El presidente de Israel, Shimon Peres, expresó que la historia de Pésaj (Pascua Judía) tiene que ser una enseñanza del “círculo de la vida y del deseo de ser mejores personas”, lo que a su entender debe ser “una luz para las naciones”.

“La historia de la Pascua nos habla de un pueblo que regresa a casa después de siglos de opresión y esclavitud. Esta no es una historia de hazañas o de guerra, sino de humildad y de renacimiento”, transmitió Peres en un mensaje enviado con motivo de la festividad de Pésaj.

A través de su cuenta en Facebook, el mandatario israelí indicó que esta fecha “sirve para recordar que una vez estuvimos bajo el dominio de otro pueblo, sometidos a actos de crueldad todos los días”.

“La historia de la Pascua tiene que enseñarnos del círculo de la vida y del deseo de ser mejores personas, una luz para las naciones. En cada generación hay que mirar a sí mismo como si uno personalmente hubiera salido de Egipto”, dijo Peres.

En su mensaje, el Presidente transmitió su deseo de “unas felices y agradables fiestas, con amigos y seres queridos”.

El mundo judío celebra Pésaj, la Fiesta de la Libertad, que conmemora la salida de los Hijos de Israel de la esclavitud en Egipto (siglo XIII a.E.C.), relatada en el libro bíblico del Éxodo, y su constitución como pueblo. Está prohibida la ingesta de alimentos derivados de cereales fermentados.

La festividad es uno de los Shloshet Harregalim (tres fiestas de peregrinaje) del judaísmo, ya que durante la época en que el Templo de Jerusalem existía, se acostumbraba a marchar hacia el mismo para realizar allí ofrendas.

En Pésaj está prohibida la ingesta de alimentos derivados de cereales (trigo, cebada, centeno, avena y espelta) fermentados, llamados en hebreo “jametz”.

En su lugar se acostumbra comer matzá (pan ázimo), ya que según la tradición, los Hijos de Israel salieron de Egipto con mucha prisa y no tuvieron tiempo para dejar leudar el pan para el camino.

El Séder (orden, se refiere a la cena tradicional de Pésaj, que cuenta con una sucesión de pasos rituales preestablecidos) se celebra en el hogar la primera noche (en la Diáspora, las dos primeras), aunque se ha sumado la costumbre de hacerlo en comunidad, en sinagogas o salones contratados a tal fin.

En esa comida familiar o comunitaria, los mayores les cuentan a los chicos la salida de sus antepasados de la opresión egipcia y su peregrinar por el desierto, guiados por un texto de referencia llamado Hagadá (relato).

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDescanse en paz la Sra. Gloria Shon de Liberberg Z”L
Artículo siguienteRegresa a Israel el turista secuestrado en Egipto
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.