día en día kon el buto de dar konosensia la rika kultura i por ser aínda espanyola, ay el menester de konoser las literaturas (kuentesikos, dichas, refranes i poesía) y los kantes de ermozas melodías, los sefardim guadrimos los romanses espanyoles. Las presonas ke sintieron avlar sovre las yaves de las moradas de Sefarad, les kero adjustar ke la mijor yave es el trezoro de la lingua djudeo-espanyola ke bive en kada korasón sefardí, es ansí ke en las nochadas sentimos los sonos de unas palavras ke kedaron en la memoria de Sefarad, “muestra lingua”, esa, es la vedradera yave.

Quien quiera aprender más sobre cultura judeo-española dispone de bastantes recursos. Por ejemplo, hay grupos que se comunican en esta lengua por internet, como “Ladinokomunitá”, con más de 800 miembros de distintos países, además de otras páginas web como Sfarad.es y sefardiweb. Además, contamos con la Red de Juderías de España Caminos de Sefarad, a la que pertenecen las ciudades que tenían población judía. Y también vos azemos musafires [invitados] para sentirmos en la Radio Exterior de España, en muestro programa “Emisión Sefarad” (domingos 23:30 hs.) y los sábados en Radio 5, Luz de Sefarad a las 16:35 hs. Los dos kon kultura sefardí en munchos temas.

Matilde Gini Barnatán (izquierda) y Viviana Rajel Barnatán (derecha), en Girona. Foto cedida

Estos programas los presento con Matilda Gini Barnatán, mi madre, maestra en el tema sefardí y poeta. Como este artículo pretende dar a conocer la lengua judeo-española, y también celebrarla, os dejo con una de sus obras:

Djudiós de Sefarad

Semos djudiós de Sefarad

La ke ulvidó a sus ijos

I malgrado el ulvido

Yiné kedó el rekuedro:

Ansia, memoria i manadero.

Semos los ijos de la lingua.

Karesiamos los kantes

Ke kantaron los muestros.

Los guadramos aínda

En memoria i esfuenyo.

Muestros viejos ermanos

Mos miran kon ojos sekos.

¿Ke saben de las ansias de

Solombras i de arrondjados

Mansevos i aedados?.Aboltimos por eyos

Batiendo el korasón, meldando

En las sivdades viejas

Un pasuk en ivrit.

Un nombre en la kaleja…

Semos djudiós de Sefarad

I Travimos sus ansias

Semos komo la nave dispartida

Ke keda sin arrivar al puerto,

Solika, en medio de las aguas…

(Matilda Gini Barnatán)

Confío en que este artículo os haya servido para conocer mejor la herencia sefardí, una cultura que legó muchos saberes a la España de la época. Para despedirmos kon buenos dezeos dizimos: ¡Kaminos de leche i miel!

* Viviana Rajel Barnatán Gini es licenciada en Arte Dramático, compositora, kantadera y poeta.

FuenteEl País Verne

2 COMENTARIOS

  1. Me encanta el idioma ladino, lo comprendo casi al 100% aunque soy incapaz de escribirlo o expresarme oralmente por desconocer como se conjugan tiempos verbales, gramática, sintaxis y un largo, etcétera. En un futuro no muy lejano espero aprenderlo para disfrutar aún más de su riqueza cultural y poder intercambiar ideas con otros hablantes.

    • Les felicito por su loable labor en el rescate de la lingua sefardi. Ojalá sigan difundiendo esta hermosa cultura para conocimiento de las nuevas generaciones.

      Deja tu Comentario

      A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

      A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
      Artículo anteriorHistórico encuentro del Ministro de Relaciones Exteriores Ashkenazi con el embajador de Emiratos Árabes Unidos en Israel, Mohamed Al Kahja
      Artículo siguienteLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 25