En un conocido video Barbra Streisand canta, con mucha emoción delante de varios mandatarios, la plegaria hebrea del Día del Perdón: “Avinu Malkenu”. En uno de los versos ruega al Padre nuestro y Rey nuestro, que “nos salve de la espada, el hambre y las epidemias”. Por primera vez en nuestras vidas comprendimos el significado total del ruego.  En nuestro contexto del coronavirus, esta súplica -compartida toda la humanidad- cobra nueva vida. Este año éstas y otras oraciones se leerán en el Iom Kipur (que comienza este miércoles al atardecer)  con sinagogas casi vacías debido a las restricciones generadas por la pandemia que nos acosa.  La mayoría deberá seguirlo por el sistema on line.
Cabría preguntarse el porqué del Iom Kupúr, o Día de la Expiación, una festividad judía creada hace varios milenios y que sigue teniendo  total  vigencia en el siglo XXI.  Es que trata de conceptos para todos los tiempos. Un día dedicado al autoexamen de las acciones realizadas, a la introspección, a recuperar la solidaridad y al rezo a Dios en comunidad.
Al respecto decía Albert Einstein que para el es tan importante la ayuda al prójimo como el servicio al Creador.  En esta festividad ambas obligaciones se entrecruzan.

La sinagoga vestida de blanco

Si pudiéramos observar desde las alturas a una sinagoga en el Día del Perdón, encontraríamos que el color netamente predominante es el blanco. Blanco en los todos los ornamentos, predominantemente blanco en el manto ritual que se colocan los hombres en el oración, blanco en la mesa de lectura de la Torá y en la cortina del mueble donde se guardan los rollos bíblicos. Todos simbolizan la pureza del perdón.  Es el símbolo de la solemnidad y de la búsqueda de la pureza moral.

Uno de los aspectos del servicio ritual del Iom Kipúr está consagrado a recordar a los difuntos (el Izcor o Recordatorio). Hacia el epílogo de las oraciones llega el momento de mayor concurrencia de feligreses a la sinagoga; la conclusión de este día de tan elevada unción se da con el final de las oraciones y con el toque del Shofár (cuerno de carnero), instrumento antiquísimo y cuyo sonido convoca a los creyentes para una última reflexión. Según el sabio Maimónides, la finalidad del sonido del shofár es la de despertar la conciencia del hombre, invitándolo a meditar y seguir el sendero del bien. La palabra shofár tiene la misma raíz hebrea que la palabra Shipur, mejoramiento, perfeccionamiento. ¡Todo un símbolo!

El ayuno como medio

¿Cómo debe ser el ayuno? De acuerdo con el texto del profeta Isaías, el cual se lee en este día, la inhibición de comer no debe ser pasiva, sino un llamado de atención para una actitud activa en favor del prójimo que así lo necesite. Para que el ayuno sea bien recibido se debe compartir habitualmente el “pan con el hambriento, albergar a los pobres y errantes en nuestra casa, y cuando vieres un desnudo habrás de cubrirlo...”  (Capítulo LVIII).

La expresión “¡Jatima tova!”, con la que la comunidad judía se saluda en el Día del Perdón, significa “¡Buena firma!”. Simboliza el deseo de que el prójimo sea refrendado por el Señor con una rúbrica afirmativa en el Libro de la Vida.  En esto momento de pandemia este ruego toma nuevas dimensiones.

(*)  Es presidente del CIDICSEF

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTexto y significado del Kol Nidrei
Artículo siguienteJóvenes holandeses se visten de nazis para protestar contra las normas por el Covid