Diario Judío México - El 5 de enero de 1939 la Oficina de Investigación de Genealogía del Reich emitió una opinión escrita en la que decía que no consideraba que la comunidad caraíta estuviese racialmente conectada con los judíos.

A pesar de que no fue la última palabra sobre el tema dentro de la jerarquía nazi, la cual estaba obsesionada con preguntas pseudo científicas de este tipo, la declaración sirvió como la base de lo que se convirtió la política alemana fundamental hacia los descendientes de esta antigua secta no rabínica.

Como consecuencia aproximadamente 7.000 caraítas que vivían en las partes de la Unión Soviética ocupadas por Alemania no fueron aniquilados por la maquinaria asesina nazi, incluso mientras sus vecinos judíos eran deportados o simplemente masacrados.

El asunto se convirtió en algo relevante para los alemanes nazis a principios de 1937, cuando un grupo de 18 caraítas que vivía en Alemania pidió la exención oficial de las Leyes de Nuremberg, aprobadas en 1935, las cuales imponían limitaciones severas a la participación judía en la vida pública.

La historia de este grupo, que difiere ideológicamente de los judíos ya que no reconocen la autoridad de la ley judía oral, se extiende al menos al siglo VII de la Era Común en . Para ellos solo el Tanaj, Biblia hebrea, tiene autoridad divina.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

    • Claramente dice el título: “Los nazis declaran…”

      ¿Desde cuando estamos de acuerdo con cualquiera de las sandeces declaradas por los nazis?

      Ademas, lo que si es cierto, es que jamás hemos estado de acuerdo con ninguna hipótesis que relacione judaismo con raza, no existe la “raza judía” ni nadie es racialmente judío, hablar en estos terminos es usar lenguaje inventado por los nazis con hipótesis tan ridículas como inverosímiles.

      Bajo esta luz, ni los caraitas, ni nadie, es racialmente judío y por lo tanto debería yo corregir y decir que visto de esta manera estamos de acuerdo con la primera parte del silogismo alemán:

      “Los caraitas no son “racialmente judíos” a lo que agregamos, ni los caraitas, ni nadie es racialmente judío, igual que nadie es racialmente budista, protestante o socialista. Es más, ni siquiera existe una raza alemana.

      En resumen, gracias por traer el tema a nuestra atención, darnos la oportunidad de comentar al respecto y recordar, por la fecha, una mas de las tantas sandeces y los prejuicios que el nazismo en particular, y las dictaduras en general, han tratado de crear a lo largo de la Historia, desafrotunadamente, en algunos casos, con un éxito que no se merecen desde el punto de vista de la verdad.

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPatinó ante una multitud en un traje de prisionero judío
Artículo siguiente¿Bernie Sanders será el primer presidente judío de Estados Unidos?
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.