El lunes 27 de mayo, hacia las 20.00, salimos a las calles y a los balcones para recordar a los soldados y soldadas que se fueron de este mundo para defender un país y a un pueblo que desde antiguo no ha conocido la quieta calma. Por vez primera el gobierno de prohibió el peregrinaje a los cementerios a fin de evitar que covid-19 multiplique las víctimas. Medida que no pocos pudieron o quisieron respetar. Les fue imposible soslayar el obligado silencio de estos jóvenes que, sin embargo, multiplican las lágrimas de no pocos, y no sólo en este día.

Muertes que abruman. No sólo a padres, hermanos y amigos: a todos los que aún gozamos una vertical libertad merced a ellos(as). Las sirenas vuelan en el aire, la memoria se humedece, y una solicitud encuentra miles de voces: ninguno más, nunca más.

Vendrá después un nuevo aniversario de la Independencia formal de Israel. Conoceremos en ese día el encierro obligado. Acerados aviones surcarán los cielos. Saludarán a los que aún estamos en este mundo. Y cada uno elevará oraciones a los Cielos o a la Historia. Y todos a esta Tierra.

Días estos en los que el olvido y la indiferencia son pecados imperdonables.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Hacia dónde marcha Israel después de tres elecciones y en medio de la pandemia?
Artículo siguienteCafe des artistes te desea Bon appétit
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.