Diario Judío México - Durante sus 31 años como periodista, Alma Guillermoprieto ha cubierto la guerra sucia en , el narco en Colombia, a Sendero Luminoso en Perú, la guerra civil de El Salvador, el movimiento sandinista en Nicaragua. El periodismo era en ese entonces (y es todavía en algunos países latinoamericanos) agredido brutalmente. Pero lo que hoy está viviendo , es otra cosa.

“En medio de la narcoguerra que vive , los periodistas quedan en primera fila y con un blanco grandote pintado en el pecho”, dice Guillermoprieto, la prestigiada periodista que ha colaborado para The Guardian, The Washington Post, Newsweek y The New Yorker.

“Hubo épocas gravísimas para los periodistas, me tocó vivir en El Salvador en , en Colombia, donde todavía sigue siendo muy agredido hoy en día, y actualmente en tenemos esta situación terrible y que tal vez va a empeorar, que es lo que da más susto”, dice en entrevista telefónica desde Nueva York.

El dicho de Guillermoprieto lo sustentan las estadísticas que la organización Reporteros Sin Fronteras ha recogido: Desde el año 2000, 68 profesionales de los medios de comunicación han perdido la vida. Otros 11 se encuentran desaparecidos desde 2003.

“Cada caso fue muy diferente”, dice la periodista sobre los conflictos que le tocó cubrir. “Si acaso pudiera comparar lo que está sucediendo en no sería con Colombia, sería más bien con la guerra sucia en , tal vez con Sendero Luminoso en Perú, en el sentido de que son fuerzas que operan a base del terror más oscuro y manipulados por fuerzas siempre desconocidas”.

La mitad de las agresiones y asesinatos de periodistas registrados en la última década han ocurrido durante la administración del presidente Felipe Calderón, quien comenzó una estrategia, para muchos de manera equivocada, de combatir el narcotráfico.

Guillermoprieto coincide en ello:

“Es una estrategia drásticamente equivocada, pero prefiero hacer énfasis en lo que me ha parecido más alentador, que es lo que dijo (el presidente Calderón) en un foro en mayo pasado, que reconoció que la legalización de la marihuana era un tema ineludible y que habría que discutirlo en un contexto democrático, eso me pareció muy interesante, porque significa que es capaz de cambiar de opinión radicalmente y de aprender y entender lo que ha ocurrido en estos últimos cuatro años”.

Por ahí podría aparecer una nueva estrategia, dice la periodista, aunque para ella la legalización de la marihuana no sea la solución.

“Si llega la legalización, es una estrategia que va a llegar con 30 años de retraso y que no va a servir para gran cosa, al menos detendrá la violencia, pero no el crimen, porque a estas alturas las mafias del narcotráfico son tan enormes y tan extendidas que han penetrado tantos otros ramos de las actividades ilegales, principalmente el tráfico de seres humanos, si se les quita esa fuente de ganancias, se van a refugiar en cosas también sanguinarias como el secuestro”.

En este contexto de la narcoguerra, considera, los periodista quedan vulnerables en su quehacer.

“Y quedan en una situación de indefensión tal, porque los que mueren son los periodistas más pobres, los que a lo mejor no son ni de tiempo completo, con los salarios más miserables, que no representan una gran pérdida que digamos para los ojos de los dueños de los medios”.

Guillermoprieto, quien esta fue galardonada por su trayectoria periodística por la International Women’s Media Foundation (IWMF), es también tallerista en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) que encabeza el escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Desde esa plataforma se ha encargado de forjar a nuevos periodistas.

“Hace tres años les decía búsquense otra carrera, métanse a estudiar no sé, biología o contabilidad”, comenta, “hoy soy mucho menos pesimista, hoy les digo si quieren meterse a periodismo, métanse a inventar el futuro, porque el futuro está en los nuevos medios y los únicos que los pueden realizar con todo su potencial son los periodistas jóvenes”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorVisita gobernador Sabines a periodista Elnecavé de ForoJudío.com y OLADD
Artículo siguienteGadafi dispuesto a dejar el poder a cambio de garantías