Diario Judío México - Con gran entusiasmo nos reunimos para celebrar .

La cita fue en casa de Clarisse Porteny, quién nos recibió con los brazos abiertos y una hospitalidad de primera.

Fue una mañana muy divertida y de aprendizaje, dónde compañeras de todos los grupos bendecimos los Arbat Haminim y dijimos la bendición de Shejeyanu al entrar por primera vez a la Sucá.

Posteriormente tomamos un desayuno delicioso y finalmente terminamos con un juego de trivia con preguntas de y de Na’amat, y un juego de mímica de símbolos del judaísmo.

Entre risas, debates por tener la mejor respuesta y entrega de premios, aprendimos los valores del judaísmo y de nuestras raíces.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPresencia de México en marcha evangelista en Israel
Artículo siguienteSucot y el propósito de la vida
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.