El Racismo del Diario La Nación y la respuesta objetiva de Adrian Salbuchi

Por:
- - Visto 2182 veces
Buenos Aires, 17 de julio de 2005

Sr. Director
Diario “La Nación”,
Dn. Bartolomé Mitre,
S / D

De mi mayor consideración:

Me dirijo al Sr. Director, a fin de manifestarle mi profunda preocupación por el artículo claramente discriminatorio, xenófobo y antisemita publicado en la portada del diario “La Nación” del día de la fecha bajo el título “Tratamos como amigo al enemigo” de la periodista italiana OrianaFallaci. También preocupa el anuncio de que el mismo es el primero de cuatro artículos de esta señora que se publicarán en los días por venir, reforzando así la manifiesta voluntad editorial de “La Nación” de propagar una prédica de odio dirigida a la pacífica comunidad árabe y contra quienes profesan la Fe de Mahoma en nuestro país.


Efectivamente, en primera plana “La Nación” ha colocado frases de la Sra. Fallaci llenas de odio xenófobo como las que cito a continuación (los resaltados son nuestros):

“Hace como cuatro años que hablo. Que me lanzo contra el monstruo decidido a eliminarnos físicamente y junto a nuestros cuerpos, destruir nuestros principios y nuestros valores. Nuestra cultura. Hace cuatro años que hablo de nazismo islámico, de guerra contra Occidente, de culto a la muerte, de suicidio de Europa. Una Europa que no es más Europa sino Eurabia y que con su blandura, su inercia, su ceguera y su servilismo ante el enemigo se está cavando su propia tumba”.

O, esta otra frase:

“Ahora se habla abiertamente del terrorismo islámico, lo que se evitaba antes para no ofender a los así llamados musulmanes moderados“.

“La Nación” – en sospechosa sintonía con las prédicas emanadas desde embajadas foráneas como las de Estados Unidos, el Reino Unido e Israel (o, más precisamente, sus respectivos servicios de inteligencia, CIA, MI6 y el Mossad) – posiblemente tenga sus razones para azuzar el odio contra los musulmanes residentes en nuestro país. Observamos que lo hace justo en momentos en que, por distintas razones, vuelve a cobrar alto perfil público el caso AMIA, donde se sigue procurando fabricar una supuesta “conexión iraní”, con el tremendo peligro geopolítico que ello conlleva para la Argentina de verse arrastrada a un conflicto ajeno a nuestro Interés Nacional.

Preguntamos: ¿No sería más productivo que “La Nación” esclareciera a la opinión pública acerca de la alternativa crecientemente plausible de investigar una “conexión israelí“, por cuanto los atentadas contra la AMIA y la Embajada de Israel cobran mayor verosimilitud cuando se los analiza dentro del marco de las crecientemente violentas luchas intestinas intra-ísraelíes. ¿Acaso al premier israelí YizakhRabin – hombre que buscaba la paz entre palestinos e israelíes – lo mató hace casi diez años un musulmán fundamentalista o un neonazi descabellado? Todo el mundo sabe que fue asesinado durante un acto público con sospechosa facilidad por Ygal Amir, un jóven militante fanático sionista, intimamente ligado al servicio de seguridad Shin-Beth.

Claramente, “La Nación” incurre en una vulgar satanización de la religión musulmana, tal como se promueve desde los actuales regímenes de Estados Unidos, Israel y el Reino Unido. “La Nación” dispara irresponsablemente insultos antisemitascontra la pacífica población musulmana y árabe en nuestro país, quienes también son “semitas”, o sea, descendientes del bíblico Sem.

Hoy el veradero “antisemitismo” que envenena el mundo es aquél que a diario perpetran “arios” como Ariel Sharon, Silvan Shalom, Gideon Ezra, el Gran Rabino Yona Metzger y Benjamín Netanyahu, contra auténticos semitas como los palestinos; o por “arios” como George W. Bush, Donald Rumsfeld, Tony Blair, y Paul Wofowitz contra auténticos semitas como los iraquíes.

Ojalá pudieramos creer que este artículo es tan solo un error inocente cometido por “La Nación”. Sin embargo, en la misma edición, el Sr. Director habrá observado que “La Nación” publica varios otros artículos orientados directa o indirectamente a dar una imágen favorable a los intereses israelíes y los de sus amigos. Desde un artículo bibliográfico sobre el libro “Herencias, una historia de vida de inmigración judía en la Argentina” de la Sra. Roxana Levinsky, pasando por la destacada invitación a una conferencia del Sr. Marcos Aguinis, sin dejar de lado la portada entera de la sección “Enfoques” dedicada a la propagación del mito de que “el club der los genios” queda arquetípicamente liderado por los “Einstein de hoy”, para luego informarnos sobre “El éxito de la Judeotopía” (artículo desde Nueva York de la Sra. Juana Lebidinsky, en Secc. Enfoques, pág. 3).
Por último y teniendo presente la posición insultante que “La Nación” propaga desde su portada contra la colectividad árabe y la religión musulmana, debemos interpretar que el artículo “Las culturas alambradas: racismo y nación” (pag. 3, sección “Enfoques”), no es más que un sutil toque de humor sarcástico y fina hipocresía.
Si el diario “La Nación” es auténticamente democrático y serio, y si el Sr. Director cuenta con un mínimo de autocrítica, entonces seguramente publicará un desagravio para el casi millón de musulmanes residentes en nuestro país. Le facilito su tarea, invitándolo a que publique en su totalidad la presente nota, escrita desde una posición objetiva en el sangriento conflicto mundial judeo-musulmán, por un argentino Católico y descendiente de padre y madre italianos.

Atentamente,

Adrian Salbuchi
(DNI 10.369.848),
Conductor del programa
“El Traductor Radial”

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: