El 12 de diciembre de 1996, la Asamblea General de la ONU invitó a los Estados Miembros a que el 16 de noviembre de cada año celebrarán el Día Internacional para la con actividades dirigidas tanto a los centros de enseñanza como al público en general.

Esta resolución se aprobó tras la celebración en 1995 del Año de las Naciones Unidas para la , proclamado por la Asamblea en 1993, por iniciativa de la Conferencia General de la Unesco; el 16 de noviembre de 1995, los Estados miembros de la Unesco habían aprobado la Declaración de Principios sobre la y el Plan de Acción de Seguimiento del Año.

En el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005, los Jefes de Estado y de Gobierno reafirman su compromiso de fomentar el bienestar, la libertad y el progreso de los seres humanos en todas partes, así como de alentar la tolerancia, el respeto, el diálogo y la cooperación entre diferentes culturas, civilizaciones y pueblos.

“La es especialmente necesaria para protegerse de la política de la polarización, en una época en que los estereotipos, la ignorancia y el odio amenazan con destruir el delicado tejido de unas sociedades cada vez más diversas. El mundo de hoy está más interconectado que nunca a través del comercio y la informática, pero las divisiones tanto entre las comunidades y los Estados, como dentro de ellos, se ven exacerbadas y profundizadas por la pobreza, la ignorancia y el conflicto”, afrima el Secretario General de la ONU sobre el Día Internacional para la Tolerancia, Ban Ki Moon.