Vos va azer el rezumen de una memorya emosionante de Hanuka de una eskritora, Sara Esther Crispe.

“Nunka no puedo olvidarme lo ke me afito en el segundo anyo de la universidad. Akel anyo, una semana antes de Hanuka, mi padre i mi madre me aviyan embiyado un regalo kon una organizasyon judiya. Me fui a tomar el paketo kon Jen (una eleva japoneza kon lakel estava partajando mi kamareta). Eramos un grupo de amigas de todas las kolores, i de todas las relijyones.

Todas mis amigas kijieron vinir kon mi a tomar el regalo. Se estavan mirikiyando kualo me aviyan embiyado. Kuando avri el paketo, vide ke el regalo era una menora, kon un paketo chiko de kandelas. Mirando a la menora, pensi ke iva tener menester de ayuda para asender las kandelas. Pensando a boz alta, dishe a mis amigas: ‘Me esto avueruensando de dizir ke no me esto akodrando komo se empesa a asender las kandelas. Komo se asyende no se. De la derecha a la siedra, o de la siedra a la derecha?’. Enduna, Jen me miro en la kara, i me disho: ‘Judiya mala… afuera de mozotros!’.

Mezmo agora, en eskrivyendo este evento, kinze anyos despues, una sudor yelada esta koryendo de mi espalda abasho. Estos byervos feyos fueron un grande shok para mi. Todas las amigas se estuvieron kayadas, no savyendo kualo dizir. Kuando el meoyo me empeso a lavorar, empesi a pensar. Kualo kijo dizir Jen? No estava puedyendo topar dinguna eksplikasion.

Presto me fui a la administrasyon para trokar m kamareta. Mas no puediya kedarme en la mezma kamareta kon una enimiga. Unos kuantos diyas despues, Jen me demando de pardonarla, i disho ke estos byervos no teniyan dinguna sinyifikasion. Puede ser ke estos biervos salyeron de su boka sin pensar, ma estos eran sus sentimyentos kontra los judyos.

Akeyos diyas, no saviya ke estos byervos ivan a trokar mi vida por entero. Un mez antes, me aviya desidado de ir a Fransia, i azer el treser anyo de mis estudyos en una universidad en Paris. Ma este evento me izo trokar de desizyon. Desidi de irme a Yerushalayim, i kontinuar mis estudyos aya. Entendi ke la sola manera de gerreyar kon el antisemitizmo, es de bivir kon los judyos en el payis de los judyos.

Akel anyo en Israel, asendi la menora kada noche en la fyesta de Hanuka. Las flamas i las kandelas me izyeron olvidar los feyos byervos de Jen. Entendi ke gerreyar kon el areskuro no aze ganar nada a la persona. Lo ke teniya menester era de trayer la luz a mi vida. Kon la luz, el areskuro se iva dispareser.

En resitando los byervos de la orasyon de Hanuka, me estuve akodrando los mirakolos ke el Dio izo a muestros antepasados.

Todos gerreyamos muestras gerras, algunos kon los enemigos de afuera, otros kon los enemigos de aryento. Keren derrokarmos, keren firirmos los korasones. Vamos a gerreyar kon eyos, mezmo kuando parese ke todo el entorno esta areskuro.

Kada anyo, Hanuka kaye serka de las mas largas noches del anyo. Ay mas muncho areskuro en estos diyas. No kale deshar ke el areskuro mos derroke. Semos ovligados de salir a la luz. Kada noche de Hanuka, asendemos otruna kandela porke el Dio mos ordona, kada diya, de trayer mas muncha luz a muestra vida.

Vos oguro una ermoza fyesta de Hanuka, kon klaredad en vuestra vida.