El Eintracht Frankfurt es el equipo “judío” de Alemania, un club que se ganó el apodo de los ‘Juddebube’ (Los niños judíos) en sus inicios debido a que en sus filas siempre tuvieron estos orígenes, tanto en la ciudad como en el club; un contraste importante y que sufrieron con la más dura época Nazi.

Equipos como Hamburgo, Nüremberg, Hertha Berlín e incluso Bayern Munich vieron a varios de sus jugadores y presidentes en los campos de concentración; pues casi un centenar fueron futbolistas estuvieron en Dachau, Mathausen, Sachsenhausen y Auschwitz.

Eintracht Frankfurt, Karlsruher FV, FSV Frankfurt y Werder Bremen fueron los clubes que más se resistieron al orden político de Adolfo Hitler; sin embargo, cuando el gobierno alemán los hizo obligatorios no pudieron poner más resistencia.

De esta forma, Eintracht Frankfurt es el equipo “judío” de Alemania, nunca ha tenido temor o algún reparo en mostrar con orgullo sus orígenes; filosofía y religión en su diversidad pueden congregarse en un terreno de juego.

No es para menos, pues la palabra Eintracht significa ‘armonía, concordia’, y es lo que ha intentado implementar el Frankfurt; a pesar que ante lo vivido con Hitler y el nazismo se vieron obligados a pasar por un proceso de ‘arización’ tanto en el club (muchos de los socios eran judíos germanos y se vieron obligados a emigrar); también la ciudad perdió a muchos de los comerciantes.

Gente como Helmut Sonneberg, un sobreviviente de padres judíos, cuenta como se unió a las juveniles del Frankfurt y se hizo aficionado al club; todo esto en el libro llamado ‘Wir waren die Juddebube’ (Éramos los niños judíos) que escribiera Matthias Thoma, director del museo del club Eintracht Frankfurt.

EL MUSEO
Precisamente es el museo del club Eintracht Frankfurt quien muestra con orgullo estas raíces judías, tanto de la ciudad como del club de que fue fundado desde 1899.

Uno de los personajes destacados es Hugo Reiss, quien fungió como tesorero del club, además de asegurar patrocinadores y mantener las finanzas ordenadas de los asociados; se vio obligado a huir hacia Italia y posteriormente Chile. Nunca más regresó a Alemania.

Otro caso es el del futbolista Max Girgulski, quien tenía gran talento en el equipo durante 1928, pero se vio obligado a marcharse del país y salir huyendo hacia Argentina.

Como estas historias hay otras con pasados distintos; Ludwig Strauss, Wilhelm Höxter, Alfred Rothschild y Eduard Grünewald, entre otros, que fallecieron durante la primera Guerra Mundial.

Incluso relatos como el de Otto Fuld, quien era jugador del equipo y tuvo que huir ante la embestida nazi; posteriormente se perdió totalmente su paradero.

PORTAZO A LOS NAZIS
Para mostrar total rechazo a lo que significó la época nazi en Alemania, el Eintracht Frankfurt decidió quitar el nombramiento de presidente honorífico a Rudolf Gramlich.

Gramlich presidió el club en dos etapas (1938-1942 y 1955-1970); sin embargo entre 1939 y 1940 fue oficial en la Segunda Guerra Mundial bajo el régimen nazi de Adolf Hitler. Falleció en 1988

“La manera en la que el Eintracht Frankfurt hace frente a sus responsabilidades es un ejemplo y una señal importante”, declaró el presidente de la Federación Alemana de (DFB), Fritz Keller.