Diario Judío México - celebra a partir de hoy la fiesta de Sucot o de los Tabernáculos, período vacacional de una semana en el que sector turístico suele hacer su agosto, pero que este año se ve perjudicado por la crisis en Siria.

Desde hace varias décadas la festividad es sinónimo de vacaciones que, al igual que la conmemoración recuerda el Éxodo bíblico hace tres milenios, muchos no dudan en realizar su propia travesía en el país o desplazarse al extranjero.

En estas fechas, Jerusalén se suele llenar de turistas y peregrinos que culminan un largo receso festivo que se inició a principios de mes con el Año Nuevo Judío.

Pero en esta ocasión, lo que parecía un inminente ataque por parte de EEUU a Siria además de sus posibles consecuencias en , echó atrás a muchos turistas hasta el punto de que la ocupación hotelera se situaba en torno al 70 por ciento para las fechas más señaladas, en vísperas de que se inicie Sucot.

“La festividad unida a las vacaciones escolares han elevado las expectativas del sector hotelero, pero parece que los ciudadanos prefieren pasar la fiesta en casa y la tasa de ocupación no es alta”, declaró la directora de la agencia turística Eshet Tours, Galit Zakai, al periódico financiero “Globes”.

Coincide con ella el responsable de Ophir Tours, Yehuda Zafrani, quien indicó que “la situación de seguridad en Siria causó una reducción en el turismo procedente del exterior y como resultado de ello, los hoteles se están centrando en el turismo local y ofrecen mejores precios”.

El sector presenta a los habitantes paquetes de última hora a precios rebajados e incluso ofertas como una tercera noche gratis, algo poco usual en la temporada alta del calendario hebreo.

La conmemoración comienza esta noche y se caracteriza por la construcción de rústicas cabañas de madera o tela en balcones, azoteas, bulevares y plazas, para recordar el episodio descrito en el Levítico sobre la travesía de los israelitas por el desierto tras su salida del Egipto faraónico.

Desde que concluyó el Día del Perdón o Yom Kipur, la jornada más sagrada del calendario hebreo, comenzaron a proliferar por todo el país este tipo de cabañas en las que los judíos realizamos las comidas y acogemos a todo aquel que desee compartir mesa y celebración, al ser Sucot también conocida como la festividad de la hospitalidad.

Los más observantes dormirán, comerán y pasarán sus horas de ocio en estas construcciones desde el anochecer de hoy hasta el próximo miércoles 25 de septiembre, cuando tendrá lugar la Fiesta de la Congregación, también recogida en el Pentateuco (Torá) y en la que el pueblo hebreo solía concentrarse en Jerusalén alrededor del templo.

Las cabañas deben ser construidas manualmente y su techumbre cubierta con palmas no completamente, de manera que dejen ver el cielo, a fin de reflejar el carácter transitorio de las mismas.

Estos habitáculos son generalmente decorados con guirnaldas de colores, frutos, adornos y carteles con bendiciones.

Por su relación con el cambio de estación y la agricultura, la liturgia judía establece en Sucot el uso de cuatro objetos procedentes del campo y con los que se realizan los rezos matutinos.

Se trata del lulav (rama de palma), el hadas (mirto), el etrog (fruto de cidro) y las aravot (ramilletes de sauce).

En los días previos a la festividad abundan los mercadillos callejeros en barrios ultra-ortodoxos judíos, como el de Mea Shearim en Jerusalén, donde se puede ver a miembros de la comunidad seleccionando minuciosamente toronjas para que no tengan defectos.

Este año estos artículos litúrgicos son minuciosamente escrutados por las autoridades aduaneras estadounidenses, según una nueva directriz para los pasajeros judíos en vuelos de EEUU.

La Administración para la Seguridad en el Transporte de ese país advirtió en un comunicado de que no se prohíbe el transporte de las cuatro plantas empleadas en Sucot, pero que éstas serán sujetas a revisiones en los puestos de control aeroportuarios. EFE y Aurora

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl Salvador, Setting the Stage
Artículo siguienteCadena solicita de tu ayuda para apoyar a las víctimas de los huracanes “Ingrid” y “Manuel”
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.