Venezuela, en el camino a la implosión, expulsa a diplomáticos

Por:
- - Visto 862 veces

La expulsión de tres diplomáticos estadounidenses la semana pasada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, se debe tomar como un síntoma más de la desintegración del régimen socialista chiflado establecido en el país por el difunto Hugo Chávez. El Sr. Maduro, un ex conductor de autobús escogido por el Sr. Chávez como su reemplazo cuando estaba muriendo de cáncer, acusó a la Encargado de Negocios Kelly Keiderling y a dos colegas de conspirar para sabotear el sistema eléctrico nacional que se desmorona, agregando el histriónico grito de ” Yankee, go home ” por si acaso.

Los cargos son ridículos, pero han sido sincronizados de forma lógica. El gobierno del Sr. Maduro es asediada por las consecuencias de 14 años de desastrosas políticas económicas: la inflación se ha elevado por encima del 45 por ciento, existe una grave escasez de alimentos básicos, incluyendo los insumos básicos como el papel higiénico, hay apagones de electricidad crónicos, incluyendo uno que apagó las luces en el 70 por ciento del país el mes pasado, y el país es azotado por una de las tasas de delincuencia violenta mas altas del mundo.

Hace dos semanas, el presidente viajó a China con la esperanza de sacar un préstamo en efectivo de uno de los mayores clientes de petróleo de Venezuela. Según informaciones publicadas por la prensa venezolana,la solicitud de Maduro fue rechazada. Aunque parezca increíble, un país que recibe $ 90 mil millones al año en ingresos provenientes del petróleo, carece del dinero para importar bienes de consumo básico. Mientras tanto, los funcionarios bien conectados y ciertos empresarios se aprovechan de la diferencia entre la tasa oficial de cambio del dólar y la tasa del mercado negro, que es siete veces mayor. Y luego está el tráfico de drogas: el mes pasado las autoridades francesas incautaron más de 1,3 toneladas de cocaína por un valor de 270.000.000 dólares en un vuelo de Air France procedente de Caracas; lo que muestra que las operaciones de contrabando a gran escala relacionadas a los altos mandos militares continúan.


Por la renuencia o la inhabilidad para tomar medidas que estabilicen la economía, que combatan la creciente violencia en las calles o que detengan la corrupción rampante, el Sr. Maduro ha llegado a despotricar sobre supuestas conspiraciones que tendrían el propósito de provocar escasez o cortes de energía, así como el objetivo de matarlo. Algunas de estas supuestas conspiraciones son atribuidas a la oposición ” fascista “: la firma francesa Airbus recientemente fue acusada de sabotear el avión presidencial. Pero la administración Obama se ha convertido en el objetivo principal de estas acusaciones. Un par de semanas antes de la expulsión de los diplomáticos, el Sr. Maduro afirmó, falsamente, que las autoridades estadounidenses habían prohibido que su avión cruzara por el espacio aéreo de los EE.UU.; un par de semanas antes dijo que se había enterado de una reunión secreta en la Casa Blanca en la se habría fraguado un plan para desestabilizar Venezuela, llamado “colapso total”.

Lamentablemente, el régimen del Sr. Maduro parece estar dirigido hacia el “colapso total”. Pero lejos de trazar ese desastre, el gobierno de Obama pasó gran parte del año pasado cortejando al Sr. Maduro, basándose en la ingenua creencia de que las relaciones con Venezuela podrían ser reconstruidos tras la desaparición del señor Chávez. En junio el Secretario de Estado, John F. Kerry, se salió de su camino para reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de el señor Maduro y anunció su intención de ” encontrar un nuevo camino hacia adelante ” con su gobierno. La expulsión de los diplomáticos, a la cual el Departamento de Estado ha correspondido con rapidez, debe conducir a una corrección de ese mal juicio. Los Estados Unidos no debe hacer nada para instigar la implosión del régimen del Sr. Maduro, pero tampoco debe hacer nada para evitarla.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: