Diario Judío México -  

 

Aires de dolor y compromiso , de duda y alegría, de búsqueda y construcción colectiva , de resistencia y libertad . A pocas horas de conmemorarse un nuevo aniversario del levantamiento del gueto de Varsovia la primera noche de Pesaj, ejercitamos la memoria y confirmamos que la memoria es una resignificacion del presente que se apoya en el pasado para mirar al futuro . La memoria es pasado , presente y futuro …

“En abril, el ghetto estaba plagado de rumores de una próxima deportación. A pesar de esto, los judíos del ghetto continuaron con sus preparativos para la Pascua. Algunos incluso hornearon matzot, obtuvieron vino y prepararon sus platos en preparación para las vacaciones. El 18 de abril de 1943, llegaron noticias de que los alemanes habían estacionado un ejército en Varsovia y parecía que el ghetto debía ser liquidado. Los miembros de los movimientos de resistencia clandestinos entraron en alerta máxima. Esa noche el ghetto fue rodeado. Mucha gente ya había oído hablar de esto por los informes de los puestos de observación publicados como algo habitual en los tejados.”

 

“Era la víspera de Pascua, 1943, y habíamos arreglado todo en la casa en preparación para las vacaciones. Incluso tuvimos Matzot (pan sin levadura), todo. Habíamos hecho las camas … El policía que vivía con nosotros siempre nos contaba todo lo que iba a suceder … Nos dijo: “Deberían saber que el ghetto está rodeado de ucranianos. Esta noche no será una buena noche”. Había escuchado esto. Tomamos todas nuestras pertenencias y entramos en el búnker. ¿Por qué esperar? … Así que tomamos lo que todavía teníamos en casa, cualquier comida que teníamos, todo, y bajamos al búnker. Baje al búnker. Y esperé”

de Shoshana Baharir, Archivo Yad Vashem, O.3 / 5469

 

“El 19 de abril de 1943, víspera de Pascua, los alemanes entraron al gueto. Tuvia Borzykowski, miembro de la Organización de Lucha Judía, describe al Seder en el departamento del rabino Eliezer Meisel:

 

En medio de esta destrucción, la mesa en el centro de la habitación parecía incongruente con vasos llenos de vino, con la familia sentada alrededor, el rabino leyendo la Hagadá. Su lectura fue puntuada por explosiones y el traqueteo de ametralladoras; Los rostros de la familia alrededor de la mesa estaban iluminados por la luz roja de los edificios en llamas cercanos.”


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.